EL FONCAIR DAIMIEL FS, ES VÍCTIMA DE SUS ERRORES DEFENSIVOS, ANTE EL VIÑA ALBALI B

0

 659 visitas,  1 visitas hoy

Juan Carlos Sánchez-Camacho

FONCAIR DAIMIEL FS 5 – VIÑA ALBALI B 7

Foncair Daimiel FS Alex-Jonas-Pelu-Kilalo y Vicente Carnal-cinco incial-Sergi-Andres-Luisen-Alfonso-David-Amin y Diego

Viña Albali B Adrián-Guille-Peinado-Collado-Campillo y Daniel-cinco incial-Pinar-alberto-Luis-Vivar y Fernando

Arbitro Principal:  Nieto Aguado

Goles: 0-1 (2’ Campillo )1-1 (4’ Andrés ) 1-2 (5’ Luis ) 1-3 (9’ Campillo ) 2-3 (14’ Jonás)

2-4 (19’ Campillo  )2-5 (27’ Jonas PP)  2-6( 34’ Peinado)  3-6 (34’ Andrés)  4-6 (35’ Vicente) 5-6 (36’ Kilalo)  5-7 (39’ Alberto)

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésimocuarta  jornada de la Tercera División de Futbol Sala, con la presencia, en el Pabellón Municipal de Daimiel, de unos 400 espectadores.

Se guardó un minuto de silencio, por la reciente muerte del comentarista deportivo daimieleño Miguel Martín de Almagro, recibiendo sus familiares una placa honorífica de manos del presidente del Foncair Daimiel FS

             Octava derrota consecutiva del Foncair Daimiel FS, ante un joven conjunto del Viña Albali B. Una derrota más en esta más que negativa segunda vuelta que llevan los daimieleños, ya que en desde el primer encuentro de esta segunda vuelta, ante el Balazate, el pasado veintisiete de enero, en el que se imponían a los albaceteños, desde entonces, nuestro conjunto ha sumado derrota tras derrota hasta sumar con la del pasado sábado ocho consecutivas que le han hecho ocupar zona de descenso y, por el momento, el equipo de Fuster, no da visos de poder salir del pozo.

             El encuentro ante el filial valdepeñero, la verdad es que fue un encuentro más que entretenido para los muchos espectadores, a pesar de la tardía hora del choque, que se dieron cita en el pabellón municipal de nuestra localidad (lo que demuestra que la afición está a “muerte” con el equipo) ya que fue un partido lleno de intensidad y dinamismo por parte de ambos conjuntos, en el cual la derrota sufrida por los locales fue fruto de desajustes defensivos en el mayor de los casos, ya que de siete goles encajados, cuatro fueron casi de idéntica factura de los valdepeñeros, estrategia simplemente, en el cual los nuestros no estuvieron finos.

             Los de Alberto Fuster comenzaron el choque con ganas e ímpetu, fruto de ello es que no había transcurrido el primer minuto de encuentro y Pelu ya había puesto en serios apuros a Adrián. Pero los valdepeñeros respondieron pronto, concretamente en el minuto dos de encuentro con el gol conseguido por Campillo, en una rápida contra.

             Pronto se adelantaban los de fuera, pero esto no restó ganas a los de casa, ya que de nuevo, nada más sacar de centro, Pelu volvió a disponer de una oportunidad de oro para haber igualado el choque. Un Pelu inspirado, que unos segundos después disfrutó de un lanzamiento de falta que Guille, se encargó de sacar de boca de gol.

             Tres claras ocasiones de gol para los daimieleños en los primeros cuatro minutos de encuentro, y fue a la cuarta, cuando en una jugada muy bien hilada entre Pelu y Andrés, este último ponía el merecido empate.

             El joven conjunto valdepeñero, lo tenía claro, un gran orden defensivo, con defensa individual y robo de balón con rapidísimas contras; en una de estas, provocan un corner y la estrategia les da resultado con un balón entre líneas y Luis, solo en boca de gol, solo tiene que empujar el balón a la red.

             Tres minutos más tarde, en otro desajuste defensivo, prácticamente de calcada forma, pero esta ven en jugada en vez de saque de esquina, Peinado solo ante Alex, ponía el tercero para los vinateros. Dos errores defensivos, otros dos goles en luminoso para los de Valdepeñas, cuando habían transcurrido apenas diez minutos de encuentro, mal pintaba la situación.

             Los jugadores del Foncair, la verdad es que, a base de garra y ganas, intentaban poner en apuros a un Adrián que salvo esos cuatro minutos iniciales con intenso trabajo, paso a estar unos minutos inédito ya que, cuando el balón rondaba el borde del área valdepeñera, se acababan las ideas para los locales.

             Pero fue Adrián quien volvió a meter en el encuentro a los de casa, tras una salida y un despeje en falso, el balón le cae a un avispado Jonas, que a puerta vacía no desaprovechó la ocasión de hacer el segundo para el Foncair.

             Este gol, volvió a enarbolar a los locales, que volvieron a tener unos minutos en los que provocaron varios “dolores” de cabeza a Adrián, que tuvo que intervenir, con acierto, en tres ocasiones más.

             Pero, volvió a aparecer el “despiste” defensivo por parte nuestra en el minuto dieciocho, cuando Campillo conseguía el cuarto gol para su equipo y el tercero en su cuenta particular, en otro error defensivo local, que hizo que el del Viña Albali, se viera solo ante Alex.

             Con este 2-4 se llegaba al final de unos primeros veinte minutos que, la verdad, fueron de bastante dinamismo por parte de uno y otro equipo, con un Viña Albali, con las ideas más claras que los de Fuster, orden defensivo, rápidas contras y…..estrategia, ya que, si contamos las intervenciones de los guardametas, intervino en mayor número de ocasiones Adrián, el portero visitante.

             Comenzó el segundo tiempo y los minutos iniciales, nos hizo ver a un Foncair algo menos intenso que en la primera mitad, o quizás, un conjunto vinatero con la idea de finiquitar el encuentro cuanto antes, ya que el dominio si era clarividente a favor de los de Valdepeñas, a diferencia de los primeros veinte minutos del choque, lo que se tradujo que además de los tres goles más, Alex tuviese que intervenir, con mucho acierto, en más ocasiones que en la primera mitad.

             Tuvieron los de Fuster la oportunidad, en el minuto veinticuatro, de recortar distancias, al estrellarse contra el poste, un disparo de Kilalo, tras una gran jugada entre este, Carnal y Pelu.

             Deciámos que los de Valdepeñas, con las ideas claras de robar y formar rapidísimas contras, ponían en apuros a los de casa, y fruto de una de esas contras, los jugadores del Foncair se vieron obligados a replegar rápidamente y, con tan mala fortuna, que el intento de despeje de Jonás, el capitán introducía el balón en su propia portería, mala suerte, y 2-5 en el marcador.

             El mismo Jonás, treinta segundos más tarde, quiso resarcirse y envió, lo que sería, el segundo balón al palo de los daimieleños.

             Robo de balón y contra, una vez más, corría el minuto veintinueve cuando parecía que el 2-6 iba a caer del lado rival, ya que se presentaron tres jugadores solos ante Alex, y este obró el milagro de desbaratar esta clarísima ocasión de gol.

             Lo que no pudo evitar el gol de Peinado cinco minutos despues, en una jugada muy, muy embarullada, en la que quizás faltó decisión defensiva por parte local, y que el de Valdepeñas metió la pierna con “mas ganas” e hizo el sexto.

             Faltaban seis minutos para la conclusión del choque, y todo parecía, a priori, finiquitado con esos cuatro goles de desventaja. Fuster decidió poner el juego de cinco, buscando la heroica, y a los pocos segundos de emplear este sistema, Andrés conseguía el 3-6. La respuesta visitante fue volver a poner en serios aprietos a Alex, que tuvo que intervenir con gran acierto de nuevo.

             Vicente conseguía el 4-6 y la algarabía volvía a la grada, en el minuto treinta y seis, pero aún más, se asentó la esperanza, veinte segundos más tarde, cuando Kilalo, en el segundo palo, hacía el 5-6, en unos minutos en los que los de casa, estaban exprimiendo el juego de cinco con una gran acierto.

Restaban aún cuatro minutos de encuentro, una eternidad en futbol sala, y las esperanzas se asentaban en todo el pabellón.

             Pero a partir de ahí, los del Viña Albali, fueron capaces de ajustar más la defensa, para frenar ese juego de cinco, y se aproximaba el final del choque y el empate no llegaba y se continuaba, por parte local, en busca de la heroica. Milagro que quedó difuminado a falta de veinte segundos, cuando con toda la portería desguarnecida, Alberto hacia el definito 5-7.

             En resumen, por ganas, garra y compromiso, nadie puede recriminar nada a nuestros jugadores, pero quizás, en estas últimas jornadas, además de las lesiones, si se puede llegar a pensar, que falte algo de “calidad” en nuestra plantilla, respecto a otros muchos equipos de esta Tercera División.

             Llegan tres jornadas cruciales, visitas a Tembleque y Alcazar y recibir en casa al Azuqueca, para seguir soñando con la salvación, o por el contrario, hacernos a la idea de descenso de categoría.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse