La carraca europea (Coracias garrulus)

9

 1,471 visitas,  3 visitas hoy

Todos los años por mayo, suelo recibir la llamada de algún amigo diciendo que ha visto un loro azul por el campo…, y siempre les envío la misma fotografía y dicen; “… sí, ese”.

Este “loro” es uno de los más bellos visitantes de nuestros campos en primavera y verano, siendo el único perteneciente a la familia  coraciiformes, que nos visita desde áfrica. La carraca europea es de las aves más espectaculares por sus colores y sus acrobáticos vuelos en la época de celo. Suele llegar a finales de abril a buena parte de Europa meridional y oriental, en la península no anida o escasea en el tercio norte.
Algo más pequeña que una grajilla (L 29-32 cm, E 52-57,5), de color azul pálido a azul turquesa metálico, según como la luz del Sol incida en su plumaje y con un “brochazo” castaño que contrasta en su dorso. Cabeza grande, pico negro y fuerte, casi corvuno. De patas cortas y color carne. Teniendo la hembra los colores un poco más apagados.

La carraca cría en terrenos abiertos, secos y cálidos con zonas de pastos o cultivos con árboles viejos y agujeros donde poder nidificar, zonas donde abunden los insectos de gran tamaño: chicharras, saltamontes, escolopendras, escorpiones, etc. Es fácil verlas en sus atalayas, normalmente una rama o los cables de tendido eléctrico
Sus puestas las coloca en el fondo del hueco que han elegido como nido, que a veces forra con hierbas o plumas; lo más normal es no poner nada, siendo su nido minimalista. Estas puestas son de 4 a 6 huevos de 35 a 29mm de tamaño medio, eclosionando a los 18-19 días de incubación. Los pollos pueden volar poco antes de cumplir el mes.

A mitad de verano estos grupos empiezan a abandonarnos, iniciando la migración a sus cuarteles de invierno en África austral y oriental.
La catalogación de esta ave es de vulnerable, apenas 6000 ejemplares crían en nuestro país, debido, sobre todo, por la erradicación de arbolado y conversiones de secano en regadíos, pesticidas, etc. Para mejorar su población, se les ayuda con cajas nidos. Esta acción está dando buenos resultados en varias comunidades, sobre todo en Extremadura, que junto con La Mancha son las mayores regiones de nidificación de esta ave.
Espero que las disfrutéis la próxima vez que salgáis al campo, como mi compañero Santiago García Velasco, el cual me ha “prestado” alguna foto para que disfrutéis de este bello animal.

 Bibliografía:

i. Guía de Aves de España y Europa, Lars Svensson
ii. Fauna Ibérica y Europa, Felix Rodríguez de la Fuente
iii. Las Aves de Europa, John Gould
iv. Guía de campo de las aves de España y Europa, Rob Hume
v. https://www.seo.org/ave/carricero-tordal/

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse