DIA DE DIFUNTOS

0

 254 visitas,  1 visitas hoy

Jose Ignacio García-Muñoz

Algunas, son pomposas y con largas inscripciones. Otras regias como el panteón de Agripa. Otras, las más, normales aseadas, sin las pretensiones producto del marketing establecido por las funerarias… y otras muchas, descuidadas o abandonadas. Aparecen bajo el brillante mármol o el granito colonizado por el liquen, la geometría rectangular de las sepulturas que albergan los restos de nuestros seres queridos. Un pétreo jardín, en el que plantamos para la eternidad vidas acabadas, aunque no siempre terminadas. Un lugar donde un día nos despedimos para siempre, y al que volvemos porque nos consuela saber que, a escasos centímetros de la superficie donde nuestros pies se asientan, tenemos la posibilidad que la muerte niega, de volver a ver y tocar a esa madre abnegada que nos arrulló en su pecho, o a ese padre no siempre comprendido. A ese amor que se fue prematuramente, o a ese amigo con el que nos partíamos de risa en la fila de atrás de clase.

Ese hermano con el que discutimos hasta la saciedad compartiendo juegos y juguetes, y también del que vestimos sus ropas que le quedaban pequeñas. Ese marido o esposa con quien rozábamos los pies en las frías noches de invierno mientras mirando al techo desvelados rumiábamos preocupaciones. Ese abuelo que nos fabricaba juguetes con un cartón, o esa abuela que preparaba nuestra comida favorita mejor que nadie, y nos sonaba los mocos quizá con excesiva fuerza, con el pañuelo que guardaba en el bolsillo del inmaculado, sempiterno delantal. Todos, están, y al mismo tiempo no están… Tan cerca, y tan lejos. Tan presentes en nuestra memoria, como ausentes en nuestras manos vacías de sus manos, de su pelo, de su cara… Y así debe ser, la muerte siempre nos pilla con el paso cambiado, pero mañana, que si Dios quiere será otro día, no olvides que entre los vivos que te rodean, están hermanos, amantes, abuelos, esposos, amigos…que necesitan de ti, de tu mejor versión, no escatimes esfuerzos, aunque a veces cueste, aunque a veces duela… ¡Feliz día de difuntos!

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse