LOS ERRORES SE PAGAN (1-4)

2

 2,513 visitas,  12 visitas hoy

Uno del pueblo

Habíamos perdido el hilo a esta competición, tan denostada por aplazamientos, contagios, pandemia y demás impedimentos legales para el discurrir natural de los partidos. Desde el mes de Diciembre no jugaba el Daimiel RCF en su campo, teniendo además tres partidos pendientes de disputar. Un caos, calendario en mano, que condiciona y creemos minimiza a esta destartalada liga de Primera Autonómica Preferente en su Segundo Grupo.

El At. Consuegra era el rival de turno, ante el que había que lograr los tres puntos necesariamente, siendo los toledanos equipo de similar nivel. Y así lo pareció durante los primeros veinte minutos, con Jaime manejando el timón desde su excelente pie y hasta rematando desde fuera del área con peligro, instantes anteriores al primer gol visitante, en despiste defensivo blanco por banda derecha y centro desde el fondo consaburense con remate de cabeza de Jorge ante el que nada puede hacer Pio, meta local del juvenil  por sanción del titular.

A los veinte minutos se estrenaba el marcador, aunque los locales habían hilvanado buenos avances en los minutos precedentes, destacando la buena jugada del minuto trece entre Adri y Enrique, con remate final de éste que olía a gol; Adri de nuevo en el dieciocho también disparó con intención aunque sin fortuna; Moraga, tras el gol de ellos, dispuso de un golpe franco desde el pico derecho del área que se estrelló con estrépito en el larguero forastero, buen lanzamiento sin suerte. Jaime, Mario y Raul Menchero se hacían notar en el mediocampo daimieleño, despuntando también el delantero blanco Enrique, pelotero incisivo de buenas maneras.

Y llegamos al veinticinco, minuto fatídico en el que la defensa del Daimiel RCF regala un penalti tan indiscutible como evitable. Y Fernando nos hizo el cero-dos, continuando los regalos con un nuevo fallo defensivo, esta vez por la izquierda aprovechando Ernesto la dádiva, solo ante Pio que nada pudo hacer. El equipo blanco no desfalleció, siendo de nuevo Jaime quien estrelló un buen tiro en la defensa, que llevaba marchamo de gol, cuando se llegaba al descanso.

Roberto Velázquez, míster local, arriesga en la continuación cambiando de estrategia e insuflando coraje a los suyos, se adivinaron las ganas del Daimiel RCF plantándose en el verde con minutos de antelación a los rivales, se transmitían ganas al graderío, en pos de una remontada épica. Y el dominio blanco se hizo patente luchando cada balón con brío, disponiendo el equipo blanco de ocasiones para marear, alguna clamorosa pero mal definida, solo el rematador ante la portería, siendo contrarrestados por peligrosos contragolpes rivales que nos pudieron hacer más daño aún en el marcador.

Hasta que el omnipresente Jaime forzó un penalti que él mismo transformó tras repetición, en el minuto setenta y ocho y ya con la grada volcada con su equipo. Pero poco duró la alegría en la casa del pobre, ya que en la jugada de saque de centro un balón largo fue centrado desde el fondo, casi en el córner, escapando el esférico de las manos del meta local para que el atacante rival lo alojara mansamente en la red. Son cosas del fútbol, el juvenil portero del Daimiel RCF anduvo tranquilo y despierto durante todo el encuentro y estas experiencias son propias de noveles que arriesgan con ganas de triunfar, dando todo por su club en circunstancias adversas. Ánimo para él y todo el equipo.

Apreciamos en los nuestros falta de entrenamiento ordenado y continuo, propio de las circunstancias, con algunos futbolistas lejos de su mejor forma. Pero eso sí, en la asignatura pendiente del gol, hemos de apretar más. Que no decaiga el ánimo, aún quedan fechas para la remontada. Esto es fútbol.

¡VAMOS DAIMIEL!

Compartir.

Sobre el autor

2 comentarios

Déjanos un comentario, no hay que registrarse