NUESTRO GOZO EN UN POZO (2-5)

11

 650 visitas,  2 visitas hoy

Uno del pueblo.

A pesar de la nueva derrota, este es otro Daimiel. Competimos con el colíder dando imágen diferente, creando múltiples ocasiones que hicieron emplearse a fondo al meta visitante, que tuvo tarde movidita. El gozo de ver la mejoría del equipo en los últimos partidos contrasta con el pozo de la última posición en la tabla otra jornada más.

Pero nos gustó el Daimiel RCF en su partido frente al Mora CF, aunque el marcador arrojara un rotundo 2-5. Los daimieleños merodearon el área moracha con mucho peligro en persistentes ocasiones, trenzando buen fútbol por momentos, sin dar por perdido el encuentro hasta que el árbitro pitó el final. Buen partido vimos, si señor, con dos equipos en busca del gol, fútbol trepidante, de portería a portería. ¡Viva el fútbol!

Mínimo tanteo inicial y a los seis minutos los de Toledo ya inauguraban su casillero, en jugada bien hilvanada de lado a lado del verde, con remate a la red de su capitán ante un Gonzalo vendido que nada pudo hacer. Insiste el Daimiel RCF con tesón y buen juego, logrando empatar el capitán Carlos, -de capitán a capitán-, tras falta botada por Moraga y rechace de la defensa de Mora, esto ocurría en el dieciséis, en toma y daca vibrante que agradaba a la afición, fiel a su club. Juega de otro modo el equipo blanco, que no pinta descenso ni mucho menos sobre el terreno de juego. Demasiado tarde la mejoría…

Pero los toledanos no cejaban en su empeño, dando sensación de liderazgo, marcando de nuevo su capitán, Vela, en buena combinación, sucediéndose ocasiones para lograr más goles los negros de Mora, pero ahí anduvo Gonzalo hecho un jabato desbaratándolas todas. Por contra, Koné acarició el gol en remate lamiendo la cepa del poste en vistosa llegada de los blancos.

Tras el descanso, en el primer minuto, nuevo gol moracho en desconexión defensiva blanca, con jugadón posterior del Daimiel RCF tocando el balón de extremo a extremo, con dribling y remate final de Jaime desde el pasillo del ocho que se estrella en el larguero, jugada merecedora de gol. La afición se calienta, marcando Enrique el segundo gol local, con ambiente a revientacalderas, con un Daimiel peligrosamente volcado, lo que origina a renglón seguido el cuarto de ellos en contragolpe de libro. Pudo el Daimiel RCF marcar de nuevo, con paradón de Avendaño en cabezazo picado al poste y vuelo del meta visitante que desvía a córner. El público vibra por momentos ante las nuevas ocasiones locales, con entrega y derroche hasta el final y nuevo gol visitante en el noventa después de sucesivos corners del Daimiel RCF que no fructificaron, con momentos de agobio para el Mora CF.

La afición animó a su equipo, que sin duda es otro Daimiel. Los pulmones y clase de Jaime , -todos los balones buscan a Jaime -, la velocidad, lucha y peligro constante de Koné , el gran partido de Darío, el saber estar y hacer de Carlos, Enrique, Traoré,… el espíritu de equipo con la nueva dirección desde el banquillo, nos ofrecen otro Daimiel, otro ánimo, otro fútbol…

Pero eso, que nuestro gozo por estas últimas tardes de mejor fútbol nos aboca al pozo de los malos resultados. A pesar de todo: ¡VAMOS DAIMIEL!

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse