GRAN VICTORIA DE LA AFICION DAIMIELEÑA EN EL EMPATE ENTRE EL LIDER Y EL DAIMIEL R.C.F.

0

 271 visitas,  2 visitas hoy

Uno del Pueblo

En un final de locos prolongado hasta en 13 minutos, el líder y el tercer clasificado hicieron tablas. El C.F. Almodovar dejó sello de equipo bien plantado, líder sólido que continúa invicto en liga. El Daimiel R.C.F. plantó cara dejándose la piel hasta el último instante, coincidente con el empate del líder con todo su equipo en el área blanca, a la desesperada, ya que el equipo de Tato Giménez había logrado su gol en el minuto 96, en jugada embarullada junto a un poste a ras de suelo, bosque de piernas y gol apreciado por el linier, balón que entra, explosión de alegría en la grada, bronca consiguiente entre futbolistas visitantes y árbitro, con gol que sube al marcador en el minuto que ya creíamos sería el final del partido.

Más no fue así, el trencilla prolongó 7 minutos más, empató Almodovar en falta botada desde medio campo por el meta Usero y remate a la red que volvió locos a los de Almodovar, con el consiguiente disgusto de futbolistas y afición locales, afición que ¡al fin! pobló en su totalidad las gradas del Estadio Ntra. Sra. del Carmen. Más de 900 personas animando como en los buenos tiempos. Sin duda, este Daimiel R.C.F. merece la pena. Garra y coraje, tensión e intensidad, frente a un líder muy fuerte.

Partido de los que hacen afición, sin ser de los mejores en calidad, pero la intensidad de ambos equipos se apreciaba desde la grada. Público volcado con sus colores como nunca y un Daimiel haciendo frente al poderoso líder.

Los almodovenses manejaron el primer tiempo con alguna ocasión clara sin definir con acierto por mérito de la buena defensa blanca. Alguna salida clara con remate de Andrés Daza fuera si bien en el 45 Silva crea peligro, recorre medio campo tras recibir en largo desde la defensa, regatea al borde del área, chuta y el balón rebotado en un defensa lo engancha Víctor saliendo alto por poco, fue la ocasión más clara de la primera parte.

Fútbol de mucho control y pocas ocasiones en la reanudación, con supremacía de las defensas, si bien el dominio forastero se imponía poco a poco, con ocasiones mal resueltas en los minutos 58 y 79, además de la parada de Higor en el 72 en remate de cabeza cercano. Andrés Daza cabeceó para el Daimiel en jugada que levantó el  primer ¡uy! en este periodo. El Almodovar la tenía de nuevo en el 76, otra vez sin acierto, pidiendo la entusiasta afición blanca penalty a Papa en el 83, con sonora bronca en la grada, mitigada por un cabezazo de Papa a la salida de un córner. Gritos de ¡Daimiel, Daimiel! entre bombos y trompeteos varios… tensión y emoción, nervios a flor de piel en el campo y en la grada, con corazones desbocados a cien…, la afición apoyando y vibrando con su equipo como en los mejores tiempos…

Y en el descuento, minuto 96, gol del Daimiel, Usero en propia puerta tras barullo a la salida de un córner. Las gradas exultantes, público en pie, suplentes enloquecidos animando a su equipo y a la grada, ambiente de locos, fútbol en estado de máxima emoción, todos esperando el final y el colegiado que dice que verdes las han segao, la angustia se hace patente, agobio por parte del líder, defensa numantina del Daimiel, Higor se multiplica, el árbitro que no pita, no sabemos por qué tanto descuento, se masca el final… y el del pito que alarga ¡trece minutos!…, sobresaltos del respetable, del míster, del banquillo y hasta de los padres pasionistas allí presentes… y en el minuto 103, falta a la desesperada a favor visitante y el balón que entra en remate de Daniel. ¡Qué lástima…!

En fin, las cosas del fútbol. Si la justicia es aplicable a este deporte, el empate fue justo. Pero tener la miel en los labios y que te la arrebaten de sopetón, pues eso, que sienta muy mal…

Los guerreros blancos lucharon hasta la extenuación, jugando con dos juveniles todo el partido, por bajas de diversa índole. Se partieron el pecho todos ante un potente líder. La afición vibró con su equipo, victoria anímica la de esta tarde, que a buen seguro redundará en victorias reales en próximos encuentros. Equipo-afición, reencuentro victorioso. Lo mejor del partido.

¡VAMOS DAIMIEL!

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse