LAS TABLAS DE DAIMIEL ESTADO DE LA CUESTIÓN 1º PARTE:

0

 399 visitas,  3 visitas hoy

José Ignacio García-Muñoz

“No hay mayor estupidez, que lanzarse con el mayor entusiasmo en la dirección equivocada”

Un parque nacional es una categoría de área protegida que goza de un determinado status legal que obliga a proteger y conservar la riqueza de su flora y su fauna. Se caracteriza por ser representativa de una región fitozoogeográfica y tener interés científico.

Extensión de terreno natural acotado y protegido por el Estado para la preservación de su flora y fauna.

Las Tablas de Daimiel son un humedal prácticamente único en Europa y último representante del ecosistema denominado tablas fluviales, antaño característico de la llanura central de nuestra Península. Es un ecosistema complejo que mezcla las características de una llanura de inundación, producida por los desbordamientos de los ríos Guadiana y Gigüela en su confluencia, con la de un área de descarga de aguas subterráneas procedentes de un acuífero de gran tamaño.

Bajo la superficie de Las Tablas existe un armazón de piedra caliza. El Karst fisurado que se sitúa bajo La Mancha es el mayor de cuantos se conocen en nuestro país. A lo largo de los siglos, la filtración del agua de lluvia fue primero descomponiendo la caliza, para después empaparla y convertirla en una descomunal esponja mojada. Una vez llena, comenzó a soltar agua, originando el paraje más singular de la geografía manchega: Los Ojos del Guadiana. El río Guadiana, tras nacer en las Lagunas de Ruidera, en su discurrir hacia Las Tablas, se filtraba poco a poco en las calizas hasta desaparecer completamente en Argamasilla de Alba, renaciendo a 50 km al oeste a partir de los llamados «Ojos del Guadiana».

Con el transcurrir de los siglos, en el bajo Guadiana, se formaron grandes charcos, crecieron vegas y bosques de ribera. En sus márgenes se establecieron comunidades de pescadores y en las vegas colindantes, pequeñas norias regaban las huertas. Este es el origen de Las Tablas de Daimiel, resultado de la unión de las aguas del Gigüela y el Guadiana (15 km aguas abajo de su renacimiento en los Ojos), que dan lugar a un amplio desbordamiento, originando grandes encharcamientos y superficies de inundación debido a la escasez de desniveles en el terreno.

Estos desbordamientos, favorecidos por la escasez de pendiente en el terreno, llevan emparejados el desarrollo de una potente y característica cubierta vegetal que constituye un excepcional hábitat para toda la fauna ligada al medio acuático.

Con la declaración del Parque Nacional se dio un gran paso en la conservación de uno de los ecosistemas más valiosos de la Mancha, asegurando así, la supervivencia de la avifauna que utiliza estas zonas como área de invernada, y nidificación, creando una Zona Integral de aves acuáticas.

Las tablas fluviales se forman en llanuras dónde la pendiente es escasa, la velocidad del río se hace muy lenta y el cauce se hace meandriforme(serpentea). Con el tiempo, los bordes de los meandros se van erosionando y comienzan a aparecer ciénagas, aguas estancadas y arroyos entre diferentes meandros.

Debido a esta erosión, llega un momento en que el caudal del río supera los bancos entre los meandros y se inunda toda la zona. Si se producen inundaciones relativamente constantes, los meandros se siguen erosionando formándose extensas zonas de humedal. El proceso se ve favorecido si acompañan fenómenos de semiendorreismo, que pueden ocurrir fácilmente si la zona cuenta con pendientes suaves contra el sentido de la corriente.

El hecho de que en las tablas fluviales el agua fluya despacio, hace que la carga de partículas en suspensión vaya sedimentando y formando un lecho muy fértil. Estos nutrientes y al agua dulce propician el desarrollo del rico ecosistema que representan las tablas fluviales, tanto en cantidad como en calidad, siendo el ecosistema fluvial de mayor biodiversidad. Además, su alta tasa de filtrado, hace que se comporten como sistemas de tratamiento de aguas, eliminando una gran cantidad deresiduos provenientes de la actividad humana.

Por esta importancia medio ambiental, las tablas fluviales suelen ser objeto de protección. Por ejemplo, el humedal de las Tablas de Daimiel, último representante de las tablas fluviales en la Península Ibérica, está dentro de la red de Parques Nacionales (nivel de protección IUCN II) desde 1973 y fue declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1981, entre otras figuras de protección. Reserva de la Biosfera (1981), Humedal de Importancia Internacional por el Convenio de Ramsar (1982) y ZEPA (1988)

Resumiendo, el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, es un paraje natural de siglos de gestación a nivel geológico, y que en un momento determinado la sociedad a través de sus instituciones, considera, dado su altísimo valor ecológico que hay que protegerlo al amparo de una legislación específica para estas figuras administrativas(La de parque nacional), siendo el estado su garante en cuanto a la gestión, y responsable de la aplicación de cuantas acciones sean necesarias para garantizar su viabilidad. Desde la entrada en la UE, también venimos obligados a respetar y aplicar las normas dictadas por las autoridades europeas en materia relacionada con estos espacios protegidos.

Hasta aquí, todo muy bonito, pero como a nadie se le escapa, resulta que nuestro parque en la actualidad se encuentra en un estado lamentable.

¿Cómo ha sucedido esto? ¿Quién, o quienes son responsables de esta situación? ¿Qué se está haciendo para remediarla? ¿No están las autoridades, (El Estado) obligados a remediar el desaguisado? ¿No son los responsables últimos? ¿Cómo hemos podido dejar que esto llegue tan lejos?… To be continued. Usease, continuará.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse