YA HUELE A SEMANA SANTA

0

 1,562 visitas,  2 visitas hoy

Paki García Velasco Sánchez

Y con el aún reciente buen sabor de boca de los últimos carnavales vividos, ahora nos metemos de lleno en los preparativos de lo próximo que nos toca vivir en los días venideros, que es ni más ni menos, la Semana Santa.

Y es que como en todo, en esto también hay señales inequívocas de que se acercan unas fechas muy señaladas para nuestro pueblo, unas señales que quizás para algunos sean imperceptibles y pasen desapercibidas, pero que otros hacen que las noten a la legua y las asocien a estos días venideros que están por llegar.

Todo esto que comento, me viene a la cabeza porque en estas últimas jornadas al salir por las mañanas a la calle y nada más abrir la puerta de casa, empiezas a percibir un inconfundible olor que impregna todo el barrio, ese característico aroma que desprenden los dulces recién hechos de los hornos y pastelerías como los de La Duquesita o Astilleros entre otros, eso olorcillo a dulces, a pastas recién horneadas, a flores, a barquillos, a rosquillas, a bizcochos…en resumen, ¡a rica cochura!!

Asimismo, también están los escaparates de algunos de nuestros comercios que hablan por sí solos, y en los cuales, aparte del cartel anunciador de nuestra Semana Santa de este año, podemos ver los diferentes capillos, medallas, cordones y demás accesorios que necesita cada cofradía y que en sus vitrinas, podemos contemplar al lado de alguna que otra muñeca vestida de nazareno o madrina, a las cuales han equipado, sin faltarles detalle alguno y con mucho amor alguna madre o abuela.

Y otra señal evidente de lo que se nos avecina, es que al estar por las noches en casa, te llega aunque algo lejano, el sonido de los ensayos que los músicos con sus distintas marchas procesionales hacen a esas horas.

Y claro, como no, ya lo indudable, lo indiscutible y lo que no deja duda alguna, es ver cómo se suceden los múltiples cabildos, juntas, ensayos de portadores de tronos, actos varios etc…en los días previos a la festividad. Estas son las pequeñas cosas que hacen que nos demos cuenta que ya estamos metidos de lleno en los días precedentes a la fiesta cristiana que nos recuerda los últimos momentos de Cristo en la Tierra: la pasión, muerte y resurrección.

Así se nota, se va notando paso a paso que nos acercamos a esos días festivos, a esos días donde Daimiel multiplica su población porque muchos de nuestros ausentes vuelven por estas fechas a la tierra que los vio nacer, a su casa, y que por motivos varios, tuvieron que abandonarla algún día y marchar lejos de aquí, pero que llegando esta u otra fiesta vuelven, porque la tierra te llama, porque las raíces son difíciles de olvidar.

Eso son los indicios, las señales que nos hacen ver que ya estamos metidos de lleno en fechas tan señaladas, mismamente y sin ir más lejos, todo lo que hemos vivido este fin de semana; unas jornadas como la del sábado, con la presentación que hicieron Los Blancos en la Casa de Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración y Nuestra Señora de los Dolores, del paso ya restaurado: “La Elevación de la Cruz”, ¡precioso!!

También hemos tenido el cabildo de La Hermandad Nuestra Señora de las Cruces, la cual ha cambiado las fechas de sus cabildos ordinarios por la baja participación en estos, al coincidir siempre en fechas más festivas y donde la participación en ellos era muy escasa.

Igualmente este sábado, se ha llevado a cabo la bajada de la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno y su posterior Acto de Veneración.

Un acto muy esperado por los fieles y que siempre genera expectación, el cual ha dado comienzo a eso de las cuatro de la tarde con la bajada de la imagen de nuestro Nazareno de su hornacina, para una hora después, y ya terminado el Vía Crucis de cuaresma en el interior del templo (el cual ha sido llevado a cabo por varios jóvenes), y a los acordes del Niño Perdido, ha tenido lugar después de su cambio de túnica, la salida de la Imagen de Jesús, llevándose a cabo la Veneración de la misma.

Una Veneración a la que han acudido, a pesar del mal tiempo y como siempre, multitud de fieles y la cual ha estado en todo momento amenizada por la música y los sonidos de algunas marchas que han tocado a la trompeta y al piano los jóvenes músicos: Luis García Pliego Martin Consuegra y Francisco García Luengo García Consuegra, a los cuales hay que dar la enhorabuena porque han estado increíbles.

Días de mucho ajetreo y trabajo para las hermandades y cofradías a las cuales hay que agradecer siempre su labor y buen hacer.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse