EL LUPANAR

0

 582 visitas,  2 visitas hoy

Juanjo Rogo

Realidad impertinente me circunda

conservando pese a ello decisión,

se acercan nubes, retazos,

penumbras de noche son.

Libertinos chispeantes de pandillas

embozadas en siglos de tradición,

en los pueblos y ciudades, en el mundo,

con ancestros de una vulgar diversión.

Escondidos en un bucle de mentiras

alternando entre el ardor y el pudor,

el deseo tan promiscuo y convergente

se mantiene diligente hasta al albor.

Llamadores y timbradas, ruidos, agitación,

hombres que suben y bajan, un desfile en procesión;

habitaciones carentes del fulgor y resplandor

de la claridad del día, de la luminosidad del Sol.

Cuartos grisáceos y fríos de lamparín y jergón,

mujeres casi silentes con rostros de inexpresión,

de miradas no curtidas por la luz de la ilusión,

blanqueadas por la Luna, solas con un camisón.

Rostros ajados corriendo entre el baño y el salón,

una mueca por sonrisa, ocultando un desamor.

ODA A MIS ZAPATOS

Mirándome a los pies veo

que en mi postrer caminar, me pondré

unos calcetines, color negro, ébano igual,

cubriéndome bien los dedos,

sin apretarme de más, embutidos en zapatos

de un tono bruno, vintage.

De una piel brillante y fina, de una suela

que al pisar aguante los sinsabores

de estos suelos que al andar, te van dejando recuerdos

de la escasa urbanidad que jalona las ciudades

de nuestra España inmortal.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse