VICTORIA DE VITAL IMPORTANCIA DEL FONCAIR DAIMIEL FS ANTE EL FS AZUQUECA.

0

 408 visitas,  3 visitas hoy

Andrés Diaz Blanco

FONCAIR DAIMIEL FS: Alex, Vicente Carnal, Pelu, Sergi y Kilalo-cinco inicial-Marcos-Andrés-Alonso-David Espadas-Jonás-David y Diego.

FS AZUQUECA: Pinillos-Raúl-Samuel-Sergio Andrés y Pedro Alberto-cinco inicial-Collado-Palma-Daniel-Carlos-Roberto y Nadir

ARBITRO PRINCIPAL: Manuel García Cuevas

GOLES: 1-0 (17’ Kilalo) 1-1 (19’ Carlos) 2-1 (25’ Jonás) 3-1 (28’Kilalo) 4-1 (29’ Marcos)

4-2 (36’ Raúl) 5-2 (38’ Sergi)

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la jornada vigesimoxexta de liga de la Tercera División de Futbol Sala, con cerca de 400 espectadores en las gradas del pabellón municipal. Se guardó un minuto de silencio, debido al fallecimiento de Valentín Martín Gil, abonado del club, así como abuelo de un integrante del conjunto juvenil.

De vital se catalogaba el choque del Foncair Daimiel FS ante el FS Azuqueca, porque de no vencer al conjunto alcarreño, prácticamente se dirían adiós a las posibilidades de permanencia.

Por fortuna, la visita de los de Guadalajara, puso fin a una negativa racha, la que arrastraban los locales, de nueve derrotas consecutivas, con la importantísima suma de los tres puntos en juego que, si bien es cierto, no nos hace salir de los puestos de descenso, al menos hace que las posibilidades de permanencia dependan por si solas de los jugadores dirigidos por Alberto Fuster, en las cuatro jornadas que restan para la conclusión del campeonato, y de paso hace que volvamos a meter en la lucha por la permanencia a los alcarreños, que de haber sumado aquí, los tres puntos, hubiesen firmada virtualmente la misma , a falta de esas pocas jornadas para el final de liga.

El choque comenzaba con un Foncair Daimiel FS, sabedor de lo que estaba en juego, y esto se notó desde el primer instante, con unos jugadores locales que ponían sobre la cancha mucha intensidad al choque, lo que se tradujo, de manera lógica, en un empuje constante en busca del gol, hacia la portería defendida por el alcarreño Pinillos, ha diferencia del portero local, Alex, que conforme transcurrían los minutos, podríamos decir que se convertía, casi, en un mero espectador.

Los de Fuster, hacian méritos suficientes para abrir el marcador pero, pese a las oportunidades que creaban, esto no se veía traducido en el luminoso; hasta que llegó una muy buena jugada colectiva local, cuando corría se enfilaba la recta final del primer periodo, que concluyó con un buen disparó desde el borde del área de Kilalo, inaugurando el marcador, y a la vez haciendo justicia sobre lo que estaba sucediendo, hasta ese momento, sobre la cancha.

Pero el deporte suele ser injusto en algunas ocasiones, y esto fue así, en el último minuto del primer periodo cuando, y no exageramos un ápice, la primera ocasión de los de Azuqueca, se convertía en un inmerecido empate, por los méritos hechos por unos y otros.

Total, muchos méritos por parte de los de casa, a diferencia de los de fuera, en el primer periodo, para que el marcador reflejase un empate en el mismo.

La segunda mitad comenzaba de idéntica manera a como comenzó el choque, con ganas, intensidad, dominio y ocasiones para los pupilos de Fuster, buscando la portería rival una y otra vez, hasta que en el minuto veinticinco de juego, un avispado Alex, lanza un balón en largo a Jonás, y el capitán, con un gran cabezazo, ponía de nuevo la justicia en el marcador.

Este gol dio alas y más confianza aún, a los de casa, y en apenas en poco más tres minutos, nuestro Foncair hacía dos goles más, y ponía un más que tranquilizador 4-1 en el marcador.

El tercero llegaba, tras un gran robo de Marcos que cede a Kilalo, para que este último empuje a la red, y un minuto más tarde sería Marcos el que consiguiera el su gol, tras un aprovechar un rechace del portero tras gran jugada de Jonás.

A partir de esta diferencia en el marcador, el entrenador rival, decide hacer juego de cinco, y a raíz de emplear este sistema de los de Guadalajara, un Alex, casi sin trabajo, hasta ese momento, empieza a ser importante, gracias a sus grandes intervenciones, ya que ese juego de cinco, empleado por los visitantes, era vistoso y peligroso a la vez.

Pero, claro está, un Alex salvador, no pudo evitar el segundo de los de Azuqueca, a falta aún de cuatro minutos para la conclusión del choque, poniendo algo de incertidumbre en la parroquia local.

Incertidumbre que quedó solventada a falta de un minuto, cuando en un robo local, se tradujo, en el quinto y definitivo gol que daba la más que merecida victoria, y a la vez supernecesitada, para el Foncair, y rompía la tremenda y nefasta racha de nueva derrotas consecutivas que le han hecho meterse en esta complicadísima situación.

De momento, el primer macht ball, está salvado, pero el enfermo, no podemos llevarnos a engaño, continua en la UCI, eso sí, con ciertos síntomas de recuperación que, esperemos y deseamos, sean confirmados en el siguiente encuentro a “vida o muerte” que el Foncair Daimiel FS, tiene que afrontar, nada más y nada menos que con la visita a Alcazar de San Juan.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse