EMPATE INESPERADO… ¡PERO HAY QUE SEGUIR! (1-1)

0

 208 visitas,  2 visitas hoy

Uno del Pueblo

Y eso que no faltaron ocasiones. Pero faltó el acierto de la artillería, clave para el gol, tranquilidad que serena la ansiedad que transmite el desacierto ante la portería cuando se crean ocasiones. No obstante, el Daimiel RCF no hizo ayer su mejor partido, sobre todo si recordamos el anterior encuentro en El Carmen. Pero este deporte es así, la suerte o el acierto ante el gol, va y viene caprichosamente. Y además, como decimos los taurinos, una mala tarde la tiene cualquiera…

Ocurrió en el minuto veintidós cuando el hábil Jessé resolvió con su natural destreza la primera ocasión clara de los blancos, driblando con elegancia a Adrián, meta cervantino, y rematando con clase al fondo de la portería. Bello gol tras jugada bien elaborada por el conjunto daimieleño desde atrás hasta la culminación. Se apreciaba desde el inicio del partido la superioridad del Daimiel RCF y la calidad de sus futbolistas, con movimientos trabajados ante un At. Cervantino peleón, noble y con ganas de agradar a su nuevo entrenador pero sin un solo tiro a portería. La calidad blanca no se sobreponía con más goles a la lucha noble de los cervantinos después del gol de Jessé. Jorge, con anterioridad al gol, tras avance personal desde su lateral izquierdo, remató a puerta con timidez. Un par de corners con peligro y algunas buenas llegadas en conjunto con criterio elaborado, acontecieron antes de la ocasión de Papa en vaselina desde larga distancia tras recibir balón en largo con precisión. Primer tiempo disputado, a veces trabado, noble en general, pero peligrosidad solo por parte de los locales.

La lucha del At. Cervantino obtuvo su fruto a los doce minutos de la continuación, en jugada embarullada con fallo defensivo del equipo de casa y disparo desviado de modo involuntario por un defensa del Daimiel, disparo de Morales ante el que poco pudo hacer Higor, el buen meta del Daimiel RCF. Vivir para ver, un solo remate, un gol. Las cosas del fútbol.

Y a partir de ahí, el equipo blanco buscó con ahínco el gol, en ocasiones de Almeida con remate que salió lamiendo el poste tras buen avance del equipo de Tato Giménez. Jessé, bullicioso y con peligro durante el partido, remató de cabeza junto al palo, pero por fuera, un preciso centro de Jorge, entre el ¡uy!  de los aficionados que poblablan buena parte de las gradas y ya estaban calentitos y metidos de lleno en la tensión del match. En las postrimerías, Andrés remata otro buen avance blanco, repitiendo minutos después con zambombazo que sale rozando el poste. Y en el instante final, Brandon asiste a Jessé que en boca de gol remató fuera cuando la afición ya cantaba el gol. Tensión y emoción hasta el último instante.

Se percibe calidad en este equipo del Daimiel RCF bajo la dirección del Tato Giménez, aunque no hubo continuidad en el juego en la tarde del domingo pasado. Aranda y Jaime siguen destacando por su experiencia y buen concepto futbolístico. Víctor, León, el resto de la plantilla, –Farfán, Jhon, Cannavaro, Oscar…-, se sienten todos integrados en el papel de cuajar una buena temporada, además de sentirse cada vez más vinculados al pueblo daimieleño, con asistencia a actos sociales de distinta índole, lo que favorece la identificación equipo-afición. Lástima las lesiones que están perjudicando al equipo. Mauri, Carlos García, Higor, Silva…, y eso sí que se nota, en perjuicio de un grupo, Daimiel RCF que a pesar de todo continúa generando ilusión. El resultado de hoy produjo decepción, pero el equipo continúa ilusionando, esto no ha hecho más que empezar. Se confía en este nuevo Daimiel RCF y la afición sigue apoyando.

Empate inesperado, pero hay que seguir…!

¡VAMOS DAIMIEL!

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse