EL FONCAIR DAIMIEL FS, SE IMPONE AL LIDER, CON UN SOBERBIO CHIME

0

 160 visitas,  1 visitas hoy

Por Juan Carlos Sánchez-Camacho

FONCAIR DAMIEL FS 4

BARGAS FS 1

Foncair Damiel FS: Chime, Canuto, Arturo, Kilalo y Paco-cinco incial-Alfonso, Cristian, Diego, Andi, Angel y Jonás

Bargas FS: Raúl, Canalejas ,Pablo, Puñal y Sergio-cinco incial-Mario Quintana, Becerra, Homar, Daniel, Bargueño y Mario Fernández.

Arbitro: Gómez Carballo

Incidencias: Encuentro correspondiente a la sexta jornada de liga de la Regional Preferente, con la presencia de alrededor de 700 espectadores en las gradas.

Goles: 1-0 (Canuto 4’); 2-0 (Jonás 25’);3-0 (Arturo 32’); 4-0 (Paco 36’) 4-1 (Puñál 39’)

¡¡Chime, Chime, Chime!!, ese era el cántico que durante varias fases del encuentro se pudo escuchar por parte del numerosísimo público, alrededor de 700 espectadores, que se dio cita el pasado sábado en el pabellón municipal, para presenciar el choque entre el equipo local, el Foncair Daimiel, y el conjunto toledano del Bargas FS, que llegaba a Daimiel cómo sólido e imbatido líder de la Primera Preferente de Fútbol Sala.

Y es que los cánticos a favor del portero daimieleño, no eran en vano, ya que, aparte de la notable actuación de todos y cada uno de los componentes de la plantilla daimieleña, la de Chime, fue sencillamente de sobresaliente.

Comenzaba el choque con dos equipos, que ya de inicio, se pudo comprobar que la intensidad y presión que ambos iban a poner sobre la cancha, iba a exigir a su rival dar el máximo sobre la cancha. Esto se tradujo en que los primeros instantes de encuentro, la posesión del balón, a uno y otro equipo, le duraba de manera efímera, debido a esa alta presión que ambos conjuntos exhibían.

Apenas ninguna ocasión de gol en los tres primeros minutos para ningún conjunto, hasta que llegó el gol que inauguraba el marcador, obra de Canuto, tras una excelente combinación con su compañero Kilalo.

El gol local, no cabe la menor duda, que espoleó al conjunto visitante, que dio un paso adelante, y empezó a ejercer un dominio del balón, el cual se tradujo durante al menos siete u ocho minutos, en un continuo peligro sobre la portería defendida por Chime. Y es ahí, en esos minutos de intenso agobio toledano, donde el portero daimieleño se erigió en el líder del equipo, con hasta cinco intervenciones milagrosas, que hacían mantener la ventaja en el marcador para su equipo y desquiciar a los jugadores del Bargas, que llegaron a disparar hasta dos veces en los palos.

Poco a poco, el Foncair Damiel FS, empezó a quitarse ese agobiante y peligroso dominio de su rival, y en el último terció de la primera parte, incluso llegó de nuevo, a tener un par de

claras ocasiones de gol en las botas de Paco, con las cuales se podría haber llegado al descanso, con mayor ventaja para los nuestros.

El segundo tiempo, el panorama cambió para deleite del abarrotado pabellón, ya que fueron los de Fernando Salcedo, los que comenzaron dominando el encuentro, y empezando a gozar de buenas oportunidades de gol, gracias al buen futbol sala que estaban poniendo en el encuentro. Hasta tres clarísimas ocasiones de gol, una de Kilalo y dos de Paco, gozaron nuestros jugadores en los cuatro primeros minutos tras la reanudación, y por el contrario, el Bargas, de momento no inquietaba a Chime.

Fue Jonás, tras un rechace rival, el que en la frontal de área, tras un gran disparo, ponía la euforia y alegría en las gradas, en el minuto veinticinco de encuentro, consiguiendo el 2-0 en el luminoso.

Pero, lejos de reaccionar el conjunto líder, este gol los de dejó grogui, y esta reacción no llegaba. Todo lo contario, el agobio local se incrementó y fruto de eso, llego el tercer gol local, obra de Arturo, cuando corría el minuto treinta y dos de encuentro. Quedaban poco más de siete minutos, cuando Carlos Cabezas, mister toledano, decidió poner sobre la cancha el portero-jugador, para intentar remontar el encuentro. Fue en esos momentos de encuentro, donde el Foncair Daimiel, exhibió un orden defensivo, ante esta situación, digno de alabar, no padeciendo Chime apenas peligro. Es más, fruto de esa ordenada y buena defensa local, llegó tras un robo, el 4-0 obra de Paco. Restaban cuatro minutos par la conclusión del choque, y salvo milagro con mayúsculas, por parte toledana, la victoria ya se empezaba a saborear en las gradas.

Pero decíamos al principio de esta crónica que el nombre de Chime era coreado en el pabellón durante el primer periodo, pues bien, aún hubo tiempo para que en los instantes finales su nombre volviera a aparecer en las gargantas de los eufóricos aficionados, cuando los deleitó con otras dos grandísimas intervenciones

Ya a falta de treinta segundos para la conclusión llegó el anecdótico gol de Puñal, para la honrilla de los de Bargas.

Primera derrota que encaja un gran equipo, como demostró ser, pese a perder en Daimiel, el conjunto toledano y tercera victoria para los de Fernando Salcedo, que los hace situarse en la parte alta de la clasificación.

En una circunstancia digna de reseñar, hace unas semanas pasaba por aquí el Horche y pese a salir derrotada, destacaba y agradecía el buen trato recibido en Daimiel, y el pasado sábado, el mister rival, Carlos Cabezas, también destacaba esta circunstancia, manifestaba “su gran sorpresa y alegría de ver en un encuentro de esta categoría 700 espectadores en las gradas, circunstancias que solo se dan de Segunda B, hacía arriba, así como la deportividad reinante en las gradas y el excelente trato recibido”

Esta claro que Daimiel y su afición se han convertido ya, en todo un referente el futbol sala regional, y eso es debido al excelente trabajo que desde todos los estamentos del Daimiel Futbol Sala Foncair, se está realizando.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse