PATATAS FRITAS AL PEGOTE CON PIMIENTOS Y TORREZNOS EN PIE

3

 708 visitas,  1 visitas hoy

De nuevo nos sorprende Edu Lara, nuestro especialista culinario, con un condumio daimieleño, sencillo y popular, pero atractivo a los sentidos en cualquier momento, sobre todo en reuniones de fines de semana, con familiares y amigos. Y ahora, que, por prudencia, las reuniones de todo tipo han de ser restringidas, se dan circunstancias favorables para la elaboración de este natural y humilde compango que a “tós” nos gusta: Patatas fritas al pegote con pimientos, y torreznos en pie. Y si además lo cocinamos en plan pandemia, o sea, para seis como mucho, la probabilidad de degustar esta pitanza con garantías, aumenta notablemente.

Manduca que habitualmente se come con pan, acompañado con buen maridaje de caldos de la tierra, tintos tempranillos o blancos airén, de sabores daimieleños inconfundibles.

Y en pie, como los torreznos, nos pusimos los comensales que nos zampamos la vianda manchega protagonista de este texto. La mano experta de nuestro gastrónomo trasladó a la vista de los presentes unos productos sencillos tratados y trabajados en sartén como auténticos manjares, reunidos en fondo de sartén y con el talante erguido del producto autóctono bien elaborado, con la chulería de los torreznos altivos, desafiando al comensal que se atreva. En pie, hasta el final.

Y en pie lo consumimos, con “cuchará” y pasa atrás, buen trozo de pan blanco de cruz y navajilla presta para el corte del tocinejo en cachejos de arriba abajo, otro corte de ”oreja mula” corte modelo, que no estándar, para comida manchega, tamaño comodín, ahí por lo mediano, válido para cualquier otro guiso del lugar, del blanco o moreno horneado en el día. Qué rico nos estuvo, coño, algo tan elemental y tan cargado de emoción, atención, interés y hasta necesidad, con deseo y remate hasta no dejar nada en la sartén. Nuestro Edu Lara, rebosa madurez, buen momento gastronómico y, sobre todo, gran sentido del propio disfrute, con su familia como principales degustadores de sus exquisitas viandas.

Ingredientes:

2 Kilos de patatas

½ kilo de pimientos verdes

Panceta o mesao cortado en tiras grandes

Aceite de oliva virgen extra

½ Cabeza de ajo (cortado en rústico con piel)

Sal

Elaboración:

En una sartén grande se añade aceita en relación a la cantidad de patatas. Una vez peladas y cortadas tipo “al pegote” y con el aceite caliente, se fríen añadiéndoles sal. Poco a poco, se les dan vueltas, echándo los ajos cortados. Una vez fritos, se añaden los pimientos, se fríen y se mezclan en otra sartén, apartando, escurriendo y retirando el exceso de aceite.

Por otro lado, se corta el mesao en tiras gordas y cuadradas, para freírlas en pie en otra sartén, por la parte de la corteza, dorando todos los lados y añadiéndoles sal. Una vez fritos y bien tostados por todos los lados se retiran, añadiéndolos a la sartén de patatas y pimientos, sirviéndose o comiéndose de la misma sartén, paso “alante”, paso atrás, cogiéndose los torreznos con cacho de pan blanco o moreno, al gusto, cortándose con navajilla sobre el propio pan, tipo gañán, con cachejo de pan encima del torrezno…, y “pa dentro”… y rico, rico…

El buen momento de la cocina española, dicen los entendidos el mejor de todos los tiempos, también se refleja en nuestro pueblo a través de artistas del fogón como el apasionado Edu Lara, capaz de inyectar optimismo mediante la buena mesa y lograr ese toque mágico capaz de poner a comensales y torreznos en pie. La mascarilla de pañuelo de hierbas, ideal para la ocasión.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse