NIVEL DEL ACUÍFERO A FINALES DE OCTUBRE 21 Y OTROS ASUNTOS.

0

 139 visitas,  1 visitas hoy

Por Miguel R. Torres

A fecha de 31 de octubre, el nivel del agua se encuentra a 14,70 m (siempre en la referencia del pozo que hago las mediciones del pol 135, par 34, de Daimiel). En el último mes ha subido 20 cm; lo que quiere decir que está 1,30 m más bajo que el año pasado en la misma fecha (13,40); 4,20 m más bajo que hace tres años (10.5); 5,5 m más bajo que hace cinco años (9,2) y más de siete metros más bajo que hace siete años (7,6). Aunque los meses de octubre no suele recuperar mucho y no llegaron a percolar las lluvias de finales de octubre, son MALISIMOS datos para nuestra madre agua del acuífero. ¿Y por qué ha subido tan poco? También son varias las razones de ello:

Las nubes y lluvias han pasado de lejos por esta Mancha, tierra seca, que aunque a finales de octubre se remediaron un poco con alrededor de 55 l/m2, no son suficientes para empapar la tierra tan seca después de muchos meses sin caer una gota.

Se siguen extrayendo más Hm3 de los que entran y por ello se va produciendo un déficit tan importante y pronunciado, cada año más notable.

A esta recuperación tan paupérrima en este último mes (20 cm), habrá contribuido la extracción de agua por los pozos de “sostenimiento” del Parque Nacional de Las Tablas, que siguen siendo “pan para hoy y hambre para mañana”: se mantienen encharcados los alrededores donde caen los chorros y poco más; con una vegetación exuberante en las inmediaciones, pero secas la mayoría de hectáreas que componen el Parque.

Aunque en este aspecto deberíamos ser consecuentes: HAY QUE SALVAR Y CONSERVAR LAS TABLAS. No caben más opciones ni propuestas. Todos los esfuerzos deberían ir encaminados a ello. No con los pozos de “sostenimiento”, pero sí con otros recursos. ¿No se hizo una red de tuberías manchegas para abordar éste y otros problemas de abastecimientos del líquido elemento, y llegó a probarse su funcionamiento; pues ¿dónde está su utilidad? Ya sabemos, porque se ha visto en otras ocasiones, que el derivar agua del Trasvase Tajo Segura por el río Cigüela, siendo la opción más sencilla, NO LLEGA a Las Tablas ni la décima parte que se deriva, pues se pierde por un terreno tremendamente llano y sediento, por unas lagunas y charcas anteriores que no se sacian por más agua que les llegue. Por todo ello esta opción tampoco es válida.

Hay que inyectarle agua y con eficacia.

¿Nos imaginamos dejar al Parque Nacional morir? Si esto ocurriese, sería un tremendo genocidio de dimensiones incalculables para todos los aspectos de nuestra geografía y zona. La Administración dejaría manga ancha en el control de extracciones –caudalimetros- (que dudamos que lo haga ahora al cien cien,…), y nos iríamos a niveles bajísimos del acuífero, hasta secarlo y agotarlo. Empezando por las parcelas más pequeñas, no verían rentabilidad en sacar el agua más profunda y terminarían abandonadas; por el contrario, los más poderosos no les importaría, ya que es prioritario el mantenimiento de sus regadíos, pero también les llegaría su final. Sin agua no hay cebollas, ni sandías, ni patatas ni melones, ni viñas, ni almendros, ni pistachos… Esta tierra nuestra es así.

Amen de que está toda la superficie cultivada y metida en regadío. Campos de encinas, que jamás se habían regado, están plantados de pistachos, almendros, olivos en espaldera, … que aunque regados por goteo, tienen un consumo proporcionado de agua.

El equilibrio sostenible deberíamos pasarlo todos por nuestra reflexión y mente, y ser consecuentes con una planificación de cultivos que tengan salida, que no se queden en el terreno apilas las sacas de cebollas, ni las sandías tiradas por el suelo sin recoger por el bajo coste de los intermediarios, que no de los mercados. SALUD Y AGUA

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse