UN VIAJE POR OTRA DIMENSIÓN

0

 1,071 visitas,  1 visitas hoy

Paki García Velasco Sánchez

Increíble, ¡sencillamente increíble!

Con estas palabras definíamos todos los asistentes que estuvimos en la inauguración de: UN VIAJE POR OTRA DIMENSIÓN, la exposición que José Miguel Baeza (Rio Rojo) junto con su hijo, Isaac Baeza, inauguraban el pasado viernes día 10 a las ocho y media de la tarde en el Espacio Cultural: Sindical Espacio 13.

Y es que, desde el día 10 de noviembre y hasta el 7 de enero, vamos a poder disfrutar de las 27 obras que han elegido para tal ocasión, unas fotografías qué si a simple vista son bonitas, cuando te pones las gafas 3D, son maravillosas.

El acto dio comienzo con unas palabras de Aníbal a modo de introducción, para así, un rato después, dar paso al artista el cual nos explicó de lo que iba el tema y de todo el trabajo que llevan esta clase de fotografías, que creedme si os digo que es muchísimo y también que hay que armarse de mucha paciencia para conseguirlas.

Nos comentó que, aunque hacía quince años que estas fotografías las tenía guardadas, la idea surgió hace algún tiempo más, ya que fue cuando su hijo estaba cursando bachiller en la Escuela de Arte, y que estuvieron probando todo un año hasta conseguir tan buenos resultados en esos meses.

Aunque la exposición en sí está compuesta por veintisiete imágenes, padre e hijo tienen muchísimas más, entre ellas unas cuantas con temática de Daimiel, de arte etc… algunas de las cuales también pudimos disfrutar en una película que nos pusieron en el mismo espacio a todos los asistentes que allí nos encontrábamos; y aquí recalco y afirmo, que algunas se salían (literalmente hablando) de la gran pantalla, y con la sensación de que llegaban hasta el mismo espectador, vamos que te daban ganas de alargar la mano para tocarlas.

Y es que cuando te pones las gafas tridimensionales, las fotos se convierten en otro mundo (nunca mejor dicho), y es que es algo tan alucinante que hace que los cuadros cobren vida e incluso algunas instantáneas parece que salen del marco y vienen hacia ti.

Decir también que con todo este trabajo han hecho dos exposiciones: una en el Museo Comarcal de Daimiel y otra en la Escuela de Arte donde Isaac estudiaba, (ya que fue allí donde surgió la idea).

Nos explicó el método que utilizaron ellos, pues aunque existen cámaras para tal menester (estereoscópicas), ellos hicieron todas las imágenes “manualmente” y con el material con el cual contaban por aquel entonces, y es ahí donde te das cuenta de todo el trabajo que conlleva una cosa de estas y el humor que hay que tener hasta que se consigue el resultado final, ya que las condiciones de luz han de ser las mismas para ambas tomas y también intentar buscar esos planos que hagan la foto chocante y llamativa.

Y aún cuando todas en sí conllevan mucha dificultad al hacerlas, hay algunas más que otras que para conseguirlas tal y como ellos querían, supusieron más retos, según las palabras del autor.

Del mismo modo, jugaron con la idea de hacerlas atractivas también sin gafas, pero se dieron cuenta que nada tenía que ver una cosa con otra y el resultado esperado no era el mismo.

Estas fotografías (los anaglifos), son imágenes con efecto tridimensional cuando se ven con lentes especiales, y se basan en el fenómeno de síntesis de la visión binocular, y son dos fotografías hechas y separadas por unos centímetros, que, superponiéndolas, hacen que se consiga este resultado, ya que así las dos capas de imagen, (una para cada ojo), son filtradas por colores diferentes (normalmente verde y rojo o azul y rojo).

Esta técnica fue patentada en 1891 por el impresor francés e inventor de la tricomía, Louis Ducos du Hauron, y está basada para jugar con los ojos, un filtro en cada ojo y un filtro en cada imagen, y en donde la vista enfoca siempre al primer plano.

Desde que se inventó este método, se utiliza mucho en publicidad.

Y ya para terminar, tan solo decir que, si tenéis oportunidad os recomiendo que os acerquéis a verla, estoy segura que no os defraudará y saldréis encantados de allí, ¡a mí personalmente me fascinó!

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse