” COSAS DE LA MARITORMES” PON A PRUEBA A TU MARIDO.

0

 126 visitas,  1 visitas hoy

José Ignacio García-Muñoz (Queche)

Hay momentos, en que la rutina se instala en la vida de pareja, y una, puede llegar a necesitar saber que la chispa que encendió el amor sigue viva, y que pase lo que pase, ese hombre seguirá a tu lado de manera inquebrantable. Ojo, que la prueba es dura, durísima diría yo, de ahí la validez de la misma, de modo que has de planearla cuidadosamente, y elegir el momento con sabiduría. Por otra parte, puedes hacer coincidir las dos circunstancias, o si la salud o la sensibilidad de tu pareja lo aconsejan, hacerlo por separado en días no consecutivos, para darle tiempo a recuperarse del soponcio que pueda sobrevenirle.

PLANIFICACIÓN

OPCIÓN A:

Sábado por la noche. Televisan el partido del equipo favorito de tu pareja, que se ha sentado delante del televisor con una cerveza bien fría, unas patatas fritas, unas aceitunas, y algo que no puede faltar; el mando a distancia de la tv. Esto último, es algo que, a estas criaturas del Señor les confiere una tranquilidad especial, como si fuesen reyes del mundo y forjadores de su destino, un cacharrito del que, si les privas pueden llegar a enfermar.

EJECUCIÓN:

Bien, hemos dejado sentado delante de la tv a nuestro protagonista, y esperamos que transcurra el tiempo…digamos que un cuarto de hora de la segunda parte estaría bien. El resultado es incierto, y una sombra de preocupación se dibuja en la cara de tu marido; en la mesa, esperando ese gol que no llega, aguarda el culín de cerveza que se reserva para el final, ese último trago que ha conservado como oro en paño y que servirá de colofón a una tarde de emociones, y ahora, es cuando entras en acción. Distraídamente, te acercas a la mesa, tomas la lata en tus manos, y con un gracioso movimiento la agitas en el aire para comprobar si queda algo y de paso convertir en espuma parte del contenido que a continuación te bebes; y este, es el momento en el que has de fijarte en su cara. Si responde con una sonrisa, puedes estar segura de que te quiere y mucho, por el contrario, si ves que le muda el color, y que los ojos se le ponen como a Marujita Díaz, prepárate para el baile, o incluso para llamar a urgencias coronarias.

OPCIÓN B:

La opción B, se desarrolla igual hasta el momento en que irrumpes en el salón, te sientas a su lado, y sin recostarte contra el respaldo, miras durante un minuto el partido, y preguntas: ¿No ponen nada más en la tele? En ese momento, notarás como se aferra al mando a distancia, y se revolverá nervioso en el sofá. Saca tus propias conclusiones a partir de ese momento.

Aunque no te lo aconsejo por motivos de salud, también podrías combinar las dos opciones. Esto es: Beberte la cerveza, y controlar el mando a distancia, pero debes estar segura mediante certificado médico que el corazón del “hincha” lo va a aguantar.

Si supera estas dos pruebas, tienes un tesoro en casa; cuídalo, y riégalo en días alternos.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse