MANCHA Y LUZ

0

 118 visitas,  2 visitas hoy

Uno del Pueblo

Fotografías de Aurora Bermúdez.

El título de esta muestra refleja a las claras la obra pictórica de su autor. El trabajo acumulado en muchos años de intensa dedicación y extremo mimo, queda plasmado en sesenta pinturas que sorprende a quien visita por vez primera una exposición de Adelaido Bermúdez.

La visita guiada por el propio autor clarifica al asistente la verdad de su obra, ilustrándonos en torno a su técnica y conceptos. Desde la sencillez de su explicación, valoras aún más la importancia de cada una de las pinturas expuestas. Arte puro, desde concepto propio que nos revela la claridad de ideas y fuerte personalidad del pintor daimieleño.

Desde el trazo a plumilla, posterior acuarela y óleo final, Adelaido nos traslada al mundo real de su obra figurativa con una sencillez pasmosa; casi como el que no quiere la cosa nos encandila, nos seduce y casi nos hace partícipes de su admirable labor pictórica.

Pedagogía natural que fluye del profesional de la enseñanza, actividad laboral desarrollada en otra época. Salimos con deseos de aprender sobre pinceles, colores, pinturas, lienzos y caballetes, tras el contagio de belleza, optimismo y buenas sensaciones transmitidos por el artista.

Niños de distintos colegios de Daimiel también asisten a visitas guiadas para tomar buena nota acerca de la obra y explicaciones de su autor, así como de métodos e ideas de este ilustre del pincel.

El modo autodidacta de forjarse como pintor, quizá le faculte para la transmisión referida. A la par, los asistentes a la visita guiada quedamos fascinados ante tamaña exposición. Acuarelas, óleos, tintas y grafitos, reflejan realidades que aún estando a la vista no acertamos a ver. Y son objetos cotidianos, animales, panorámicas o personas desde el concepto y composición de Adelaido Bermúdez Díaz, desde su particular óptica en el manejo de la luz y el color procurando armonía.

Mancha y luz. Ideas, estudios y bocetos con brillante resultado final. Años de la vida de un artista dedicados a desarrollar de modo autodidacta la interioridad creativa, plasmado todo ello en una muestra excepcional. La inspiración le pilló trabajando sin duda a nuestro personaje.

Pinceladas de realidad en motivos propios de nuestra Mancha. Ventanales, cebollas en antiguas alacenas, barro y cristal, pájaros, detalles en rejas, toros, cuadra con caballo…, quedan a la vista con efecto hipnótico que de pronto detiene el tiempo, haciéndonos llegar hasta el embeleso.

Merece  la pena pasar por la Sala de Exposiciones de la Casa de Cultura y “echar la tarde” en la contemplación de esta soberbia muestra, Mancha y Luz que nos abstraerá inconscientemente.

Adelaido Bermúdez, Mancha y Luz.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse