TERAPIA DE SANACIÓN TRANSGENERACIONAL

0

 188 visitas,  3 visitas hoy

Ana María Álvarez

Seguramente has oído hablar de la terapia transgeneracional.

Durante mucho tiempo me negué a hacerla porque consideraba muy difícil poder recabar todas las fechas y nombres de mis ancestros… Cuando lo hice, me dí cuenta que no es necesario ser tan preciso, porque la misma terapia, cuando entras en una relajación profunda, te informa lo que es imprescindible saber de cada antepasado en el CLAN. Tienes que aportar algunos datos, pero solo los que recuerdas… si es necesario, aparecerán otros datos que están en tu inconsciente.

Cuando tú decides encarnar en este planeta, es porque tienes a vista el aprendizaje que quieres realizar… Y para ello, eliges el clan que te facilitará esa tarea, ese aprendizaje.

Pero, ese CLAN, hace un contrato contigo, te permite ingresar, a cambio de que le ayudes a limpiarlo y equilibrarlo… En tus genes, tus células, tu sangre, fluye la sangre de todo el CLAN, con la memoria de las cosas no resueltas, algunas de las cuales, tú te comprometes a limpiar…

Es por eso que cargas en tu mochila con cosas que se te repiten a lo largo de tu vida, porque sí o sí debes resolverlas… Esta terapia hace que puedas conectar con el problema y solucionarlo; de esa manera limpias el árbol y éste comienza a fructificar, y tu vida se torna más sencilla porque reconoces dónde tienes que poner atención para no repetir el mismo error en forma permanente… Hace que tomes  las riendas de tu existencia, que aprendas a investigar cada situación y encuentres la mejor solución… Te da lucidez, te ayuda a equilibrarte más fácilmente, te conecta con tu propio potencial y despeja tu camino…

A partir de ahí, habrás ayudado a que tus descendientes también reciban los beneficios de la limpieza que has logrado realizar y esto es lo más fantástico porque hay cosas que traban su camino porque tú  no lo has solucionado en ti.

Debes saber que posees un inconsciente personal, un inconsciente familiar, un inconsciente del lugar que habitas, tu ciudad, tu pueblo, un inconsciente del país, y también formas parte del inconsciente colectivo.

Si limpias tu inconsciente personal, estarás colaborando con la limpieza del inconsciente colectivo. Ya sé, eres una gota en el océano, pero es necesario que cada uno haga su parte, así llegará el día en que la Tierra brille en su máximo esplendor.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse