Ahorro de dos millones de euros

1

 1,084 visitas,  1 visitas hoy

   El Ayuntamiento está a punto de poner en funcionamiento la balsa de tormentas. Esta singular obra, que ha llevado un presupuesto cercano a 200.000 euros, ha supuesto un ahorro de cerca de dos millones de euros, cantidad que establece el proyecto para la construcción de un tanque de tormentas redactado en 2013, que realizó la empresa Intecsa-Inarsa S.A. para la empresa Acuasur ( sociedad estatal de Aguas de las Cuencas del Sur) por importe de 51.669,80 €.

    La redacción del proyecto consistía en la «ejecución de un estanque de tormentas en las cercanías del canal que proviene de Daimiel a  LA LAGUNA DE NAVASECA con depósito homogeneizador antes de la derivación a la planta. Conexión del canal al estanque mencionado y de este último hacia los colectores de entrada a la EDAR. Mantenimiento del canal de derivación existente LA EDAR DE DAIMIEL. en la actualidad e integración en todo el sistema. CIUDAD REAL Desvío de los colectores existente (2D800) mediante un colector D1000 y conducción al estanque de tormentas, con colector D1000 y conexión con el colector de D500 existente que conduce el agua residual hasta la EDAR. Tanque de Tormentas de 3,300 m3»

Enlace de http://www.intecsa-inarsa.es/

      El valor inicial de dicho proyecto ascendía a más de dos millones de euros, valor que fue mayor depués de hacer un estudio geotécnico del lugar donde iría construido el tanque de tormentas y comprobar que los niveles freáticos de la zona se encontraban a metro y medio, lo cual repercutiría mucho en el valor de la ejecución de esta obra, al tener que hormigonar hasta 4 metros de profundidad, puesto que un tanque de tormentas, consisitía basicamente en la construcción de un vaso cerrado de hormigón, con sus correspondientes canalizaciones y sistemas de limpiado.

     Con esta obra, lo que se pretendía era recoger las primeras escorrentías, que provienen por el canal de aguas brutas (canal municipal) en momentos de lluvia intensa para posteriormente ser depuradas, evitando que entraran en la Laguna de Navaseca o río Guadiana.

        Ante la imposibilidad de afrontar este gasto, el Ayuntamiento optó por otra vía mucho más ecónomica, pasando de más de dos millones de euros a doscientos  mil euros, como ha sido la creación de una balsa de tormentas, aumentando la capacidad de recepción de agua de 3300 m3 que se registraba en el proyecto,  a 10.000 m3, más del triple de la capacidad estimada. La balsa, a diferencia del tanque de tormentas, tiene el inconveniente que deberá recibir un mayor mantenimiento, además tendrá la ventaja  en el caso de recibir algún hipotético vertido peligroso, se podría utilizar como estanque de homogenización, dada su gran capacidad.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse