INESPERADO EMPATE EN EL CARMEN. (1-1)

0

 689 visitas,  1 visitas hoy

Uno del Pueblo

Cuando nos las prometíamos tan felices después de cinco victorias consecutivas, se presentó el equipo de Miguel Esteban y nos bajó de la nube, alcanzando el empate en la última ofensiva, frente a un Daimiel que sufrió las avalanchas del velocista Smith durante toda la contienda.


Nada que reprochar a la entrega, lucha y pasión de ambos, no pareciendo los toledanos equipo de zona peligrosa, más bien al contrario. El Daimiel no escatimó esfuerzo alguno, pero en esta ocasión no bastó solo con la buena voluntad, el equipo adoleció de frescura de ideas, a pesar de crear bastantes ocasiones. Rubén, otra tarde más, demostró sus cualidades, parando,
templando y mandando como los buenos toreros. Este juvenil es ya algo más que una promesa.


Cincuenta segundos bastaron para que el fornido Hugo Soria con potente y preciso saque de banda al punto de penalti facilitará el voleón a la media vuelta de Augusto que significó el primero de la tarde. La afición se frotaba las manos por el espectacular comienzo además de por el frio reinante. No baja los brazos el conjunto miguelete, que pone a prueba al bueno de
Astillero a los pocos minutos. El nuevo fichaje del Daimiel, Timmy, complementa un buen centro del campo local, donde Rubén coge los mandos desde el buen criterio de su fútbol, junto al eficaz y fiable Arturo. Se crean ocasiones, abortadas por las respectivas defensas, hasta que un potente remate de Almeida tras jugada local de los blancos, sale cerca del ángulo izquierdo de Santiago. Un posterior saque de puerta de Astillero, potente y preciso, originó nueva jugada de peligro a favor del equipo de Tato Giménez, así como una falta escorada a la derecha del medio campo botada por Rubén y bien interceptada de nuevo por el seguro meta
visitante. La trifulca verbal a larga distancia entre Astillero y el entrenador toledano, prolongada mientras se retiraban al descanso, llamó nuestra atención y la de parte del público que de nuevo asistió en cantidad notable a este match.


Aprietan los de Miguel Esteban en la reanudación, con el morenito y estilizado Smith, que con sus carreras en velocidad, con balón y sin él, creaba peligro frecuente a la bien ordenada defensa blanca, donde Moraga imponía respeto y orden junto a Hugo Soria y Cannavaro. El incansable Rubén, cortaba y servía balones con contragolpes en los que el brasileño Augusto lo intentaba, siendo su compatriota Almeida quien gozó de la ocasión más clara del Daimiel en esta segunda parte tras espectacular combinación desde atrás, de bella ejecución estrellándose en el poste el remate final del carioca. Jugada clave en el devenir del partido.
Iker, un minuto antes remató el saque de falta de Jaime, interviniendo Santiago con acierto. Mario se zafaba arriba con la defensa rival.


Insistían los rivales, no se amilanaban, dando trabajo al buen meta Astillero, que resolvía con solvencia. Minutos de agobio por parte del equipo rojillo, destaca de nuevo el velocista Smith pero el marcador no se altera, siendo Adri Nieto quién lanza en carrera un trallazo que se
marchó fuera. Los entusiastas migueletes insisten en busca del empate, Astillero interviene, Augusto de nuevo la tuvo tras rápida llegada de los bancos, entramos en el descuento y el imparable Smith corre la banda con potencia inusitada sirviendo un balón desde la línea de fondo que es rematado a la red por Juan Luis, entre el alborozo del banquillo forastero y los seguidores desplazados a Daimiel.


Lucharon y pelearon hasta la extenuación los dos equipos, si bien los del Tato Giménez dispusieron de más ocasiones para el gol. No se esperaba este pinchazo por parte del Daimiel, pero no fue ninguna perita en dulce el equipo rival. Queda temporada para poder enmendar resultados como el de esta tarde, pero habrá que machacar ante el gol para evitar sustos
imprevistos. En la próxima salida, sin ir muy lejos.

¡VAMOS DAIMIEL!

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse