DIALOGOS DE BESUGOS 27. Cualquier parecido con la realidad es coincidencia.

0

 174 visitas,  1 visitas hoy

Por Daría Loke Fuera

– Buenos días.

– Buenas tardes.

– Va usted dilecto al grano.

– Mi dilecto amigo.

– Ya lo dijo en nuestro anterior encuentro.

– Y ¿cómo me encuentra?

– Un tanto repetitivo.

– No sé, no sé…

– ¿No será usted vigoréxico?

– No me toque el músculo, por favor.

– Le puedo tocar el violín.

– La viola de gamba, más bien.

– Las prefiero al ajillo.

– Mejor en su tinta.

– En la suya.

– Depende.

– ¿De qué pende?

– De un hilo.

– Fíjese, como una araña.

– Musaraña más bien.

– Pues una partidita de mus…

– Musa mejor.

– ¡Oh! Hasta mí vienen las musas.

– ¿Y qué le dicen?

– Que, en un grupo de diez, cinco son la mitad.

– Ya lo dijo Xan Jun-Thao.

– Experto en dinámica de grupos.

– Experto donde los haya.

– ¿Y qué halla?

–  Psssch, cualquier cosa.

– En fin, estará usted contento.

– Sin tento, mejor.

– Pues yo lo intento. 

– Se le nota.

– Sí.

– Bemol.

– Es usted repetitivo.

– No sé, no sé.

– Buenos días.

– Buenas tardes.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse