EL FESTIVAL MÁS ESPERADO

0

 362 visitas,  1 visitas hoy

Y así ha sido la cincuenta edición del Festival Folk “Tablas de Daimiel” un festival muy esperado por gran parte del público, artistas y organizadores y es que cumplir cinco décadas en un evento de estas características no es sencillo y la edición de este año merecía la pena celebrarla.

Desde principios de año una comisión organizadora se puso a trabajar para que el Festival de música Folk “Tablas de Daimiel” del año 2022 no pasara desapercibido y fue a partir del día 12 de enero cuando se creó una página de Facebook: https://www.facebook.com/festivalfolktablasdedaimiel con la pretensión de contar todo lo que ha sido y es hasta la fecha el Festival de música Folk más longevo de Castilla-La Mancha y el que más ediciones continuadas ha celebrado en nuestro país. La principal misión de este escaparate y esta red social ha sido poner en valor este festival tan interesante y atractivo y donde se han publicado curiosidades, hemos escuchado buena música y compartido recuerdos y se han adelantado noticias que poco a poco iban tomando forma con el paso de los meses. Digo que irían cogiendo forma porque la idea que teníamos en mente cuando todo empezó a principios de año varió con el transcurso del tiempo según se iba estableciendo cada uno de los eventos. Queríamos acercarnos a todo tipo de público, ver todas las variantes de la música folk, homenajear a los cincuenta años del Festival, emocionarnos con aquellas primeras canciones y traer al Teatro nuevos ritmos. En un principio la cita para celebrar esta edición se programó para los días 14 y 15 de octubre pero a medida que avanzaba el tiempo nos faltaban días. Era interesante homenajear a aquellos primeros años del Festival cuando era un concurso, concretamente desde el año 1973 hasta el año 1986 y para ello se hizo un listado con todas las personas y grupos que habían pasado por el Festival desde el año 1973. El libro “La naturaleza se hace música” de Pedro Gómez C. Soriano es una fuente totalmente necesaria para ver cada uno de los grupos participantes durante las primeras 36 ediciones del Festival y una auténtica reliquia para entender la evolución de este Festival y ver como todo comienza, se ensalza, avanza y pasa por fases de todo tipo. Una vez realizado ese documento en el que aparecen multitud de artistas, se contactó con algunos de ellos ya que con otros fue complicado pues apenas contábamos con datos para comenzar una sencilla conversación y a partir de ese momento surgió la idea de volver a reunir sobre el escenario del Teatro Ayala, lugar donde todo nació, a grupos de aquellos primeros años. La primera idea fue que se hiciera una pequeña muestra el día 15 de octubre como colofón al Festival con cuatro o cinco grupos pero fue tal la respuesta de estos primeros grupos que era inviable sumar a tanta gente el último día del Festival más el grupo vallisoletano “Alquitara” ya que la noche se haría interminable. En total se contactó con nueve grupos y podrían haber sido algunos más, pero nueve era un buen número y se acordó añadir una nueva fecha a este 50 Festival, eligiendo para ello el día 7 de octubre de 2022. Contactar con los grupos fue relativamente sencillo y mucho más que aceptarán el reto de volver a participar en el Festival Folk “Tablas de Daimiel”. Menciono lo de reto porque la mayoría de los grupos que participaron en esta última edición ya no existen como tales y ha sido su cariño y nostalgia a este Festival lo que les hizo volver a juntarse para llenarse de nervios, volver y recordar aquella juventud tan deseada y cantar de nuevo dos canciones como se hacía en los comienzos del Festival, donde cada grupo interpretaba dos temas que finalmente valoraba un jurado y que en nuestros días aplaudía un público deseoso de volver a verlos. Tal fue la acogida que mucha gente se quedó sin invitación para vivir de nuevo un Festival como los de antaño y tal fue la demanda que hubo más gente sin invitación que personas sentadas en el Teatro Ayala. Ese deseo de escuchar nuestra música y volver a sentir lo que hace años se sentía cuando se programaba esta cita en Daimiel fue lo que hizo bonito y esperado este Festival.

Con un nuevo decorado y preparado para esta ocasión tan especial, se alzó por primera vez el telón para ver al grupo daimieleño Arrabal que interpretaba las canciones “Abridme galanica” y “El 6 de febrero”. El grupo Madrigal hacía cantar al público con “Serrana mía” y homenajeaba a “Los Quintos”. Palabras de Alcázar de San Juan animaba al público con su “Jota de la Vendimia” y “Cantos de mi tierra”. De Daimiel, el grupo Tierra, Semilla y Agua emocionaba con sus “Segaores” y “Jotilla de Aroche”. Sandalio Morales, el único solista de la noche y amante del festival, enmudeció al respetable con el Romance del prisionero y Camilo Torres. Bolote interpretaba sus queridas “Torrás” de Daimiel y la canción “Una vieja regando el carro regatero a lo ligero”. Pueblos y Mancha, compuesto por amigos llegados desde Mora, Malagón, La Solana y Daimiel, hacía un popurrí de Jotillas Manchegas y cantaba a los Segaores. Albalá desde Ciudad Real gritaba “Viva la Mancha” y hacía un homenaje a uno de sus componentes que sin estar presente cantó a través de un audio grabado precisamente en el mismo Teatro Ayala de hace varios años. Y despedía la noche el grupo Clavileño con el cada vez más presente “Canto a las Tablas” y la canción “Pájaros en el aire”. La mayoría de estos grupos fueron grupos referentes de aquella época, no obstante algunos de ellos fueron ganadores de importantes premios en este Festival como por ejemplo el grupo Palabras que ganaría el primer premio del Festival en el año 1974, Albalá ganaría en el año 1981 y Bolote haría lo propio en el año 1985.

Además se quiso contar con la presencia de varios presentadores como Manuel López Francia que presentaría las cinco primeras ediciones del Festival Folk y volvería a hacerlo en la edición décimo tercera. Imprescindible era también la presencia de Luis Alberto Roncero que ha sido la persona que más veces se ha puesto al frente de este Festival y acompañándolos, dos mujeres muy comprometidas con la causa como fueron Concha Nieva y Lourdes Espinosa.

Como colofón y desde el año 2016 la Asociación Folklórica Virgen de las Cruces tiene la intención de destacar la labor de personas que han contribuido por el mantenimiento y buen desarrollo del Festival y este año no podía ser de otra forma y se homenajeó a Pedro Gómez C. Soriano por su implicación en la organización del Festival durante muchos años. Pero las sorpresas no quedaron aquí y sería el Vicepresidente de la Federación Castellano Manchega de Asociaciones de Folklore el que quiso subir al escenario para anunciar que esta Federación otorgaba este año en Madridejos (Toledo) la insignia de oro al Festival por el mantenimiento de la cultura popular y la gran labor cultural que el Festival realiza en la localidad y en la región. El gran homenaje al Festival más esperado resultó perfecto, tanto para el público asistente, como para las autoridades presentes, artistas y parte organizadora que en su gran mayoría quedaron satisfechos por la realización de un buen trabajo donde sobre todo predominó la buena música, armonía y para muchos, volver por unos instantes a aquellos maravillosos años donde la música era una vía para hablar, contar cosas, emocionarse y disponer de unos sentimientos que pocas veces se podían expresar.

Como antesala a este día 7 de octubre se inauguraron dos puntos clave para conocer parte de la vida del Festival como fue la exposición “50 años de Folk” que se ubicó durante veinte días en el Museo Comarcal de Daimiel y donde en veinte cuadros y un vídeo explicativo de cinco minutos exactamente, el visitante se podía hacer a la idea de la evolución y desarrollo de este evento musical. Gran aceptación ha tenido la exposición según datos del propio Museo que nos indican que sigue interesando el Festival y que para otros ha sido un descubrimiento conocer cómo empezó todo, pues poco o nada se parecen aquellos primeros años a los actuales, ni por la situación política del país, ni por la forma de organizar el Festival, ni tan siquiera por las cosas que contar.

El otro punto de interés sobre el Festival estaba en la Biblioteca Municipal de Daimiel donde había una atrayente selección de libros, documentos y música que nos acercaban a nuestra historia, costumbres, juegos populares, tradiciones y a todo lo que tiene que ver con nuestro rico y variado Folklore que es muy amplio y muy desconocido a la vez.

Sin darnos cuenta pasa una semana y las puertas del Teatro Ayala vuelven a llenarse de gente para ocupar sus asientos y ver dos conciertos en la misma noche del 14 de octubre. Todo un lujo ver música en directo sobre el escenario del Teatro Ayala y de una gran calidad como la ofrecida en esta segunda jornada del 50 Festival Folk “Tablas de Daimiel”. Eva Jiménez y Juan Diego Caro daban la bienvenida al personal y presentaban a cada uno de los grupos invitados abriendo la noche el grupo Vermú. Se trata de una banda castellano manchega, concretamente de La Roda en Albacete, que reivindica su tierra y sus raíces a través de la música y de esta forma llegó Vermú al Teatro Ayala, con unas melodías vocales, la instrumentación y unas letras que respiran indie, pop y rock, mezclado a la perfección con el folclore manchego. Después de ellos, sería Karmento quien atestara el escenario de magia y se metiera a todo el Teatro, lleno hasta la bandera, en el bolsillo con su gran espectáculo. Creó un excelente ambiente que hizo que los aplausos aumentaran en intensidad y el respetable se pusiera en pie nada más tocar la última nota musical. Con una exquisita puesta en escena y una gran personalidad, Karmento puede presumir de ser una artista emergente en el panorama musical español y la avala su gran gira musical y los comentarios posteriores del público que pudo presenciar su increíble actuación dentro de este Festival de música Folk.

El Festival iba llegando a su fin pero faltaba la última jornada y quizás la más intensa de todas pues la mañana empezaba temprano en el Museo Comarcal de Daimiel donde se programaron dos charlas – coloquio, hablándose en la primera de ellas de los Festivales de Música Folk en nuestro país centrándonos en el de Daimiel. Moderada por Pablo García Rayo, daimieleño y Director del Museo Etnográfico El Caserón en el Ayuntamiento San Sebastián de los Reyes, cedió el turno de palabra a Pedro Gómez C. Soriano que contó su experiencia en varios festivales junto a su grupo Clavileño, Juan Pablo Gómez del Pulgar que habló de su experiencia como organizador del evento durante varios años, Luis Alberto Roncero que desgranó algunas experiencias como presentador del Festival y Jesús García Consuegra que añadió experiencias propias en el Festival Folk “Tablas de Daimiel” y otros de similares características.

 Posteriormente pudimos asistir a otra interesante ponencia por parte del grupo Alquitara y que nos contaron y deleitaron como son capaces de adaptar un cantar desde la transmisión oral recogida en el pueblo más pequeño de Castilla y León y llevarla al escenario para que el público lo disfrute. A su vez nos mostraron el gran número de instrumentos y variedad que llevan en cada una de sus actuaciones para finalizar llenando el patio del Museo Comarcal de música y buenas vibraciones. Esas mismas vibraciones y buen rollo lo trasladaron horas más tarde hasta el Teatro Ayala con el que sedujeron al personal que llenó el patio de butacas durante más dos horas y media. La química entre ambos, artistas y público se hizo patente durante las primeras canciones y entre chascarrillos, experiencias, buen vino y mucha música presentaron su último trabajo: “Me quisiste, me olvidaste” con un folk muy distinto al de los dos días anteriores y rescatando coplas y canciones precisamente de esa tradición oral que nos contaban durante la mañana y un amplio repertorio. La noche musical la terminaron de la mejor forma posible, con unas panaderas en torno a una mesa y un “hasta siempre Daimiel”. Con una gran ovación para los componentes del grupo Alquitara que no querían irse del escenario les respondió un agradecido público que no paraba de vitorearles.

Música, mucha música es la que se ha escuchado durante la cincuenta edición del Festival Folk “Tablas de Daimiel” que era lo que se pretendía aparte de dar a conocer como fue y es en la actualidad este Festival tan querido por los daimieleños. Un Festival que como calificábamos el año pasado ha vivido ciclos al igual que el Parque Nacional que gustoso le cede su nombre, ciclos mejores y ciclos peores, ciclos sobresalientes y ciclos más modestos, pero un Festival que ha sabido adaptarse a los tiempos, a los cambios, encontrar su hueco y del que se vuelve a hablar en Daimiel. Un Festival que coge fuerza y derrocha ganas de más, ganas de conocer nuevos grupos musicales, de ampliar posibilidades, de darse a conocer y de abrirse a todo tipo de público. El objetivo del 50 Festival está cumplido y las críticas son muy positivas y esto hace que el año que viene sigamos teniendo muchas más ganas de Festival de música Folk en Daimiel y donde esperamos que todos y cada uno de vosotros esperéis y deseéis volver a llenar el Teatro Ayala en cada uno de los actos que se programen.

Hasta la próxima.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse