AFRICA (Quinta parte). La oposición a los gatos.

0

 483 visitas,  1 visitas hoy

José Ignacio García-Muñoz (Queche)

Estos tres, no se andan con chiquitas, y los gatos se las tienen tiesas con ellos. El hipopótamo, y el búfalo se encuentran entre los que más agresiones y muertes producen al año entre los humanos, especialmente el hipopótamo que no aguanta una china en un ojo por su marcada territorialidad, y si cruzas por la zona del rio que él, cree de su propiedad, no dudará en atacar.

Aunque es difícil precisar una cifra, los elefantes son responsables de entre 100 y 500 muertes al año, que comparadas con las de los leones (unas 37 al año en Tanzania) demuestran que no es tan fiero el león como lo pintan. Los hipopótamos se llevan por delante unas 500 personas al año, y los cocodrilos cerca de 1000. Para que luego digan que los gorditos son tranquilos.

Casi siempre, suelen ser visitantes y turistas que se acercan más de la cuenta, pero entre los nativos puede haber más bajas no registradas. Para arrojar algo más de perspectiva, diré que el ser humano mata más de 400.000 personas al año, y que la “Esquistosomiasis” (enfermedad producida por un parásito de un caracol de agua dulce), deja entre 10.000 y 20.000 muertes al año de modo que, no hay enemigo pequeño.

No, no me olvido del rinoceronte, pero es que es un animal muy peculiar; miope perdido, pero con un olfato y un oído muy desarrollados, se les ha visto embistiendo a un árbol o a una gacela y dos segundos después quedarse dormidos. Curiosamente, cuando huyen a la carrera, la hembra de rinoceronte blanco pone a su cría al lado, mientras la del rinoceronte negro lo pone delante.

No obstante, el elefante de la última fotografía, tuvo a bien cargar contra el Land Cruiser dos segundos después de la toma, por lo que bien podíamos haber pasado a engrosar las estadísticas. Parecía tranquilo, pero se ve que no tenía un buen día y decidió pagarlo con nosotros.

Lo primero que uno aprende cuando está entre estos animales, es a dejar el todoterreno en marcha, y aparcado con espacio por delante por si hay que salir por piernas; eso nos libró en aquella ocasión.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse