PROCESIÓN DEL CORPUS Y LA RUTA DE LOS ALTARES

0

 578 visitas,  9 visitas hoy

Paki García Velasco Sánchez

Fotografías de Juan Luis Loro Gallego, Elisa García Simal y Encarni Rodríguez.

Un año más, y ya van diez de ello gracias a La Hermandad del Cristo del Consuelo, todo el centro de Daimiel con motivo de la procesión del Corpus, se ha vuelto a ver engalanado con multitud de altares y alfombras confeccionadas, para dicha ocasión, en serrín o sal tintada; unos impresionantes trabajos, los cuales y desde primera hora de la mañana, han sido llevados a cabo por los mismos miembros de las hermandades y cofradías participantes, amén de algunos voluntarios que no han querido perderse esta puntual cita.

En total hemos podido ver once elaboradísimos altares además de las dos alfombras situadas a la entrada de las iglesias de Santa María y San Pedro. Decir que todos los altares y alfombras estaban preciosos, llenando todos ellos de mucho color las calles, y que junto con el aroma a romero que nos ha ido acompañando durante todo el trayecto, ha hecho que este paseo sea muy agradable en su totalidad. De la misma forma, las calles eran un ir y venir de gente que no ha querido perderse esta ruta de los altares por otro año más.

También esta mañana, nos hemos encontrado con varias personas de Cáritas pidiendo un donativo, algunas de ellas se hallaban a pie de calle y muchas otras en varias mesas repartidas por puntos estratégicos del centro.

Y una vez finalizada la función religiosa de las once, muchísima gente se ha congregado a las puertas de Santa María para ver salir la comitiva, cosa que ha hecho a eso de las doce y cuarto del mediodía con la salida del Niño Jesús de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de Nazareno, para momentos después y bajo una lluvia de pétalos de rosas y a los acordes de la Marcha Triunfal tocada por nuestra Banda Municipal de Música, hemos visto salir la Custodia bajo palio en manos de Don Valentín, sacerdote del templo.

Este año y como gran novedad, hemos vuelto a ver que el Santo Sacramento ha sido portado a mano por los sacerdotes de nuestras parroquias, cosa que no se hacía desde hace ya varias décadas, pero que este año y gracias a la petición de las Hermandades Sacramentales de nuestra localidad, ha vuelto a recuperarse dicha tradición.

Una vez en marcha, la procesión ha ido recorriendo su itinerario habitual, haciendo una parada en cada uno de los altares para una vez en ellos posar la Eucaristía y rezar. La procesión ha estado en la calle hasta las dos del mediodía, que ha sido la hora en que hecho su entrada a la Iglesia de San Pedro.

Y así un año más, este festivo y soleado domingo del recién estrenado mes de junio y en donde el calor de estos últimos días parece que nos ha dado un pequeño respiro para la celebración de este evento, nuestro pueblo se ha echado a la calle y ha vuelto a engalanar con mantones y varias ornamentaciones más, ventanas y balcones al paso de la procesión, una procesión en la cual hemos podido ver en el acompañamiento de la misma, además de muchísimos fieles, autoridades, sacerdotes y representaciones de Hermandades, a las niñas y niños los cuales han hecho su primera comunión durante este año.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse