PULPO MARINERO

0

 190 visitas,  1 visitas hoy

Pepe Pozuelo

Cuando se vive durante largas temporadas en Galicia, en rincones cercanos a la mar, y se convive con veteranos marineros, se ilustra el interesado en gastronomía marina de conocimientos exquisitos, que sabiéndolos asimilar proporcionan en cualquier lugar de España, La Mancha por ejemplo, Daimiel en concreto, momentos de rechupete gastronómico cerca de la ermita de San Isidro, al final de  la calle La Estación. Cultura, sabores y aromas diferentes en esta preparación culinaria que nos presenta el daimieleño Pepe Pozuelo.

Propuesta con productos de la mar y de la huerta. Receta distinta que a buen seguro os gustará.

Ingredientes:

*Pulpo grande (2Kg ó más).

*Patatas.

*Pimiento rojo y pimiento verde.

*Cebolla.

*Laurel.

*Sal.

Elaboración:

Agua a hervir con una cebolla y unas hojitas de laurel. Cuando el agua está hirviendo, sumergir el pulpo hasta tres veces, entrándolo y sacándolo del recipiente, amplio y hermoso. Lo que se denomina popularmente “asustar” al pulpo, operación que tiene por objetivo que no pierda la piel. Después, se deja cocer. El tiempo de cocción, aproximadamente veinte minutos por kilo. Otras teorías inciden en que cuando la cebolla esté cocida, el pulpo también lo estará.

Algunos otros opinan que cuando un “palillo” largo, de madera, de los que se venden en los “chinos”, atraviese un tentáculo y la cabeza a la vez, también es señal de cocción idónea. La patata se pela y se trocea en “cachos hermosos”, poniéndola a cocer en el mismo caldo del pulpo, cuando éste esté casi hecho, para de este modo lograr que la patata tome el mismo sabor del pulpo.

Mientras tanto, los pimientos y la cebolla se pican como si fueran para sopa juliana friéndose todo con bastante aceite a fuego muy, muy lento. Se pocha todo añadiendo después un par de cucharaditas de pimentón. Cuando el pulpo y la patata ya están cocidos, se pone en una fuente una cama de patatas, troceándose el pulpo con tijera, tentáculos hechos trocitos, echándose en ese momento el pimiento frito por encima, junto a la cebolla frita y el pimentón, todo pochado anteriormente a fuego muy lento. Lo extendemos bien por encima y tenemos el plato hecho.

No es necesario ir a una pulpería especializada para degustar este guiso marinero por excelencia. Siguiendo las instrucciones de este ilustre paisano, viajado y avezado en gastronomía de la buena cocina en todos los lugares de España, si ponemos los cinco sentidos y nos apretamos un poco el mandil, nosotros mismos, en pleno corazón de La Mancha, en nuestro Daimiel, podremos degustar un guiso diferente que ya veréis lo rico que está…

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse