ARBITRAJE Y MAL INICIO, CLAVES DE LA DERROTA DEL PUBLYSPORT DAIMIEL FS

6

 397 visitas,  1 visitas hoy

Juan Carlos Sánchez-Camacho

PUBLYSPORT DANIEL FS 5 CD QUINTANAR FS 6

Publysport Daimiel FS

Bosco, Arturo, Kike, Alonso y Andy-cinco initial-Ruben, Mario, Juanvi, Alberto y David

CD Quintanar FS

David  Rodriguez,  David  Lopez,  Alberto,  Julio Alberto y  Daniel-cinco inicial-Kevin, Angel, Campayo, Ivan, Luis Alberto, Olmo y Samuel

Arbitro: Ramirez Santos

GOLES: 0-1 (Luis Alberto 3′) 0-2 (Angel 8′) 1-2 (Ruben 10′) 2-2 (Juanvi 11′) 2-3 (Campayo 12′) 2-4 (Luis Alberto 19′ Penalti) 2-5 (Luis Alberto 20′) 3-5 (Juanvi 32′) 4-5 (Juanvi 35′) 5-5 (Ruben 39′) 5-6 (Campayo 40′)

Segundo encuentro en casa y segunda derrota como local del PublySport Daimiel FS, esta ante un buen equipo, como demostró ser, el conjunto toledano de Quintanar de la Orden. Un conjunto, el visitante, que demostró, a su paso por Daimiel,  estar muy trabajado táctica y físicamente.

Sin restar un ápice de mérito, a la victoria quintanareña ante los de Fernando Salcedo, bien es cierto que, la derrota encajada por los nuestros, se podría dividir en varias claves, la primera, las bajas con las que Ilegaba el equipo al choque, Kilalo, Israel y Jonas, la segunda un mal primer periodo, y una tercera e importante, el calamitoso arbitraje sufrido por nuestro equipo por el arbitro del choque, Ramírez Santos, un arbitro que desquicio a los jugadores locales con ciertas decisiones, para poner el colofón final a su «tremenda» actuación, con la decisión de señalar una falta en contra del PublySport, cuando ya tenia las cinco acumuladas, a escasos cinco segundos del final del choque, decretada en el área rival en el que era el Ultimo ataque daimieleno. A eso, hay que sumar, dos expulsados, un penalti en contra, etc, etc.

Centrándonos en lo que fue el encuentro en el aspecto deportivo, que es lo importante, el encuentro se puede dividir en dos tiempos bien distintos, en lo que a la imagen de nuestro equipo se refiere.

Un primer periodo, en el que a los pupilos de Salcedo les costa mucho arrancar, con desajustes defensivos,  lo  que  se  traducía  en  que  el  conjunto  rival  encontraba  cómodamente  la superioridad en ataque. Esto unido a que, el Quintanar FS, demuestra saber perfectamente a que juega, con un orden e intensidad defensiva digna de alabar, hizo que prácticamente en la primera mitad, nos fuera muy difícil crear oportunidades de gol.

Fruto de esto, fue el primer gol visitante, al aprovechar un despiste defensivo Luis Alberto, tras el lanzamiento de una falta, en los inicios del choque. El 0-2, llego cinco minutos más tarde, en otro desajuste defensivo, tras el saque de banda de los visitantes, y que no desaprovecho Angel. Si es cierto, que entre el primer y segundo gol visitante, Arturo y Alonso, dispusieron de dos claras ocasiones de gol, dos ocasiones, unidas , a un palo de Juanvi, tras el segundo gol quintanarefio.

Reaccionaron los de Salcedo, Ilegando incluso a igualar el marcador, fruto de los goles de Ruben y Juanvi, en apenas un minuto, corría el minuto diez de encuentro. Pero la poca

intensidad defensiva del primer periodo, se observó claramente en el gol de Campayo, un minuto más tarde del empate local, en el que el toledano se fue de, hasta tres jugadores morados, para acabar batiendo a Bosco. Ya por entonces, el señor Ramírez Santos, empezaba a mostrar «maneras» con un par de dudosas faltas, con las que castigo a los locales, que empezaron descentrar a los nuestros. En el minuto diecisiete, señalo una pena máxima en contra de los de casa, que Luis Alberto, no desaprovecho para poner el 2-4, y cuando finalizaba el primer tiempo, otro despiste defensivo hizo que Ilegara el 2-5, obra de nuevo de Luis Alberto. Antes de este gol, otra protestada decisión arbitral, en contra de los daimieleños una vez mas, hizo que Alonso viera su segunda amarilla, que hizo que el segundo periodo, Fernando tuviera que afrontar la difícil remontada, con tan solo cuatro jugadores en el banquillo, ante un equipo visitante, que exigía un alto esfuerzo físico a su rival.

El Segundo tiempo, la historia para el Publysport Daimiel FS, cambia. Se vía al equipo que todos queremos ver, independientemente del resultado final; garra, lucha, tensión, intensidad, juego fluido y con ideas, eso es lo que desplegaron en el segundo tiempo los jugadores de Fernando Salcedo, hasta el punto que, Arturo en los minutos veintidós y veinticuatro, Mario, también en dos ocasiones en menos de un minuto, Rubén, con un palo y una clarísima ocasión, hacían presagiar que el posible tercer gol, y el comienzo de la remontada estaba cerca; así fue, ya que corría el minuto treinta y dos cuando Juanvi, hacia el tercer gol, recortando distancias.

Faltaban ocho minutos para la conclusión del encuentro, o sea, todo un mundo en futbol sala, y más aún, cuando las sensaciones en este segundo tiempo, se habían cruzado, buenas para los de Daimiel, no tanto para los de Quintanar.

Se antojaba factible la remontada, y más aun cuando, de nuevo Juanvi, se sacaba un auténtico golazo, desde prácticamente el medio campo, can disparo que entr6 por la escuadra, cuando apenas habían transcurrido dos minutos desde el tercero. A todo, esto, y con una intensidad sabre la cancha, por desgracia sin poder disfrutar de ella el público, llego el empate de Rubén a un minuto del final, antes es justo decir, que Bosco se ludo con un par de paradas de mucho mérito, sabre todo en un doble penalti, un minuto antes del empate a cinco.

Y cuando todo indicaba que el marcador iba a reflejar un justo empate, a falta de cuatro segundos para el final, en una embarullada jugada en el área del Quintanar, en el que el balón andaba suelto, y varias piernas luchaban por su posesión, acabando al final el mismo saliendo por fuera de puerta, el árbitro quiso poner la guinda al pastel, con la decisión que sorprendió a todos, incluso al conjunto visitante, decreto falta en contra del Publysport Daimiel FS, y por tanto doble penalti, a falta de tan solo tres segundos para la conclusión del choque, y con empate en el marcador, doble penalti, que esta vez Campayo no desaprovecho 6 y puso la ventaja final de 5-6, para su equipo.

Lo más justo, visto lo visto, hubiese sido ese empate que reflejaba el marcador, a falta de instantes para la conclusión del choque. En definitiva, olvidándonos del pésimo arbitraje, bonito e intenso partido de futbol sala, el que depararon tanto daimielenos como quintanareños.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse