ACORDES DESDE EL ALMA

0

 2,322 visitas,  1 visitas hoy

Uno del Pueblo

Fotografías: Juan Moya, Isabel Fernández.

Porque fueron muchas las almas concentradas en el patio de butacas y palcos del Teatro Ayala. Fueron muchas otras almas quienes transmitieron desde la lejanía su misiva solidaria, haciéndose presentes a través de sus mensajes visuales en pantalla, las nuevas tecnologías nos unen, ahora sí. A buen seguro, quienes ya nos abandonaron también pululaban en el ambiente, todos absortos y embebidos ante la espectacular actuación de la Banda de Cornetas y Tambores de Los Coloraos, veinticinco años después de su arranque, desde la batuta de Maroto y el entusiasmo de Joaquín, inolvidable Presidente, Joaquín Martín de Consuegra y Pozuelo, ambos motores y almas de este proyecto en su inicio.


Daimiel supo reconocer en entrañable y emocionante acto, el mérito de esta agrupación daimieleña, intérpretes de música cofrade, con evolución paralela a la propia sociedad, lejos del origen ancestral de las bandas de guerra. El progresivo aumento de calidad, la profundidad de tubas, con respaldo de tambores al unísono, y los temas propios compuestos por dirigentes musicales de la agrupación, han logrado ascender a la Banda daimieleña hasta un referente nacional en la especialidad musical cofrade. No es asunto baladí alcanzar dicho nivel, en modalidad de difícil ejecución, con mucho ensayo, constancia y perseverancia que aporta resultados de calidad, mucha calidad, valorada, compartida y contratada desde diversos lugares de España, importantes ciudades que al igual que Daimiel saben percibir sensibilidades musicales no siempre advertidas por todos.


Almas sensibles vibraron con la Banda de Los Coloraos, disfrutaron con la conmemoración, valorando en justa y merecida medida el resultado del esfuerzo durante veinticinco años de esta formación musical que luce el nombre de Daimiel allá por donde camine, marcando el paso desde el amparo del Santísimo Cristo de la Columna y la Virgen de la Amargura, titulares de la Hermandad Colorá, que marcha bien conducida por esta joven y actual Junta Directiva que está cambiando el paso -nunca mejor dicho – de la Cofradía, con su dinamismo constante, actividades prolíficas con entusiasmo y amor a raudales en cada iniciativa que lleva a cabo, cultura y relaciones humanas más allá de ser un número en la Cofradía.


Un inconmensurable Juan Luis Huertas, presentó y condujo el acto con estilo reconocible, personal e intransferible, dando paso desde su lírica particular a cada marcha a interpretar, fundiéndose poemas, cornetas y tambores en acordes desde el alma. La fuerza emocional de nuestro “ poeta colorao “ empatizaba de inmediato con el fascinado ambiente, alocuciones poéticas medidas con fervor y sentimiento, cofrade y cristiano, que reactivaban de inmediato a cornetas, cornetín, tambores, bajos, fliscornos o campanas tubulares, mientras al unísono, perfectamente conjuntado, un solo golpe, sonaban tambores con fondo rítmico potente, suave y armónico a la vez, con versiones adaptadas en torno a “La Saeta”, “Mi Amargura” y “La Madrugá”.


Se erizaba el vello al sentir lo bello, escuchar en este otoño ventoso otros vientos con mejor sonido, en concierto de primorosa calidad. Alguna furtiva lagrimilla desbordaba algún que otro cauce ocular, el oído reaccionaba presto para el siguiente acorde, acordes del alma en tan especial celebración. La música, en cualquiera de sus expresiones, forma, educa y hasta cautiva a quienes la sienten. Y aún más cuando miras y reconoces sobre el escenario caras de gente joven de tu pueblo, siendo ellos los artífices de tan fascinante espectáculo.


Maroto, los hermanos Martín – Consuegra Céspedes, Juan Moya jr. -directores musicales -, Carlos Fernández de Marcos, Presidente de la Hermandad originaria de la Agrupación Musical, Juan Luis Huertas, el presentador referido y primer director musical de la Banda, el Alcalde y Senador Leopoldo Sierra, junto al apoyo permanente en la sombra de Ignacio Martín – Consuegra de la Flor, todos nos hicieron reconocer y sentir a esta Banda de Cornetas y Tambores de Los Coloraos, en su veinticinco Aniversario, a su vez Medalla de Oro Ciudad de Daimiel y Pregoneros de la Feria, efeméride inolvidable para sus componentes en este 2.023.


Sin duda, dignos representantes de nuestra ciudad, portando clase, elegancia, señorío, dignidad y decoro, haciendo brillar el nombre de Daimiel doquiera vayan.


Reconocimiento y honor para “un grupo de corazones, daimieleños, por más señas, quisieron brindarle al pueblo, con tambores y cornetas, una manera distinta de vivir lo que se sueña”. (Juan Luis Huertas).


Entrañable celebración.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse