LA SALIDA DE ‘LA BORRIQUILLA’ PONE FIN A 720 DIAS SIN PROCESIONES DE SEMANA SANTA

0

 386 visitas,  1 visitas hoy

En soleada y primaveral mañana de Domingo Ramos, los cofrades más jóvenes, algunos estrenando la túnica que no han podido lucir los dos últimos años, han sido los grandes protagonistas.

Daimiel Noticias.–  La sequia de procesiones de Semana Santa en Daimiel ha acabado este Domingo Ramos 720 días después. Las campanas de la parroquia Santa María anunciaban a las 11:30 horas de una soleada y primaveral mañana que la espera a dos largos años llegaba su fin.

En ese momento, los cofrades daimieleños más jóvenes se colocaban en la fila y al lado de la popular ‘Borriquilla’, el paso de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén. Muchos de ellos estrenaban las túnicas que han colgado del armario aguardando todo este tiempo a que la pandemia remitiera.

Como es habitual, la participación de los niños y niñas ha sido la protagonista de este desfile procesional donde las túnicas de todas las cofradías y hermandades se mezclan en un colorido recorrido salpicado por palmas y ramas de olivo.

La cofradía del Santísimo Cristo de la Columna y María Santisíma de la Amargura ha sido la encargada de organizar y guiar la procesión que una hora y media después llegaba a la parroquia de San Pedro.

Dentro y fuera de la misma, con unas calles con mucho público, se palpaba la emoción y las ganas de volver a procesionar. Ni siquiera las mascarillas que muchos todavía han optado por llevar ocultaban la alegría de poder vivir un Domingo de Ramos tradicional.

Un regreso en el que también se ha disfrutado de la música, parte fundamental de estos días tan especiales para la localidad. De ello se han encargado, la Banda de Cornetas y Tambores Santísimo Cristo de la Columna, la banda de ‘Los Coloraos’, que encabeza la marcha y, la Banda Municipal de Música de Daimiel, delante de ‘La Borriquilla’.

Detrás del paso, con sus palmas en la mano, estaban los párrocos de Santa María y San Pedro y la comitiva oficial de autoridades entre la que se encontraba el pregonero este año. Jesús Cecilio López-Menchero dijo anoche que cuando dudemos, cuando nos vengamos abajo en los momentos de dificultad, “recordemos la ilusión de los ojos de los niños en el Domingo de Ramos, ellos siempre tienen esperanza”. Hoy, dos años después, por fin hemos visto de nuevo esas miradas.  

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse