DERROTA A MEDIA LUZ (0-1). Un tiempo para cada equipo.

0

 839 visitas,  1 visitas hoy

Uno del Pueblo

Tres cuartos de entrada en El Carmen, buen ambiente futbolero, tarde templada, ni frío ni calor, un tiempo para cada equipo y tres puntos que vuelan para Puertollano, en partido muy disputado que se decantó por un solo gol.

Fueron quince minutos de tanteo al inicio del partido, siendo David, cancerbero visitante quien desbarató con gran intervención el potente saque de falta al borde del área ejecutado por Moraga. El centrocampista Javi, futbolista de buen pie, lo intentó en el veintiuno desde fuera del área, luciéndose de nuevo el gigantesco David. El equipo azulón lo intentaba con tímidos acercamientos, mientras Silva disparaba tras arranque por banda izquierda topándose de nuevo con David. Tras barullo en el área forastera, Adri Nieto disparó alto al filo de la media hora, mientas los puertollanenses chutaban en los minutos finales en la única llegada con tiro desviado a la meta de Astillero. Buena primera parte del Daimiel.

El guardameta blanco merece párrafo aparte, ya que en cada encuentro presenciado en casa, sus intervenciones resultan decisivas, si bien en esta tarde de poco sirvieron sus dos paradones en esta segunda parte. En el minuto cincuenta, Astillero se luce evitando un gol tras fallo de la defensa blanca, repitiendo gran parada a los ochenta minutos, en contraataque forastero con marchamo de gol.

Mucha lucha y ardor sobre el césped en la continuación, si bien el descanso parecía haber aclarado ideas al equipo minero, con un veterano futbolista, Kike, desplegando cátedra bajo la tenue luz de los deteriorados focos daimieleños. Por contra, Almeida se esforzaba hasta la extenuación, Mauri se multiplicaba, Moraga, Arturo, Rubén y compañía, procuraban frenar la buena segunda mitad del equipo industrial, con Gabri, Kike o Juanan organizados y creando peligro, que cuajó en gol allá por el minuto sesenta y seis, un avance bien ligado con pase de la muerte por banda derecha y remate a la red de Juanan, ante el que nada pudo hacer Astillero.

La habían tenido con anterioridad los del Tato Giménez, en ocasión clarísima entre Adri Nieto y Víctor que terminó en el limbo. Presionaban los visitantes por todo el campo, superando a los locales por momentos, si bien Kenji culminó con remate una ocasión clara, deteniendo de nuevo el tremendo David. Apretó el Daimiel, pero no hubo acierto.

Un tiempo para cada equipo, buenos peloteros sobre el campo en un partido disputado donde la fortuna se inclinó hacia el lado forastero. Tal vez el empate hubiera sido lo más justo. El público de Puertollano, que se hizo notar, marchó feliz con el resultado. La afición daimieleña, fiel como está demostrando en los últimos encuentros, queda a la espera de mejor ocasión.

¡VAMOS DAIMIEL!

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse