CLUB BALONMANO DAIMIEL; MAS QUE UN CLUB, UNA FAMILIA.

0

 267 visitas,  1 visitas hoy

Juan Carlos Sánchez-Camacho

Si nos referimos al deporte del balonmano en Daimiel  históricamente, no podemos decir que somos una localidad veterana en lo referente a este deporte, a diferencia de poblaciones vecinas como, por supuesto Ciudad Real, pero también si nos referimos a  Malagón, Bolaños, Pozuelo, Torralba, Manzanares, etc.

Localidades estas que han aportado nombres tan importantes al balonmano nacional e internacional, como el malagonero Cecilio Alonso, mítico jugador del Atlético de Madrid y de la Selección Española, con la que llegó a disputar casi el centenar de encuentros, siendo considerado en su día el mejor jugador europeo de balonmano. Sin olvidarnos de la bolañega Macarena Aguilar, que llegó a militar hasta su retirada, además de en la liga española, también en la Bundesliga alemana, en donde se retiró, así como por Dinamarca, Hungria o Rusia, siendo considerada también en su día, como la mejor jugadora española del momento. Y por supuesto, no nos dejamos en el tintero, al extremeño/ciudadrealeño Juan de Dios Román. El mítico Juan de Dios, además de su extenso balance como seleccionador español, fue pieza clave en la construcción del gran Balonmano Ciudad Real.

Pues bien, hecha esta breve reseña a nombres míticos del balonmano nacional, nacidos en nuestros pueblos vecinos, que es fiel reflejo de que este deporte no es nuevo por estos lares, pasamos a referirnos a la historia del balonmano en nuestra ciudad, un deporte que en comparación con otros deportes que se practican en Daimiel, caso del futbol (que se practica desde hace casi cien años) ciclismo (con los pioneros locales, de finales de los cincuenta, principios de los sesenta del siglo pasado) o baloncesto (deporte que a principios de los años setenta ya estaba dando sus primeros pasos en nuestra localidad); este deporte el del balonmano, empezó a dar sus primeros pasos, con aquellos campeonatos ligueros entre colegios locales llevados, por entonces, de la mano de los profesores de educación física allá por finales de la década de los setenta, principios de los ochenta, de los cuales se podría decir que fueron el embrión de los que hoy en día es el balonmano y Club Balonmano Daimiel, en nuestra ciudad.

Un club, el Balonmano Daimiel, que comenzó su andadura casi de forma obligada ¿porque decimos esto?, pues porque allá por septiembre de 1999, el monitor responsable de la Escuela Municipal de Balonmano, les comunica a un nutrido grupo de chavales que, en los años anteriores habían formada parte de la citada escuela municipal deportiva, que debido a que por edad, habían abandonado ya las edades correspondientes a infantiles o cadetes, no podían seguir perteneciendo a la disciplina de la escuela de balonmano, debido que la edad juvenil ya no es amparada por las “escuelas deportivas”, comunicándoles el monitor, que la única posibilidad que tienen de seguir practicando el balonmano es crear un club, inexistente hasta esa fecha en Daimiel.

                Debido a esta tesitura, y al no querer estos “valientes” chavales abandonar la práctica deportiva del deporte que les apasionaba, Miguel Torres Más y Antonio Burgos, deciden dar un paso adelante e informan a un grupo de padres, que van a empezar a buscar el asesoramiento e información necesarios para crear un club de balonmano en Daimiel, que aglutine a estos chavales que dejaron de ser cadetes, así como a cualquier otro chaval de nuestra localidad que quisiese enrolarse en esta aventura deportiva.

Podemos recordar a algunos de esos ilusionados chavales que decidieron, con valentía, formar el club que a día de hoy es, además de Miguel y Antonio “Atón”, mencionados anteriormente, también cabe recordar nombres como David Ureña, Diego Sánchez-Cascado, Julián Aguirre o Jonathan Marcelino, entre otros.

                Nutrido grupo de casi adolescentes aún, que logran arrastrar e ilusionar a José Luis Ureña, Rafael Marcelino, José Sánchez Cascado y Miguel Torres, padres de estos jóvenes deportistas, logrando involucrarlos en la aventura de la fundación del Club Balonmano Daimiel, firmando estos, los estatutos del club así, de esta manera, se funda de manera oficial el club y se crea la que sería la primera directiva del mismo, con Miguel Torres como presidente, Jose Luis Ureña, como secretario, y Rafael Marcelino como tesorero, pasando a ocupar el resto, los distintos cargos de la nueva y recién creada junta directiva del Club Balonmano Daimiel.

Así, en diciembre del citado 1999, reciben la contestación de la Subdelegación de Gobierno de Ciudad Real, que quedaban oficialmente constituidos, siendo en enero del año que estrenaba milenio, cuando recibían el número acreditativo del Registro de Asociaciones Deportivas de CLM, remitido por la Delegación de Educación de Cultura y Deporte.

                Antes de todo esto, allá por octubre de 1999, el club ya se había puesto en contacto con la Federación Regional de Balonmano, para tantear la posibilidad de empezar la competición liguera de la temporada 99/00, recibiendo la contestación de la federación, que mientras el club no estuviera constituido de manera oficial esa posibilidad era inviable, según las normas que rigen cualquier federación deportiva.

Pero a pesar de la negativa, por otra parte lógica, de la Federación Regional, la recién creada junta directiva no escatimó esfuerzos para, cuantos antes, empezar a formar los cimientos del futuro equipo que competiría defendiendo el nombre de Daimiel, en el ámbito balonmanístico provincial. Para ello, se pusieron en contacto con Miguel García Loiro, entrenador catalán que fue quién trajo la afición y la practica del balonmano a la vecina localidad de Bolaños, en donde residía, recibiendo la contestación afirmativa por parte de este enamorado del balonmano.

                Por tanto, García Loiro se puso “manos a la obra” y cogió la riendas de este novel grupo de chavales y empezó el  difícil, pero a la vez ilusionante reto, de inculcar los fundamentos suficientes a los componentes del recién creado conjunto, y para ello pronto empezaron a disputar encuentros amistosos en Malagón, Bolaños, Ciudad Real, etc, así como varios en nuestra localidad, albergando estos el pabellón de La Espinosa, los resultados, lógicamente, eran al principio de derrotas abultadas, pero eso era lo de menos, ¡se iba haciendo club!

El debut oficial del Club Balonmano Daimiel fue a finales de la primavera del 2000, en el Trofeo Diputación, bautizándose en mayo de ese año en Puertollano, cosechando derrota ante un equipo mucho más experimentado. Pero nombres que quedaron grabados para la modesta historia del club, que debutaron y estrenaron la camisola del BM Daimiel fueron algunos como, los hermanos Agustín y Javier Honrado, Diego Sánchez Cascado, Vichu, Atón, Miguel, etc.

Llegada la temporada 2000/2001, llegó por fin el tan anhelado debut en competición liguera, reforzándose el equipo con varios jugadores de Bolaños que venían a aportar experiencia a la plantilla. Aunque el debut, que se produjo en Pedro Muñoz, no fue en lo concerniente al resultado, perdiendo por un contundente 45-5, muy satisfactoria, si lo fue en el aspecto moral y personal, ya que el reto que comenzó un año antes, se vio fraguado con este debut liguero.

Cuando corría la tercera temporada de vida del club, en la presidencia del club, cogió el testigo de Miguel Torres, Manuel Gonzalez de la Aleja, que había llegado la temporada anterior, de la mano de su hijo Raúl Gonzalez de la Aleja.

                Tras la marcha de Manuel, regresó a la presidencia Miguel, que reforzó la junta directiva con nombres como Pablo Gallego o Luis Rodriguez Bobada entre otros, este último, por desgracia, ya fallecido y que dejó profunda huella en la familia del Club Balonmano Daimiel.

                Poco a poco, conforme iban pasando las distintas temporadas, eso sí con mucho trabajo y esfuerzo, el club iba creciendo tanto en envergadura como en objetivos deportivos, marcándose como reto el intentar inculcar a cuantos más jóvenes daimieleños mejor, el gusanillo de balonmano. Esto, no iba a ser fácil, porque no vamos a obviar que Daimiel, al igual que en la inmensa mayoría de nuestro país el futbol, es el deporte rey y cualquier otro deporte tiene que luchar, en una localidad como la nuestra, desmesuradamente para captar efectivos para sus respectivas escuelas deportivas.

Costó esfuerzo y tiempo, ir aunando un número suficiente de chavales aglutinados en la Escuela Municipal de Balonmano, que dieran continuidad temporada tras temporada a los equipos inferiores que surtieran en un futuro al primer equipo. Siendo las adversidades, en forma de pocos efectivos, en alguna ocasión, que para no abandonar el proyecto surgido años antes, en lo que concierne a la categoría juvenil, se vieron en la obligación de competir en la citada categoría, de manera mixta con un equipo llamado a la vez Balonmano Daimiel/Almagro, ya que la ciudad encajera sufría la misma carencia de efectivos que nuestro club.

                Poco a poco, eso quedó en el olvido y, el esfuerzo, ilusión, compromiso, constancia y dedicación incansable, se vio recompensado de manera justa, en la temporada 2018, llegando a las vitrinas del club el primer Campeonato Liguero de su historia en categoría senior.

                Un título liderado en el banquillo por Alberto Pérez y Antonio Burgos “Atón”, siendo la despedida, de la manera más exitosa posible, en la presidencia del histórico Miguel Torres.

Pero, si algo ha demostrado este Club Balonmano Daimiel, desde su creación, es que más que un club, es una FAMILIA, ya que tras la marcha de Miguel, los jóvenes componentes del club, no dudaron un ápice en pasar a formar parte de la nueva junta directiva, presidida por el actual presidente Jose Javier Espinosa, junto con Alberto Pérez, Pablo González o Ismael Rodríguez entre otros.

                Los éxitos del club, han continuando llegando a este familia y su incansable y envidiable afición en los últimos años, siendo la temporada 2020, la más exitosa desde su fundación, ya que en esa misma temporada, el conjunto juvenil conseguía su primer titulo liguero, acompañado, a la par, del ascenso de categoría del conjunto senior.

El incansable e inagotable trabajo de todo este nutrido grupo de aficionados al balonmano en Daimiel, desde el primero al último, desde creación, además de los títulos deportivos, ha dado como fruto otros logros, quizás impensables hace una década, como son el poder disfrutar en categorías inferiores, de equipos alevines, infantiles, cadetes, además de juveniles, claro está, y sobre todo de…… ¡equipos femeninos de balonmano! en categorías inferiores que pueden ser el embrión de un futuro equipo femenino en superiores niveles.

Todo esto ha sido posible, a lo largo de muchas temporadas, aunando esfuerzos un presidente tras otro, un directivo tras otro, un jugador tras otro, independientemente de que en muchos de los casos se dejara de ser, directivo, entrenador o jugador, el esfuerzo y trabajo entre bastidores, de todos ellos, continua. Por tanto, el Club Balonmano Daimiel, como decíamos anteriormente, MAS QUE UN CLUB ES ¡UNA FAMILIA!

                Enhorabuena por todos estos años que, a los que nos gusta cualquier modalidad deportiva, nos habéis hecho disfrutar de vuestro bello deporte. ¡GRACIAS!

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse