PIMIENTOS EUROS

10

 1,840 visitas,  3 visitas hoy

Uno del pueblo

La gastronomía española se surte de platos variados procedentes de las diversas regiones del país. El estilo rural y marítimo, conforman una riqueza culinaria mezcla de culturas, productos y climas.

Tapas, pinchos, raciones…, aceite de oliva, legumbres, verduras, platos de cuchara, platos internacionales desde la base de productos nacionales…, España es un país de gran creatividad culinaria.

La cocina de fusión, con sabores desconocidos para nuestro paladar, que algunos cocineros modernos se empeñan en presentarnos, no obtiene mucho éxito. Cocina sin fuego, productos asiáticos, insectos, maridajes impensables, hermanamientos culinarios de difícil aceptación…, como que no triunfan. Las técnicas culinarias tradicionales, al final, son las más aceptadas por la mayoría en nuestro país.

Productos de toda la vida, la mano del cocinero, olores y sabores de siempre, es lo más solicitado y vendido en la mayoría de restaurantes en España. Se advierte cierto rechazo y hasta rechifla hacia la cocina de vanguardia cargada de pedantería, y se apunta de nuevo hacia el potaje y el cocido como índice de seguridad nutritiva históricamente demostrado, si bien no se cierran puertas a innovaciones, pero desde la base del producto tradicional. Tradición y vanguardia pueden ir a la par, dentro de un orden. La cocina del soplete está supervalorada, frente a los deseos sencillos del comensal de a pie.

Interés, eso sí, mucho interés se detecta hacia el mundo de la cocina. Y va en aumento. El “bricolaje culinario”, cada vez goza de más adeptos.

Algunos nos afanamos en descubrir nuestras posibilidades en los fogones y nos encontramos con nuestro propio fracaso, nos supera la propia inutilidad. Otros, por el contrario, hete aquí que se destapan como humanos que no sabían de su potencial creativo culinario. Y hay otros, que se lo comen todo, que viven obsesionados por la comida y sus desentrañables, para ellos, misterios. Cómo lograr un buen guiso, un “complicado” pescado al horno o una carne en su punto, se convierte en obsesión para estos agradecidos e insaciables comensales. Hay gente “pa tó” que dijo el torero, “El Gallo“. Gente compulsiva que se zampan todo lo que pillan, llegando en algunos casos a crearse, sin darse cuenta, un problema psicológico o de adicción. Un pensamiento constante, “porque todo está muy rico”, convierte la comida en una especie de droga de la que no pueden prescindir.

Resulta sonrojante en los tiempos que corren tratar estos temas con cierta frivolidad, pero sin duda, en la sociedad económica y emocionante estable, estos planteamientos y vivencias, se producen.

  • … y cuánto dices que te costó la terapia para dejar de pensar en la comida…?
  • Pimientos euros.

Pues eso, … artículo con sustancia. Los postres, lo dejamos para otra ocasión…

Compartir.

Sobre el autor

10 comentarios

  1. I’m still learning from you, while I’m trying to reach my goals. I absolutely enjoy reading all that is posted on your website.Keep the stories coming. I loved it!

  2. It’s appropriate time to make some plans for the future and it’s time
    to be happy. I have read this post and if I could I want to suggest you some interesting things or suggestions.

    Maybe you could write next articles referring to this article.
    I want to read more things about it!

  3. I’ve been browsing online more than 3 hours lately, yet I by
    no means found any fascinating article like yours.
    It is beautiful value sufficient for me. In my opinion, if all site owners and bloggers made excellent content as you probably did, the net
    can be a lot more helpful than ever before.

Déjanos un comentario, no hay que registrarse