EL CIRCO DE LA VIDA. Empatía y buen rollo en el Espacio Fisac.

0

 522 visitas,  2 visitas hoy

En días previos al carnaval se puso en escena en el Espacio Fisac la representación del antiguo Baile de Animas. Algunas personas que asistimos al evento tuvimos ocasión días después de entablar tertulia acerca de lo presenciado. Y coincidíamos los presentes en sensaciones muy favorables, en torno a unos vinillos, airen, blanco y con sabor a caldo de la tierra, sabor antiguo, como el que se consumía en aquellos días de ánimas, desde la bota o servido desde la jarra al vaso o incluso a morro desde la botella. En el campo o “anca” Don Severino.

Analizábamos a unos y a otras, poniéndonos en situación…, y no resultaba tan fácil “actuar” en los distintos papeles del libreto creado por alguien con vasta información sobre aquel costumbrismo, además de gran conocimiento acerca de la historia de Daimiel. Jesús Sánchez-Mantero, el historiador local, rescató de antiguos legajos aquellas vivencias y Mar Carrasco Suárez ha dado vida a la historia, con guiones coherentes, tramas entretenidas de finales placenteros y todo ello entre una puesta en escena muy ajustada, de interés costumbrista sin duda y con conservantes y colorantes, conservando la historia y dando color real a la época. Y sostenible, que no falte el adjetivo de moda.

Si a todo esto añadimos el atrezo pertinente a propósito de escenario y actores, más el vestuario propio de las personas del diecinueve, con caracterizaciones acertadas de cada personaje, actuantes por afición, resulta que los presentes prorrumpíamos en aplauso simbólico de reconocimiento y alta valoración a esta Agrupación Folclórica Virgen de las Cruces, danzantes componentes del grupo de baile, músicos y hasta narradora de voz modulada y claridad verbal.

Todo un equipo humano comandado por Mar Carrasco, no sabemos si profesional o no, pero con gran mérito y tino, tal vez posea ese filtro mágico del que están dotados los elegidos. Nos hizo reír, nos hizo llorar, nos hizo soñar, todo a la vez, desde un libreto por ella creado, más la dirección técnica apropiada para actuantes e intervinientes en cada escena.

Coordinar y ajustar diálogos no es tarea sencilla, más bien ardua y compleja. Gran descubrimiento esta Mar Carrasco, con cualidades propias de grandes artistas. El cineasta Spielberg, el payaso Fofó, el gran Charlot, Julio Iglésias, Ricardo Fernández del Moral…, nos hacen sentir, tocan la fibra… pues salvando distancias, o a lo mejor sin salvar, esta onubense afincada en Daimiel nos hizo sentir, sin duda, tocó la fibra del sentimiento a todos los espectadores que disfrutamos de la función mientras mirábamos la escena y pensábamos a la vez en aquellos tiempos. Con una sonrisa y buen sabor de boca nos fuimos a casa. Empatía y buen rollo en el  patio del Fisac.

Animamos a todos los componentes de este espectacular montaje para que continúen en su afición y el año próximo nos sorprendan y enganchen de nuevo en este gran circo de la vida, lugar de artistas con representaciones de final feliz. Y con Mar Carrasco al frente.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse