DIALOGOS DE BESUGOS 28. Cualquier parecido con la realidad es coincidencia.

0

 303 visitas,  1 visitas hoy

Por Daría Loke Fuera

– Buenos días.

– Buenas tardes.

– Dígame, ¿cuál es su postura?

– De cúbito supino.

– Su pino hermano.

– Su rapidez de reflejos es encomiable.

– Es usted muy amable.

– No me hable, no me hable.

– Le puedo hablar en bable.

Bable usted lo que quiera.

– Lo encuentro un tanto epicúreo.

– Es un placer prístino.

Pristino Casal.

– Tiene usted buen tino.

– A buen tino, no hay pan duro.

– No estoy seguro.  

– Quizá son mundos paralelos.

– Para lelos ellos.

– Oiga no sea grosero.

– Más bien un gusano vil.

– Como búfalo. 

– ¿Qué búfalo?

– Bill, Buffalo Bill.

– Pero búfalo no tenía valvas.

– Para valvas el mejillón.

– Pues cuando las valvas de tu vecino…

– Calle, calle no sea agorero.

– Más bien infausto.

– ¡Hombre! Trae a colación a Fausto.

– No, no a Goethe.

Guete voy a decir.

– Un poco maniqueo le veo.

– ¿Qué ve?

– Una cosita…

– ¿Con qué letrita?

– Como dijo Jeremi Erda, gran filólogo estadounidense. 

– Y dígame, ¿qué dijo?

–  “El delfín siempre será el último”.

– Buenos días.

– Buenas tardes.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse