“BORRIQUILLA”POPULAR

0

 514 visitas,  1 visitas hoy

Uno del Pueblo

Fotografías: Jesús María Cencerrado

Deslumbrante Domingo de Ramos en Daimiel, manifestación popular, natural y auténtica con las calles en ebullición, plenas de gente en día luminoso para celebrar la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, representada en “La Borriquilla”, primer desfile procesional de la Semana Grande de Daimiel.

Jóvenes y mayores, vestidos con sus mejores galas, palmas o ramos de olivo en mano previa bendición en San Pedro, abuelos recientes de espíritu joven, con sus nietos de “pañetes”, chupete en ristre, forman parte de la comitiva popular que celebra y representa este previo de la Pasión de Cristo, a los sones de “La Borriquilla” marcha compuesta años ha por nuestro amigo Evelio Alonso Jr, más el sonido anunciador, abriendo cortejo, de la excelente Banda de Cornetas y Tambores de “Los Coloraos”.

Niños con túnicas de los “moraos”, “los negros”, “coloraos” “blancos”, “capuchinos”, “consuelo”…, todos representados en la bienvenida al Mesías.

Futbolistas, profesores, fontaneros, constructores, sacerdotes, historiadores, concejales, alcalde, gentes de todos los colores y diversas nacionalidades, propio de los tiempos que vivimos, cristianos todos, acompañaban el desfile comandado por la entrañable “Borriquilla” de los Hermanos Rivas, escultura de gran nivel artístico, con réplica en Santiago de Compostela, cuna de los autores, allá por los años cuarenta del siglo pasado.

En silla de ruedas o con muletas, los menos, también se unieron entre el público dejando el confort de sus casas, saliendo a la calle para engrosar este tan brillante evento.

Radiante apertura de la Semana Santa de Daimiel, con participación ciudadana por encima de lo previsto, filas conformando la procesión de cristianos nazarenos, seglares, “nazarenillos”, músicos, gentes contemplando desde la emoción el paso de la comitiva que a todos nos representa, un Daimiel vivo identificado con la puesta en escena sobre carriles y aceras del inicio de la Pasión de Cristo, más gente que nunca sobre todo en las filas de esta bien organizada “Borriquilla” por parte de “Los Coloraos”.

Campanas, trompetas, bombos,…, ambiente festivo, remanso de paz en tiempos convulsos por las calles de nuestra ciudad. Sol deslumbrante, primavera idónea, marco deseable, ideal para un Domingo especial.

Entrañable Borriquilla en Daimiel. Y el bueno de Jesús María Cencerrado acompañando con sus bellísimas fotografías este texto escrito desde el sentimiento.

Esto empieza bien…, huele a rosquillas, incienso, Semana Santa… se percibe aroma a Daimiel.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse