EL ANTES Y EL DESPUÉS DEL XXVI FESTIVAL NACIONAL DE FOLKLORE “CIUDAD DE DAIMIEL”

0

 1,179 visitas,  1 visitas hoy

Y como si de una boda se tratara, después de tanto preparar y tanto trabajo detrás, todo se pasa en un plis plas.

Organizar un Festival de Folklore no es nada fácil aunque pueda parecer lo contrario y más si quieres mostrar al espectador de tu pueblo, el mejor Folklore de otras regiones que engrandezcan, más si cabe, la palabra Folklore y sobre todo que haga grande el Festival Nacional de Folklore “Ciudad de Daimiel” que este año ha sumado su edición número veintiséis.

La trastienda que pocos conocen, no es del todo, ni tan dulce, ni tan amarga, pero en ocasiones es compleja y si quita mucho el sueño a aquellos que buscan intercambios con otros grupos, preparan canciones, eligen indumentaria, realizan llamadas para acordar fechas, preparan espacios para reponer fuerzas y suman componentes para confeccionar grupos sin que falte personal a una de las citas más importantes de nuestro calendario folklórico en Daimiel. Un suma y sigue que hace más complicado de lo que parece, el que en la pasada noche del día 29 de julio de 2023 se subieran al escenario ubicado en la Plaza de España de nuestra localidad, más de cien personas para deleitar a un público entregado con la causa.

Fue en febrero del año 2020, cuando la Asociación Folklórica Virgen de las Cruces contactó con el Grupo de Coros y Danzas “Siete Coronas” de Puente Tocinos en Murcia para poder compartir escenario juntos, pero si ubicamos aquel fatídico primer trimestre del 2020, todo se vino abajo como tantas otras cosas en cada una de nuestras vidas. Afortunadamente, la música, la devoción por cuidar nuestras cosas, costumbres, tradiciones, bailes, etc, es muy fuerte y estrecha lazos, que para alegría de ambos grupos, el encuentro se produjo a finales del mes de julio de este año 2023.

Con la Asociación Cultural “Sabor Añejo” de Montehermoso de Cáceres, el intercambio folklórico se produjo de una forma totalmente diferente y casi sin pensarlo, pues la Asociación Folklórica Virgen de las Cruces de Daimiel acudió casi “in extremis” a la llamada de socorro de este grupo el pasado año. Una semana antes de celebrarse el XXXV Festival Folklórico Internacional de los Pueblos del Mundo, el 12 de agosto de 2022, recibimos una llamada para ocupar el puesto de otro grupo que por las circunstancias que fueran no podía acudir a la cita. Organizar una actuación así es laborioso, difícil, arriesgado y muy valiente y es que la valentía, también es un componente que existe en todos los grupos folklóricos y más en los tiempos que corren y ese valor fue el que hizo que la Asociación Folklórica Virgen de las Cruces de Daimiel, dejara el listón muy alto en el Parque Príncipe de Montehermoso para orgullo de nuestra Asociación. Rompimos el hielo con una jota, la del Aire, seguimos con el querido Fandango Rajeao de Daimiel, hicimos lo propio con la Seguidilla de Tomelloso, continuamos con la Rondeña de Daimiel que recorre los parajes más destacados de nuestra ciudad durante la canción y terminamos con la aplaudida Jota Vieja de Daimiel. Emocionados y contentos recordamos aquella difícil actuación que teníamos por delante para defender y lo hicimos firmando el compromiso de volvernos a encontrar ambos grupos el siguiente verano en Daimiel para de esta forma, completar ese círculo que se empezó a dibujar hace un año.

Cuando amanece el mismo día del Festival que con mucho esfuerzo nuestra Asociación organiza, es un día de muchas sensaciones, impresiones, preparativos, convivencia y de conocer a personas a las que les mueven las mismas inquietudes que a ti, con la particularidad que cada uno es conocedor de las de su pueblo, de su región, de su zona. A las 13:00 horas llegaba el autobús de los “murcianicos” para alojarse en su hotel e ir a comer para tranquilamente después preparar trajes, darse los últimos retoques y afinar voces e instrumentos. Por la tarde a las 18:00 horas haría su entrada al pueblo de las Brujas el autobús con los compañeros de Montehermoso y con el tiempo necesario por delante para enfundarse en sus coloridos y premiados trajes por todo el mundo y que tanto gustan a propios y extraños, destacando por encima de todo sus gorras.

Sería a las 21:00 horas cuando desde la Estación de Autobuses comenzara un desfile de los grupos por la calle Jesús, el Parterre y la calle Virgen de las Cruces para llegar a la Plaza de España donde esperan las autoridades locales para dar la bienvenida a cada uno de los grupos a la ciudad, agradecerles su participación en la cita folklórica más importante del verano daimieleño y deseándoles toda la suerte del mundo sobre el escenario. Tras la acogida, llega el intercambio de regalos, la foto de familia y a las 22:00 horas, la presentadora de este año, Rocío Galvez, periodista de Daimiel TV, invita al público a, sin levantarse de su silla, recorrer de oeste a este el país para disfrutar de lo mejor de su folklore.

Este año como novedad y con gran acierto, la Asociación Folklórica Virgen de las Cruces ha abierto y cerrado el Festival y lo han hecho con diferentes trajes con el fin de dar vistosidad al mismo, pues la XXVI Edición del Festival Nacional de Folklore “Ciudad de Daimiel” así lo prometía, pues tras ellos, la Asociación Cultural Folklórica “Sabor Añejo” asombraría al público con sus gorras de alegres colores y espejos y un repertorio autóctono y puramente de su localidad. Con alegres Malagueñas, Parrandas y Jotas llegarían los componentes del Grupo de Coros y Danzas “Siete Coronas” y la Peña Huertana “La Crilla” que con una indumentaria totalmente diferente e influenciada por el Mediterráneo, los colores, lentejuelas y flores decorando los peinados de las guapas murcianas, se harían con el público asistente y poniendo el broche de oro, de nuevo la Asociación Folklórica Virgen de las Cruces iniciando su segunda parte con la solicitada Rondeña de Daimiel, la Seguidilla de Tomelloso y despidiendo el Festival con una de las Jotas más queridas por los componentes de esta Asociación, la Jota de la Virgen de las Cruces o de “La Morenita” y que es la que se le dedica a la patrona de la ciudad y la que nos cede su nombre.

Después de los desvelos, de encontrar canciones apropiadas para todos, trajes, etc, el Festival siempre está a la altura gracias al buen hacer de muchas personas y que mejor recompensa que finalizar todos juntos cenando, bebiendo y alargando la noche cada uno según lo considere.

El día siguiente a un Festival de este calibre suele ser cultural, siempre y cuando se pueda y este año los amigos de Puente Tocinos han visitado la Motilla del Azuer que con el permiso del excesivo calor, fue muy sorprendente para muchos de todos ellos.

En este tipo de intercambios folclóricos, culturales y personales, se estrechan lazos, surgen amistades y uno se da cuenta que estas actividades merecen realmente la pena. Se potencian los pueblos, los recursos culturales, económicos, patrimoniales y turísticos, se amplían horizontes, se aprende y se ponen en común puntos de vistas y formas de trabajar con el principal y único fin de poner en valor lo nuestro, nuestra cultura, las formas de vivir de hace años, de divertirse sanamente y con pocos recursos, hacer cosas que decenas de años después perduran.

Será los días 18 y 19 de agosto de 2023 cuando el otro circulo que se inició el pasado fin de semana se cierre devolviendo la visita la Asociación Folklórica Virgen de las Cruces a Los Alcázares, a la 51 Semana Internacional de “La Huerta y el Mar”, declarada de interés turístico regional y podamos compartir nuevamente momentos con los componentes del Grupo de Coros y Danzas “Siete Coronas”, volvamos a recordar con más tranquilidad lo acontecido veinte días atrás en Daimiel y sobre todo disfrutar lo que está por venir, donde a nuestra vuelta, de una u otra forma, os mantendremos informados.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse