¡¡Y TODO POR UN DESODORANTE!!

0

 927 visitas,  1 visitas hoy

Paki García Velasco Sánchez

Hola, ¿qué tal?
-Muy bien con OKAL.

Si comienzo mi texto así, de esta manera, os podréis ir haciendo una idea del cariz que va a tomar la cosa, por lo que, ¡vamos al lio!

De todos es sabido el papel que juega la publicidad de un producto, ya sea en la radio o televisión y lo importante que son para su venta esas «coletillas» que, tan estratégicamente colocan los publicistas dentro del anuncio, y que con su sonsoneteo y repetición, hacen que el género en sí se te meta tan adentro, que dan ganas de salir corriendo a comprarlo, y una vez que estamos delante del susodicho, esa cancioncilla o frase pegadiza, salta a nuestra cabeza, haciendo que nos pongamos a tararearla como posesos sin parar.

Pues es lo que me ha pasado hoy cuando he ido a comprar un desodorante, (pa no oler a choto), ya que con estos calores ¡madre mía lo que se suda!, cucha, se me viene a la cabeza ese chiste tan tonto en el que le dice una mosca a otra en pleno verano: “se suda, eh, se suda”…y la otra le responde: “¡y tu cabezona!” jajaja, lo sé lo sé, es mu tonto jajaja, pero también demuestra que este “torrao” que trae el verano hace que, incluso a las moscas, se les vaya un poco la pinza.

Bueno a lo que iba que me salgo del tema, pues eso, que una vez dentro de la perfumería he visto una marca de esas, de las de siempre, de las de toda la vida, y claro una cosa conduce a otra y mi neurona sana, la que aguanta un poco más “espabilá” a pesar del bochorno, me ha hecho recordar ciertos anuncios y de cómo, con la publicidad encubierta, te comen la sesera para que compres sus productos.

Por ejemplo y sin ir más lejos este mismo, el desodorante Fa, si aquel en que salía una moza rubia corriendo “espendolá” cual ágil gacela en mitad de una playa de ensueño del Caribe con sus limones al aire libre, los cuales iban parriba y pabajo tó asalvajaos, joer, es que era verlo y todo el mundo pensaba lo mismo, vamos a por el desodorante que nos transporte a aquel paraíso caribeño (nótese el sarcasmo).

¿Y quién no recuerda a la chica nueva de la oficina que se llamaba Farala y era divina? (ósea, de la muerte), ¿a que aún resuena la cancioncilla en vuestros oídos, eh eh??), pues esa melodía tan pegadiza y tarareada tengo entendido que fue compuesta e interpretada por el mismísimo José María Guzmán, el alma del grupo Cadillac, en cuanto a la moza que interpretaba el spot publicitario, según comentan las malas lenguas, se ha jubilado hace bien poquito, y es que, para todos sin excepción, el tiempo no corre, ¡vuela!!

Otro spot que también “impactó” a muchos, era aquel en que una señorita y a lomos de una pedazo moto, buscaba a un tal Jacq´s y para que el susodicho reaccionase antes a su “búsqueda” se bajaba con parsimonia y alevosía la cremallera de aquella camiseta de cuero tan receñía que llevaba, (nota mental mía, se ve que en publicidad eso de los limones asalvajaos funciona estupendamente)

Luego, cambiando de tema, estaba aquel negrito del África tropical que siempre estaba cultivando y cantando con la sonrisa en la boca (cola cao), y ya si nos ponemos un poco más navideños: “¡HOLA, SOY EDU…FELIZ NAVIDAD!!!… nada qué ver la vocecilla que gastaba este niño, con la sensual voz del famoso Rodolfo Langostino, el cual nos decía una y otra vez haciendo poses y luciendo tipo: “lleváme a casa”, y cómo una cosa lleva a la otra, momentos después nos arreábamos al Portal de Belén con toda aquella jarca de muñecas (Famosas) que se dirigían hasta allí para darle su cariño y amistad al Niño Jesús, el cual y desde su pesebre sonreía a todas cuando llegaban con ese “pasito a pasito suave suavecito ♪ ♫ ♩ ♬”…uys no, espera que me voy del asunto, que eso es otro cantar, nunca mejor dicho jajaja.

Y ya que estamos metidos en tan entrañables fiestas ¿qué me decís del gran turrón?, osease del Lobo y de cómo volvía a casa por navidad, espera no, ese es otro, ese era el que todos los años nos sacaba una lagrimilla (El Almendro), y claro, porque seguimos queriendo turrón, turrón, turrón ♪ ♫ (pero vea que sea Antiu Xixona) y si continuamos en Navidad, la de veces que en ella habremos visto la foto en los escaparates del señor calvo soplándole a las bolas de la lotería, que todo sea dicho de paso, desde que se marchó del anuncio, este nunca ha sido el mismo; y ya que estamos puestos, ¿cómo no recordar a las burbujas doradas de Freixenet?, si, aquellas que siempre aprovechaban el brindis de año nuevo para bañarse en tu copa, la cual tu mirabas antes de echártela al gaznate por si te tragabas alguna que estuviera chapoteando rezagada aún por ahí…Y es que hay que decir que todo esto era “La chispa de la vida” (Coca-Cola)

También me vienen a la memoria aquellos bolis que, a pesar de tener ya más de 70 años en sus cuerpecillos serranos, aún a día de hoy aguantan el tipo y siguen escribiendo genial: uno en fino, el naranja y otro normal, que es el de cristal, estos sí que son de los de toda la vida (Bic)

Luego estaba aquel otro anuncio de la gaseosa en que nos incitaban a levantarnos de la mesa si al pedirla en algún restaurante no había, (la Casera), yo les diría “¿y tú de que vas Bitter Kas?”, porque menuda tontá, como se nota que esos no han probado alguna vez La Pitusa de mi pueblo jajaja, pero como en la variación está el gusto y hay bebidas para todos, el Red Bull “te da alas” y no vuelas, y por mucho que te digan: “aprenda a amar la tónica” (Schweppes) y hay poca gente le gusta su sabor, pues que campana y se acabó y a otra cosa mariposa.

Buenooooooo, y cambiando de tercio (como se dice por aquí) seguro que todos teníamos un primo como el de Zumosol, que era el fresco del barrio como aquel Pan tan…Rico, sobre el cual hemos merendado catas de Nocilla y que, aunque esta era para los hombres fuertes, más de una de nosotras también nos la hemos zampao, vamos, que ni las migas quedaban jajaja; porque aunque los peces pezqueñines no se podían comer, salvo atún claro (Calvo), nosotros decíamos: “que bien, que bien, hoy comemos con Isabel” y como aceptábamos pulpo como animal de compañía, y la Tostarrica ¡nada más!! era para desayunar…pues eso…que ¿frío yo?, ¡nunca!! (Damart thermolactyl), porque el frotar se va a acabar (Wipp Express) ya que, Heno de Pravia es “el Aroma de mi Hogar”.

Luego ya si nos ponemos más dulces teníamos ese agujero rodeado de un gran caramelo (Chimos), o aquel chicle blandito blandito que dura y duraaaaaaaaa (Bang Bang).

Y más tarde llegó el del palo, un palo un paloooooooo (Limón&Nada), o aquel en el que te miraban el culo si llevabas cierta marca de vaqueros (Grins…y que miren), porque “ya es primavera en el Corte Inglés” y que con una gota basta (Fairy), sabíamos que Veterano era cosa de hombres, aunque “a mi plim porque duermo en Pikolín” y es que…¡Coca Cola es así!!.

Sabéis que llevo más razón que un santo cuando digo que: “si bebes no conduzcas” (DGT) y tú me dirás “claro que si guapi”!!! (Chicfy) pero “permíteme que insista” (Línea Directa) en que “Cuate, aquí hay tomate” (Orlando), que con Gior “un poco de pasta basta” y te vuelvo a preguntar: ¿coche nuevo??y tú me contestas: “no, no Rally” (cera) por lo cual queda claro que: “yo no puedo estar sin él” (Scotch Britte)

Y es que, “aunque el algodón no engaña” (Tenn), “el secreto está en la masa” (Telepizza) y “yo del Caserío me fío”, usted por si acaso: “busque, compare y si encuentra algo mejor…¡cómprelo!!” (Colon), aunque siempre “el remedio con pegamento Imedio”, que por cierto, para todo aquel que no lo sepa, dicho pegamento es originario de Calzada de Calatrava aunque ahora se fabrique en Holanda, ya que (Gregorio Imedio) un vecino del municipio fue su inventor.

Y cuando en los años 80 nos dijeron: “súbete por las paredes” ¿cuántas de nosotras nos calzamos una de aquellas famosas deportivas con cuña?, pues seguro que muchas, sobre todo cuando, Leif Garrett, el rubiales de moda por entonces, nos lo dijo cantando uno de sus famosos temas.

Asimismo, hubo un tiempo en el cual el señor Adolfo Domínguez se empeñó en decir por activa y por pasiva, que “la arruga es bella”, pues yo opino que eso lo dijo porque el susodicho no ha visto las (llamémoslas) arruguillas que tengo alrededor de mis pizpiretos ojillos, porque eso no son arrugas ni patas de gallo, son gallineros completos, con pollo tomatero incluido.

Si habéis llegado hasta aquí, hasta el final os aplaudo, habéis sido como el desodorante Rexona que (no te abandona), porque yo solo quería referir que me he comprao un desodorante, porque sí, “porque yo lo valgo” (L´Oreal) y esto se me ha ido de las manos jajaja.

P.D.- ¡Anda, los donuts !!!…que se me quedaban en el tintero.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse