CRUCES Y MAYOS EN DAIMIEL

0

 349 visitas,  3 visitas hoy

Los Mayos: Alabanzas anónimas hechas canciones de estructuras rítmicas con estribillo de lenguaje sencillo, intenso y emotivo que dirigimos a las Cruces, a las imágenes a las que les tenemos una especial devoción y a las mozas o mujeres durante el quinto mes del año.

La celebración de los Mayos en la provincia de Ciudad Real está muy enraizado siendo muy difícil fijar la fecha concreta de su origen ya que la destreza de halagar los primeros días de mayo se remonta a tiempos antiguos en los que se festejaba la llegada y el apoteosis de la primavera, siendo también una época muy propicia para la exaltación de las manifestaciones amorosas. Estas se exteriorizaban regalando una ramita o una flor a la moza pretendida cuya aceptación simbolizaba la aprobación para rondar o pretender a las jóvenes. Otras propuestas más antiguas, consideran que el origen se encuentra en los ritos o cultos relacionados con la agricultura, con los que se procuraba proteger y obtener buenas cosechas.

Nuestros antepasados adoraban a diferentes Dioses y es en la primavera cuando todo explosiona y nace la vida, todo es verde, las flores abundan, las cosechas van tomando cuerpo y los cultivos son más fértiles. La Diosa Maya es artífice de los ritos relacionados con la festividad de nuestros Mayos y con el cristianismo aparece el rito pagano de adorar a la Cruz y a la Virgen, no obstante a la Virgen se le ofrece lo mejor y a finales de abril y en mayo es cuando más romerías en torno a las Vírgenes tenemos a nuestro alrededor.

Quizás el origen de toda esta celebración se remonta muchos siglos atrás y se deba al hallazgo por parte de Santa Elena, madre del emperador Constantino de la verdadera cruz de Jesucristo en su peregrinación a Jerusalén. La leyenda nos cuenta que el emperador Constantino se enfrentó en múltiples batallas pero en la que daban por perdida, una voz muy fuerte le dijo que saliera a la batalla con la cruz, la cogió y venció. Tras el conflicto se convirtió al cristianismo y empezó a venerar a la cruz. Durante los siglos XVII y XVIII tuvo su auge esta celebración que cayó posteriormente en decadencia pero en la actualidad la festividad de las Cruces de Mayo vuelve a estar de actualidad por muchos de nuestros pueblos, entre ellos Daimiel.

La Asociación Folklórica Virgen de las Cruces retoma la tradición de las Cruces y las rondas en Daimiel a partir de los años 1983 y 1984 recuperándola y con las Amas de Casa se impulsa la tradición de montar la Cruz, aunque queda constancia que antiguamente se montaban Cruces en el interior de las casas de forma muy privada e íntima. Para fomentar la elaboración de dichas Cruces, la Asociación realizó varios años concursos de Cruces que se dejaron de hacer para pasar al actual certamen de Cruces celebrando la treinta y cuatro edición en el año 2022 consiguiendo, gracias al buen hacer de los participantes que en estos días sea un auténtico placer dar un paseo por las calles de Daimiel y encontrar las sencillas Cruces daimieleñas por balcones, barriadas, patios, fachadas, etc.

Una de las Asociaciones de vecinos más activas de Daimiel en cuanto a elaboración de Cruces de Mayo es la de San Roque con más de 25 años realizando su propia Cruz de Mayo y que han ido evolucionando con el paso de los años. Comenzaron poniendo muchas imágenes, mantones, cortinas, plantas y mucho cariño, algo que nunca les ha faltado junto con algún mensaje para los daimieleños y daimieleñas según la situación vivida en cada momento.

En los últimos años las hermandades religiosas de la ciudad también se han involucrado de forma muy acertada en la elaboración de las cruces en sus casas de hermandad o en el entorno de sus iglesias, Cruces que son muy bien acogidas por vecinos y visitantes e incluso por los propios hermanos.

En la realización de las Cruces de Mayo nunca debe faltar la Cruz, imágenes de la Virgen, estampas, telas sacadas de viejos baúles, velas, flores del campo, un rosario porque existía una tradición en Daimiel, ya desaparecida, que era la de rezar cada día 3 de mayo, día de la Cruz, el rosario de los Jesuses y se cantaba a la Virgen la canción “Con flores a María”.

En resumen, en Daimiel el mayo auténtico nace cada noche del 30 de abril junto al olivo milenario donde las voces de ahora, entonan canciones de antaño. Sus composiciones están hechas para esta fecha y su música, su palabra, su valor, es solo para las acogedoras noches del mes de Mayo. Sus letras sacadas de la lírica popular, rezuman ingenio y picardía y unen el entusiasmo de los más pequeños con la devoción más arraigada de los más mayores. Mayores que a su vez nos han ido enseñando y transmitido esa expresión de cantar los Mayos de una forma sentida y emocionada, alegre y jubilosa, entusiasta e infantil.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse