EMPATE CON SABOR A VICTORIA

0

 352 visitas,  1 visitas hoy

Uno del Pueblo

Inmerecido marcador final, con tablas a un gol, que no reflejó el buen partido cuajado por el Daimiel Racing, sin duda el mejor encuentro de la temporada para quien esto escribe. Partidos como el disputado ante el Membrilla CF son revulsivo para el equipo y el mejor reclamo para que la afición al fútbol de Daimiel se vuelva a dar cita en nuestro campo masivamente.

La espléndida tarde de sol iluminó a los futbolistas de uno y otro bando, que se dejaron sobre el verde lo mejor que llevan dentro. El combinado manchego-brasileño que puso el Daimiel sobre el campo nos transportó a momentos mejores de este deporte en nuestra localidad. Fases de buen juego con balón raseado nos hacían contemplar fútbol de otro nivel, con destacados protagonistas de allende los mares junto a los incombustibles capitanes daimieleños, Carlos García y Jaime.

Almeida, carrilero izquierdo, nos embebía y hasta emocionaba con sus arrancadas, driblings, dominio de balón y velocidad, sin rehuir el choque. Fue la figura del partido, creando peligro arriba desde que saltó al campo. Mauri –qué despliegue físico de este extraordinario pelotero-, defendió y atacó durante los noventa y cinco minutos sin dar señales de cansancio en ningún momento. Silva y Joao movían el centro campo daimieleño con señuelo de grandes peloteros, junto al bien manejado timón de Jaime, clase y clarividencia para dar y tomar, made in Daimiel. Papa, Yuri, Sule, Mococo y compañía ensamblaban un conjunto armónico con buena sintonía. No parecía un partido de Regional Ordinaria, donde hubo momentos de fútbol de alto nivel. Líneas aparte en esta crónica para el portero juvenil Oscar, quien en error defensivo golpeó mal el esférico regalando al delantero membrillato Pol el gol que adelantó a los visitantes. Faltó coordinación entre defensa y portero, pero estos errores ocurren en este deporte sin menoscabo de la buena actuación de Oscar durante el resto del encuentro. Ánimo Oscar, tus buenas paradas posteriores también ayudaron al equipo y sin duda tus buenas maneras garantizan futuro para la meta del Daimiel Racing.

Los de Membrilla demostraron el por qué de su buena clasificación, segundos en la tabla. Un conjunto fuerte y bien armado, compitió siempre con nobleza y buen criterio, pero la tarde del domingo toparon contra un gran adversario que les hizo sudar de lo lindo. Además del regalo del gol cuando nadie lo esperaba, a los  treinta y tres minutos, contuvo al Daimiel Racing luchando a tope y creando varias oportunidades, bien resueltas por la defensa blanca y las buenas paradas de Oscar. Seve, Jorge Pol, Bucaros, Juanmi y demás, saben de qué va esto.

A los tres minutos, falta al borde del área botada por Jaime, fuera; a los ocho, Papa en buena combinación local remata fuera; a los nueve, Jaime lo intenta desde medio campo para gol olímpico que no cuaja por poco; a los veinte, Almeida de nuevo estuvo a punto de marcar tras buena jugada de los chicos de Anastasio Ruiz, mister local; en el veintisiete crean los visitantes ocasión clara que no fructifica; a los cuarenta y cuatro gran intervención del meta local, Oscar, que evita el segundo tanto forastero… y así hasta llegar al descanso, con buen primer tiempo daimieleño. Gambeteo brasilero, persistente Daimiel, buena cara en general de los blancos con fichajes de nivel que se hacen notar.

En la reanudación, se mejora aún la buena tónica del primer tiempo, gozando en el cincuenta y dos de dos ocasiones consecutivas claras de gol los locales, con buenas intervenciones de Seve, portero amarillo, a sendos remates de Papa. De nuevo momentos de buen juego del Daimiel Racing que aprieta y agobia pero sin gol. Los brasileños confieren aire distinto al equipo local a base de técnica y fuerza. A los sesenta y cuatro, nueva ocasión para los blancos, se masca el gol y la tensión sube enteros. El marcador no hace justicia. A los setenta y seis, la tenemos de nuevo… y tanto fue el cántaro a la fuente que un minuto después, a la salida de un córner, Papa acierta por fin, con gol que hace vibrar a la afición, escasa pero fiel. Gol de Papa, sobradamente merecido por este buen equipo en la tarde de hoy. El público aprieta, el Daimiel ahoga y Papa lo intenta otra vez con disparo desde fuera del área que pasa muy cerca del poste membrillato…

Llegamos al final y tanto equipo como afición se felicitaron por la buena tarde de fútbol. El Daimiel Racing Club de Fútbol, mereció ganar el partido. Pero fútbol es fútbol y en este caso un buen rival, el Membrilla C.F., también contó.

Buen Daimiel. Este equipo pareció otro. De haber iniciado la competición con esta plantilla actual, otro gallo cantaría.

Partido de los que hacen afición. Y ahora, a seguir sumando a ver hasta donde llegamos. Y desde luego, con el potencial demostrado hoy, nada de arrugarse en las salidas. Este equipo tiene mucho por demostrar mirando hacia arriba.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse