EN SAN ANTÓN PASICOS DE RATÓN

0

 1,043 visitas,  2 visitas hoy

Paki García Velasco Sánchez

Precisamente con este dicho el cual hemos escuchado hasta la saciedad desde que éramos unos niños, hemos llegado un año más al 17 de enero, día de San Antón el patrón de los animales, y unas jornadas después (el día 20 del mismo mes), han tenido lugar las celebraciones que se llevan a cabo por estas fechas aquí, en Daimiel.

Unas celebraciones que comenzaban el domingo día 14 con la primera misa del triduo en la parroquia de Santa María, y que terminaron el día de San Antón (miércoles 17) con la función religiosa de las siete y media.

Ya el sábado día 20 a eso de las cuatro y media de la tarde, con una calle llena de personas que no han querido dejar de llevar a sus animales de compañía a este acto anual y de la mano de D. Luis Eduardo Molina, se ha llevado a cabo la bendición de las caridades y de los animales que allí se encontraban, en donde poco después de esta ceremonia, los asistentes y sus mascotas han realizado las típicas tres vueltas a la Iglesia de Santa María la Mayor; entre los muchos que hemos podido ver por allí, había varios caballos, perros, gatos, conejos, pájaros, hurones, alguna tortuga e incluso un gallo.

También y durante la ceremonia, se han repartido pitos y panecillos a todos los asistentes al acto.

Unas horas más tarde ya pasadas las ocho, ha tenido lugar el prendido de la hoguera situada en la plazoleta de San Antón, el mayoral de este año, el presidente de la Peña Taurina de Daimiel José Julián Rodríguez Soto, que junto con el presidente de la Peña Equina Rocinante Luis Miguel Romero del Hombrebueno y el teniente de alcalde Jesús David Sánchez, han sido los encargados este año de dicha labor, momentos después de hablar con los medios de comunicación locales.

Por cierto, que una vez que estaba la hoguera en todo su apogeo (la cual era enorme y ha enganchado a la primera) todos los allí presentes hemos escuchado el ruido de varios petardos que salían de dentro de ella J

La Peña Equina Rocinante, organizadores de este evento, ha montado allí en la plazoleta un pequeño puesto con limonada y pitos, a por los que se han acercado muchas de las personas que allí se encontraban.

Poco después ha tenido lugar la rifa del guarrillo de San Antón, que para todo aquel que no lo sepa y desde hace unos años, el premio no es un guarrillo como tal, ya que este se cambió por un lote de productos porcinos.

Este año el número agraciado ha sido el 00350, quedando a la espera de ver quien ha sido el afortunado que se lleva dicho premio.

Y así, y por un año más, es lo que han dado de sí las fiestas de San Antón, un santo al que, según cuenta la leyenda, un cerdo salvaje acompañó toda su vida en agradecimiento después de que este, el santo, devolviera la vista a sus jabatos, es por eso que la imagen de San Antón se representa con un cerdo domado a sus pies.

Estas son unas fiestas que se celebran en varias localidades de España y en las cuales las mascotas son llevadas hasta la iglesia más cercana donde son bendecidas para que estén sanas durante el resto del año. Se trata de un día muy señalado para todos los amantes de los animales, sean o no creyentes.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse