ESPLENDIDA ACTUACION DE LA BANDA DE “LOS COLORAOS”

0

 156 visitas,  1 visitas hoy

Uno del Pueblo

Honor y respeto en la ermita de San Roque hacia la Banda de los Coloraos. Cariñoso aplauso de bienvenida a la popular Banda de Cornetas y Tambores, con cornetas, trompetas, trombones, bombardinos y tubas más la consabida percusión,  con el añadido de campanas  tubulares. Hicieron música con sus creaciones y otras conocidas marchas, haciéndose breve el concierto en el hogar de San Roque, que sin duda auspició ese sonido armónico y agudo que a todos nos sedujo mientras se estremecían los cimientos de la ermita. El Santo sabe lo que se hace al acoger en su casa a tan importante agrupación musical, convirtiendo por momentos una ermita de barrio en auditorio propio de capital.

Agudos continuados, sostenidos de corneta, bajos profundos y campanas  tubulares, abstraían los sentidos entre redobles majestuosos que marcaban sonidos y tiempo con arte bien combinado, produciendo en su conjunto maravillosa sonoridad, en un espacio con acústica natural a propósito para este tipo de música. Emoción entre los presentes, partidarios y seguidores de esta peculiar expresión musical.

Algo pasó en San Roque, algo está pasando al paso de esta Banda, madura pero aún sin madurar, se adivina, se intuye puede dar más aún, esfuerzo inacabado con visos de trabajo bello, estético y artístico.

Juan Moya, Alberto Ramírez, Antonio García-Maroto, los hermanos Juan Carlos y David Martín-Consuegra, entre otros veteranos de la Banda, han logrado captar la ilusión de componentes más jóvenes que garantizan futuro. “Requiem”, “La Lanzada”, “Dios y hombre”, “Quinta estación”, “Santísima Trinidad”, fueron entre otras, las marchas interpretadas entre el fervor de los presentes.

“Vosotros aprendéis como se mete un Cristo. Yo he aprendido como se interpreta un “solo”. Me hago eco de la frase pronunciada en San Fernando, Cádiz, en una de las últimas actuaciones de  nuestra Banda, frase pronunciada por un veterano cofrade entendido en la materia de la ciudad gaditana, semanasanteros por excelencia.

Sonoridad fascinante, embriagadora, gran actuación. Concierto cofrade con presencia de autoridades, sacerdotes y presencia masiva de la asociación de vecinos, con refrigerio calentico al final en la explanada de la ermita.

¡Cómo suenan “los coloraos”! Ya no nos extraña la competencia actual con las grandes bandas andaluzas o de cualquier lugar de España. Vellos de punta, olés y bravos hacia ellos con el permiso de San Roque y El Crucificado. Daimiel debe apreciar la calidad musical de este joven grupo fundado desde los auspicios de Joaquín Martín de Consuegra, recordado Presidente. Herencia cultural que sólo cabe en el corazón de los daimieleños.

La Marcha Real cerró el concierto con el público puesto en pie. Banda de Cornetas y Tambores del Santísimo Cristo de la Columna. Bravo.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse