QUIJOTES POR UN DIA EN LA VENTA DE BORONDO

0

 206 visitas,  5 visitas hoy

VI JORNADAS CERVANTINAS CON MOTIVO DEL DIA DEL LIBRO

“Hechas, pues, estas prevenciones, no quiso aguardar más tiempo a poner en efeto su pensamiento, apretándole a ello la falta que él pensaba que hacía en el mundo su tardanza, según eran los agravios que pensaba deshacer, tuertos que enderezar, sinrazones que emendar y abusos que mejorar y deudas que satisfacer.”

“[…] pero lo que yo he podido averiguar en este caso, y lo que he hallado escrito en los anales de la Mancha es que él anduvo todo aquel día, y, al anochecer, su rocín y él se hallaron cansados y muertos de hambre, y que, mirando a todas partes por ver si descubriría algún castillo o alguna majada de pastores donde recogerse y adonde pudiese remediar su mucha
hambre y necesidad, vio, no lejos del camino por donde iba, una venta, que fue como si viera una estrella que, no a los portales, sino a los alcázares de su redención le encaminaba.”

“Diose priesa a caminar y llegó a ella a tiempo que anochecía.”

“ […] y como a nuestro aventurero todo cuanto pensaba, veía o imaginaba le parecía ser hecho y pasar al modo de lo que había leído, luego que vio la venta se le representó que era un castillo con sus cuatro torres y chapiteles de luciente plata, sin faltarle su puente levadiza y honda cava, con todos aquellos adherentes que semejantes castillos se pintan.”

“Fuese llegando a la venta que a él le parecía castillo, y a poco trecho della detuvo las riendas a Rocinante, esperando que algún enano se pusiese entre las almenas a dar señal con alguna trompeta de que llegaba caballero al castillo.”

“Pero como vio que se tardaban y que Rocinante se daba priesa por llegar a la caballeriza, se llegó a la puerta de la venta y vio a las dos destraídas mozas que allí estaban, que a él le parecieron dos hermosas doncellas o dos graciosas damas que delante de la puerta del castillo se estaban solazando.”

“En esto sucedió acaso que un porquero que andaba recogiendo de unos rastrojos una manada de puercos (que sin perdón así se llaman) tocó un cuerno, a cuya señal ellos se recogen, y al instante se le representó a don Quijote lo que deseaba, que era que algún enano hacía señal de su venida; y, así, con estraño contento llegó a la venta y a las damas.”

“La del alba sería cuando don Quijote salió de la venta tan contento, tan gallardo, tan alborozado por verse ya armado caballero, que el gozo le reventaba por las cinchas del caballo”

“Mas viniéndole a la memoria los consejos de su huésped cerca de las prevenciones tan necesarias que había de llevar consigo, especial la de los dineros y camisas, determinó volver a su casa y acomodarse de todo, y de un escudero, haciendo cuenta de recebir a un labrador vecino suyo que era pobre y con hijos, pero muy a propósito para el oficio escuderil de la caballería”

Y de esta manera la Asociación Cultural Venta de Borondo y Patrimonio Manchego ha celebrado por sexto año el Día Internacional del Libro. Este año de manera más emotiva si cabe ya que se ha retomado esta actividad de manera presencial en la Venta de Borondo. Una cita que sirve para reivindicar el valor cultural y literario de este enclave declarado Bien de
Interés Cultural. Una venta manchega del siglo XVI que cuenta con la esencia de estos enclaves hoteleros históricos conocidos de manera universal gracias a la obra «El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha». También quiere ser una llamada de atención sobre su estado de
conservación y una buena forma de sensibilizar sobre su valor patrimonial; objetivos por los que la asociación lleva trabajando desde 2016.


Asociación Cultural Venta de Borondo y Patrimonio Manchego
[email protected] | 644 46 90 95 | www.ventadeborondo.es


Fotos: Asociación Cultural Venta de Borondo y Patrimonio Manchego y Paqui García Velasco.

Texto: Capítulos II y III del «El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha»

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse