DON APOLONIO

0

 2,239 visitas,  1 visitas hoy

Uno del Pueblo

Nos resultó entrañable dialogar con Don Apolonio Mata Colmenar, personaje de Malagón, toda una celebridad manchega.


Su afamada marca de quesos, Don Apolonio extendida en la actualidad por toda España y con proyección futura de nivel internacional, es el fruto de toda una vida de incansable labor dedicada a este tan sabroso sector. Ilusión, lucha, subsistencia, sabiduría natural desde el autoaprendizaje, y bonhomía, fueron compañeros de fatigas de este malagonero modélico en su trayectoria profesional, desde años de posguerra y circunstancias duras.


Estela continuada por su familia directa, hijos y nietos que mantienen y potencian día tras día las distintas variedades de quesos desde el orígen manchego puro, e innovando de modo peculiar, con instalaciones hoy día envidiables, en la elaboración del producto estrella de La Mancha, queso manchego por excelencia con el sello inconfundible de Don Apolonio.


De firme carácter, nuestro Don Apolonio transmitió a los suyos esa sapiencia que surge y se practica de modo innato, cultura y saber natural de quien desde los nueve años ya convivía entre ovejas, pastoreando de allá para acá en un término variado, llevando al ganado en busca del mejor alimento natural en cada época del año. Deja huella la fuerte personalidad de este malagonero de pro.


Con borrico y mula araba nuestro protagonista desde los catorce años, resultándole pues muy cercano el ambiente agrícola desde temprana edad. Con veinticinco ovejas se inició en el pastoreo, obteniendo con el paso de los años patrimonio agrícola propio, ganadería propia, producto base, la leche, de sus propias ovejas, y así desarrollar, negocio en crecimiento desde el convencimiento de sus principios y los resultados reales de su abnegado trabajo.


«Elaborando quesos, tenemos como mercado en potencia a toda España», transmitía Don Apolonio a su hijo mayor, Luciano Mata Rodríguez. Dicho y hecho, la producción familiar con productos básicos propios, fue «repartida» por el audaz malagonero por , Almería, Valencia, Bilbao, Ibiza, Mallorca, Málaga, Madrid, Sevilla, Barcelona…; poco a poco, sin pausa, la marca Don Apolonio y la calidad de sus quesos se apreciaba en casi todas las regiones españolas, valorando los consumidores el producto artesanal, cercano y de apreciada calidad. El incansable Don Apolonio recorría España de arriba a abajo, con agudeza comercial y don de gentes, abriéndose con ello puertas por doquier que permitían la ampliación de su negocio familiar. El de Malagón gozaba además de buena salud permanentemente, con estimable condición física en todo momento. A bordo de sus sucesivas furgonetas, el de la ciudad teresiana fue dejando huella de sí mismo y de su marca, fiel a la tradición heredada de padres y abuelos, que conlleva a la actual denominación de origen.


Nunca se sintió solo Don Apolonio, contando en todo momento con el apoyo de su esposa, Mercedes Rodríguez, baluarte importante de la familia y del espíritu emprendedor de su marido.


Allá por el año 1.984, se constituyó la empresa Quesos Don Apolonio, en Malagón, compuesta por el patriarca de la firma en unión de sus hijos Luciano y Elena. Los otros dos hermanos, Mariano y José María se incorporaron al poco tiempo. Desde la sede originaria, se trasladaron al local situado en la carretera de Malagón a Fuente el Fresno. En la actualidad, allí se ubica una gran tienda de quesos y productos gourmet, junto a la ganadería ovina. Una segunda y definitiva ubicación son las actuales instalaciones, en la carretera de Malagón a Daimiel, con ampliación posterior hasta los 5.000 metros cuadrados. Mil kilos diarios es la producción de diferentes referencias de quesos con maduraciones y leches distintas, generando toda esta actividad en torno a treinta y cinco puestos de trabajo, más los distribuidores desplazados por toda España. Regentan la empresa los hijos de Don Apolonio, Luciano y Elena, apoyados por Borja y Óscar Mata García del Castillo, hijos de Luciano. Personal, redes sociales y marketing son las áreas dirigidas por ambos. Estefanía y Sofía Sánchez-Medina Mata, hijas de Elena, también prestan colaboración a la entidad, manteniéndose pues la genética familiar en una íntima historia avalada por más de cien años de tradición quesera y ganadera.


Galardones de prestigio han recaido en varias de las especialidades de la marca. Durante dos años consecutivos, «El Queso de Mercedes» obtuvo sendas medallas de oro en el concurso internacional World Cheese Awards, además de diversas condecoraciones al queso de oveja añejo reserva Don Apolonio o el «Queso del Abuelo», en AOVE.


Sin miedo a innovar en sabores y nuevos productos, pero manteniendo los cuatro tipos de quesos de pasta prensada, -quesos manchegos, queso de oveja, queso ibérico y quesos de cabra-, nuevas especialidades de la quesera de Malagón se abren paso en el mercado: queso de oveja curado con trufa negra, de oveja semicurado con boletus, de oveja semicurado con chili, de oveja añejo con manteca ibérica, queso ibérico madurado en vino y queso de cabra con pimentón.


Larga tradición centenaria a través de tres generaciones confieren a la firma Don Apolonio, arraigo bien asentado en las raíces manchegas que garantizan alta calidad, desde un complejo industrial moderno en busca del desarrollo de leches de calidad suprema propias de la zona, lo cual facilita quesos de alta puntuación.


Calidad de productos, sabor reconocible, dedicación y empeño por continuar la tradición heredada a través de tres generaciones.


Don Apolonio, historia familiar.

Fábrica/tienda: Ctra. de Daimiel Km. 28
Ganadería/tienda: Ctra. Toledo Km 163
Tfno: 926 800 946
info@quesosdonapolonio.es

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse