ADIOS A CESAR PALACIOS

0

 445 visitas,  2 visitas hoy

Uno del Pueblo

Muy vinculado a Daimiel, César Palacios dejó parte de su obra en nuestra población, entre aficionados al toro o al arte pictórico. Fueron muchas las exposiciones del afamado pintor taurino, ilustre personaje de la Plaza de Toros más importante del mundo, las Ventas, en Madrid. Expuso en nuestra ciudad durante varios años consecutivos, de la mano de quién esto escribe, con el apoyo de la Peña Taurina, Ayuntamiento y múltiples partidarios de su obra y su actuación en el mundo de los toros y en la vida. En nuestra provincia, también se dio a ver su obra en distintas ciudades, Ciudad Real, Almagro y Carrión entre otras, en sonadas exposiciones en el conocido Restaurante Casa Pepe. El Hotel Las Tablas, en la calle Virgen de las Cruces, fue el “museo” provisional donde el famoso arenero de la Monumental de Madrid colgaba sus obras en tiempo de feria, con asistencia notable de daimieleños, algunos de los cuales invertían en su pintura, reconocible con estilo y arte muy personal. En “El Bodegón” también se expuso su obra, así como en la Casa de Cultura.

Sus pobladas patillas goyescas le hacían inconfundible entre aficionados de las Ventas, donde intervino desde los veinticinco años como portero o acomodador, ejerciendo después como arenero. Apasionado de la pintura, cursó estudios y formación en la Real Academia de las Artes de San Fernando y en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Oleos, acuarelas, carboncillos, apuntes del natural, rotulador o bolígrafo, daban forma a su expresionismo que en no pocas veces plasmaba sobre la marcha, desde el burladero de areneros en la Plaza o retratos a quien se le acercaba, en rápidos trazos llenos de simpatía y cariño hacia el personal, dejando en Daimiel varias muestras de ello con niños como protagonistas de esa pintura rápida y fresca, a quienes dedicaba y regalaba el apunte.

Diversos libros, alguno cuajado desde Daimiel, e incluso una peculiar baraja de cartas taurina de Heraclio Fournier, promovieron  la tauromaquia, recibiendo cantidad de premios, nacionales e internacionales. “Venteando” y “Esa media”, óleos icónicos del pintor, cuelgan en las paredes de un daimieleño quien adquirió en su momentos las representativas obras del artista madrileño.

“El pintor de las patillas”, o el “Goya de los tiempos modernos”, fueron calificativos dedicados a nuestro personaje desde esferas intelectuales. D. Lorenzo Gallego Castuera, fue el compositor del pasodoble César Palacios, interpretado con frecuencia en el coso venteño. El daimieleño Antonio Ruiz, le añadió la letra. Un acróstico a “Don César el de los toros”, le fue compuesto por Diego del Moral, reconocido crítico taurino de Ciudad Real. Distintos poemas le fueron dedicados desde diversos lugares de España a lo largo de su vida.

El libro “Tauromaquia de las Extremidades”, un pincel en la arena, refleja dichos versos, además de amplia biografía del castizo pintor venteño, leyenda viva de Las Ventas y creador del modernista cartel anunciador del Cincuenta Aniversario de la inauguración oficial de la Plaza de Toros de Daimiel, en el 2003. Original, clásico y surrealista a la vez, César dejó impronta en Daimiel, con amistades y recuerdos para siempre.

Romántica y pura afición,

Alisa con mimo el albero,

Paseíllo desde el portón,

Torero el buen arenero.

En el pasado mes de Mayo, la Comunidad de Madrid descubrió un azulejo en su memoria y honor en la Plaza de Toros de Las Ventas por “toda una vida dedicada a la Monumental de Madrid”. Queda para el recuerdo la figura de César Palacios.

Se nos ha ido uno de los nuestros. Un pincel en la arena, un pincel vinculado con mucho, mucho, cariño a Daimiel. Ya, un pincel en el cielo, desde donde continuará trazando verónicas “que salen del corazón”… Seguro que la inspiración te acompaña en tu último paseíllo, con honor, gloria y triunfo sonado en el ruedo del cielo.

Hasta siempre, Maestro…

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse