LA MANOLA ENJAULADA

0

 420 visitas,  1 visitas hoy

Uno del Pueblo

Para protegerla del polvo del camino. El Real Madrid, de nuevo Campeón de Europa. Regular la borriquilla, catorce veces campeón de la Competición de Fútbol más importante de Europa, que es lo mismo que Campeón de la Competición más importante del mundo en lo referido a clubs de fútbol. Decimocuarta Copa de Europa que ya forma parte del museo existente en el Paseo de la Castellana madrileño en este nuevo Bernabéu.

No se cansa de ganar el Real Madrid, Club de Fútbol más importante del mundo. Gana Supercopa, Liga y culmina con Copa de Europa, en temporada que se sitúa e incluso se aceptaba como época de transición, a la espera de nuevos valores. Pero no ha sido así, una vez más el espíritu indomable, de genética deportiva de difícil explicación, se ha vuelto a consagrar aún más y por encima del significado espiritual del consagrado. La gloria, fruto de la entrega y dedicación de este club y quienes lucen el blanco de su color, con escudo estampado en pecho, ha coronado de nuevo a la institución futbolística por excelencia, historia viva del deporte del balón.

Pues bien que se celebró en Daimiel esta histórica gesta. Emoción, lágrimas, madridismo a raudales al lado de La Manola, diosa del Parterre, enjaulada… Cómo no te voy a querer… Abuelos, padres, hijos y nietos, arrastrados hasta La Manola desde la pasión de su madridismo… Locura de gentes, coches, bocinas al aire, banderas españolas y blancas con fondo de escudo real, caravanas de vehículos festejando en céntrico circuito este histórico título que deja a gran distancia a sus lejanos seguidores, clubs españoles y europeos que no aciertan a superar el currículum de los Benzema y compañía, hijos de la noble historia deportiva del gran Real Madrid durante los ciento veinte años de historia que ellos hicieron…, más la historia por hacer…, porque nadie resiste sus ganas de vencer… llevan su camiseta pegada al corazón, son lucha, son belleza, club castizo y generoso, todo nervio y corazón, veteranos y noveles miran siempre sus laureles con respeto y emoción… es el Madrid, es España, es Daimiel en aplastante medida, mayoría indiscutible de este caballero del honor que cuando pierde da la mano, sin envidias ni rencores como bueno y fiel hermano… ¡Cómo no te voy a querer…!

La restaurada Manola, asintiendo en la celebración de madridistas daimieleños en el Parterre festejando a los cuatro vientos la última Copa de Europa en este 2.022, que obligará a Florentino a “retrasar las obras del nuevo Bernabéu, al tener que ampliar la Sala de Trofeos con esta decimocuarta”.  Cómo no los voy a querer…, cavilaba La Manola, que aunque enjaulada, lo veía todo claro… enjaulada o sin enjaular, La Diosa del Parterre, es blanca y a la espera de nuevas, próximas celebraciones…

La Diosa Blanca, no obstante, mostró su desacuerdo ante improperios y frases fuera de contexto de exaltados madridistas, tal vez inexpertos por su edad, que recordaban a rivales patrios o fichaje frustrado que nada tenían que ver con esta celebración… El Madrid es Campeón y nada más. Sobran estupideces fuera de contexto. La Manola no profirió gritos ni gestos en contra de colchoneros o culés, se limitó a mantenerse estática, pero contenta, ante el gran éxito blanco, color compartido con este Real Madrid que ya va camino de la decimoquinta…

Y el Madrid, qué…? Otra vez campeón de Europa, no…?, nos preguntan el señor de la boina, mayor de edad y la propia Manola, reflejando con esa pregunta en tono afable y tranquilo su sereno madridismo…

Magnífica esta historia europea del Real Madrid.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse