CARLOS ARANDA: “QUIERO SER TORERO”

0

 4,603 visitas,  1 visitas hoy

Uno del Pueblo

Se aproxima el 16 de Julio, día en que nuestro paisano Carlos Aranda tomará la alternativa de manos del maestro Morante de la Puebla, regular  la borriquilla, actuando de testigo el sevillano Juan Ortega. Cartel de lujo en tarde excepcional que ojalá permanezca imborrable en el recuerdo de la afición.

-Desde bien pequeño te iniciaste en el toreo, con vocación clara…

Sí, lo tuve claro desde niño, mi familia me apoyó, mi insistencia y empecinamiento, poco a poco, me ha hecho llegar hasta aquí.

-¿Qué es lo más importante para la formación de un torero?

Luchar cada día, perseverar, ser constante hasta lograr el objetivo, superando los momentos difíciles, como en cualquier otra actividad en la vida de cualquier persona. Nunca he tirado la toalla, siempre he  ido de frente y por derecho. Provengo de gente trabajadora, estoy preparado para levantarme y sacudirme el polvo, disfrutando a la vez de los buenos momentos. El día 16, se me abre un nuevo camino en busca de lo que el destino me tenga preparado.

-¿Es tan duro, como se dice, este oficio artístico?

Sí, y de máxima exigencia si aspiras a estar en la élite, superando incluso conceptos humanos para hacer frente a las adversidades en forma de cornadas. Parece que estamos hechos de otra pasta, pero es nuestra fuerza mental lo que nos cambia, el objetivo es conseguir lo que queremos por encima de nuestra propia vida. Es muy bonito lograr la meta, superar tu sueño…, los tendidos te animan y te sientes realizado por completo.

-Este año 2.022 has abierto la temporada en Las Ventas…

Así fue, casi de modo imprevisto, con 48 horas de antelación. Me hubiera gustado llegar en otro momento, más preparado, pero aunque no logré triunfar en esa tarde, mi paso por Madrid creo que ha sido positivo, dos tardes con una oreja y una vuelta al ruedo.

-¿Qué se siente al torear en Las Ventas?

Plus de responsabilidad, sabiendo la repercusión que puede tener mi actuación para bien o para mal, con una afición exigente que pone el vello de punta, la Plaza se hunde… aunque si no estás bien, el ambiente se torna hostil y en esos momentos has de procurar que no te sobrepase la tarde… en cualquier caso, es un motivo de orgullo para mí, mi paso por Las Ventas.

-¿Cómo miran los toros, a solas con ellos, en el centro del ruedo?

La mirada de un toro es sincera, el toro no engaña y su comportamiento te indica, mostrando nobleza o agresividad. Si cometes error, ya sabes… Si dialogas con él, surge el arte, fuerza y agresividad contra torero que domina al toro que lucha por su vida.

-¿El torero se abandona, no tiene cuerpo…?

Es la sensación más bonita que he experimentado en mi vida. Me ha ocurrido en la Plaza y en el campo, sensación indescriptible con palabras… yo solo en el campo con el toro, toreando…, no sucede de modo constante, pero cuando surge es sensación y expresión única… y que te acompañe la suerte…

¿Qué es vivir en torero?

Forma de vida, sentirme, con disciplina para vivir para el toro, pero sintiéndolo… quiero ser torero, no podría vivir sin torear…, ilusión por levantarme e ir a entrenar, a trabajar, a superarme mejorando y creciendo analizando todo, buscando mi concepto como torero, aprendiendo siempre… Manolo Amador padre, fue mi espejo, nunca dejó de aprender, dedicando toda su vida por y para el toro. Nunca se deja de aprender en esta profesión, de examen constante, nuevos retos ante cada toro, físico y mente funcionando, con cabeza bien amueblada…

-Son las cinco de la tarde. Ha sonado el clarín…

Emociones, nervios, mal rato…, vamos a tirar p´alante ya…!

-Previamente, Jesús, tu hermano, te ha preparado todo. Mozo de espadas de confianza y algo más…

Mi hermano es algo especial. Siempre a la par conmigo, apoyándome y estando en todo, dedicado a mí en cuerpo y alma, en la sombra, sin protagonismo, empujando y animándome siempre, regañándome cuando me equivoco, eso también. Poco mayor que yo pero muy maduro. No sé si tendré tiempo en mi vida para agradecerle todo lo que hace por mí.

-La pandemia cortó tu trayectoria prevista…

Sí, claro, mi alternativa debió producirse hace dos años…

-¿Tu bautismo de sangre…?

Se produjo en Portillo, Toledo, cornada importante, con fractura que junto a otra cogida en Villanueva de los Infantes, me tuvieron 2 temporadas inactivo, sin poder vestirme de luces…, forma parte del oficio.

-¿La tarde de mejor recuerdo?

Hay varias tardes, pero en Daimiel, Plaza talismán para mí, cuajé novillos de triunfo con gente que disfrutó, público emocionado, quizás la mejor hasta ahora, yo abandonado y la gente conmigo…

-¿La Plaza más amable?

Mi casa, mis padres, mis hermanos… (sonrisa)…

-¿La Plaza más dura?

En Francia… pero la Plaza más dura es esperar a que te contraten y continuar peleando para cuando te llamen.

-¿Figuras que más te han impresionado?

Morante de la Puebla. Lo conocí en una finca y me aconsejó ante el novillo que me echaron, yo tenía 14 años, me felicitó al final y me sentí el más feliz del mundo.

-Y ahora va a ser tu padrino…

Un sueño que si Dios quiere se va a convertir en realidad. Emilio de Justo es otro ejemplo a seguir para mí…

-Han compuesto pasodobles para tí…

Me emociono. Hace poco nos dejó Antonio Ruiz Cabrera, que siendo yo un chaval descubrió mi ilusión, componiéndome un pasodoble torero, lo llevaré siempre en mi corazón. Y además, Carlos Redondo, artista internacional desde Daimiel, también me compuso otro pasodoble, letra y música. Tengo la suerte y el privilegio de conocerle, con toda su experiencia y sabiduría. Mi agradecimiento eterno para ambos.

-¿Tu brindis más bonito y emotivo hasta ahora?

Se produjo aquí, en Daimiel, y lo brindé a mi madre. Me juego la vida ante un animal y se lo brindé a mi madre, que me ha dado la vida…

-¿Cómo te imaginas el día 16?

Me veo acompañado de muchos daimieleños. Día especial, emotivo, con mi familia en el tendido arropada por la gente de Daimiel. Un orgullo, inolvidable para mí.

Pues eso, que el próximo 16 de Julio, día de la Virgen del Carmen, hagamos hueco en nuestros quehaceres y vamos a Manzanares para insuflar ánimos a nuestro Carlos Aranda en el día, hasta ahora, más importante de su vida, para ser testigos “del reconocimiento a alguien, en este caso nuestro novillero, de una capacidad y un talento para doctorarse en el toreo…” Eso es La Alternativa.

Carlos Aranda, apostamos por ti!

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse