LA EDUCACION PRIMARIA EN DAIMIEL DURANTE EL SIGLO XIX-VII.

0

 300 visitas,  1 visitas hoy

Juan Vidal Gago.

En el mes de marzo de 1872, se nombra nueva Junta Local de Instrucción Pública, pasando el número de su miembros de cinco a nueve y quedando constituida por: Francisco Moreno Rodríguez, José Joaquín Flores, Antonio Sedano, José María Coca, Celestino Lozano, Francisco Moral, Vicente Centeno, Antonio Pinilla y Manuel Fisac y al mes siguiente, con su asesoramiento, el Ayuntamiento aprobó los presupuestos para Instrucción Pública con las siguientes cifras:

Salario de los Maestros 5.146,00 Pesetas
Material escolar 1.333,50 Pesetas
Alquileres de edificios escolares 1.225,00 Pesetas
Total 7.704,50 Pesetas

A pesar de que la Ley Moyano de 1857 especifica el número de escuelas que deberían existir en cada localidad en función del número de sus habitantes, de manera que las localidades que superen los 10.000 habitantes dispondrían  de una Escuela Superior y las que superen los  500  habitantes dispondrían al menos de una Escuela Elemental completa de niños y otra de niñas, la realidad era de tal heterogeneidad, que en el año 1890, más de 30 años después de sancionada dicha ley, mientras en la provincia de Soria había una escuela por cada 250 habitantes, en las de Cádiz o Murcia, existía una por cada 1.800.

Como ya hemos apuntado, la financiación de la Escuela Primaria, incluido el sueldo de los maestros, corresponde a los municipios y éstos, por carencia de medios en unos casos, por desidia en otros y por escasa valoración de la instrucción en los más, eran frecuentemente displicentes en todos estos aspectos. Retardaban la creación de escuelas, carecían en numerosas ocasiones de presupuestos para la conservación y dotación de las mismas y sobre todo muy morosos en el pago a los maestros.

Por estas fechas se funda la Academia de Maestros de Primera Enseñanza, donde en periódicas reuniones de docentes de ambos sexos, se tratarán asuntos pedagógicos y sobre todo profesionales.

Al proclamarse la Primera República y sobre todo dentro ya de la Restauración, esta Academia, será la piedra angular para la formación de la Asociación Nacional del Magisterio, una especie de sindicato que canalizó las reivindicaciones del cuerpo, tratando de conseguir mejoras en el orden material y profesional, creando a su vez órgano de expresión: el periódico: La Reforma.

Los primeros años de la Restauración, en nuestra localidad, en cuanto a instrucción primaria, se caracterizan por una carencia alarmante de medios económicos y a nivel provincial por la presencia de una Junta de Instrucción Pública que llevada de un extremo celo, con la secretaría en manos del influyente Pablo J. Vidal, intenta aplicar rigurosamente una legislación que las circunstancias en la mayor parte de los casos impiden su cumplimiento y así vemos como aún reconociendo el mal estado en que se encuentran casi todos los edificios escolares de la provincia, en donde Daimiel no es una excepción, que lleva meses y meses con un edificio a medio construir, lo que a su vez está provocando la destrucción de las partes construidas, ha llevado al Ayuntamiento a solicitar nuevas subvenciones al Ministerio de Fomento para la conclusión de la obra(31) pero pasados más meses sin que esta subvención llegue y dando la impresión de que en asuntos educativos, todo vale, dos daimieleños: D. José Claro Bastante y D. Joaquín Ortega llegan a ofrecer al Ayuntamiento 250 pesetas para ayudar a la conclusión de una de las escuelas y para resarcirse de ello podrían usarla unos días del año para reuniones de carnaval, parece ser que para bailes.

Llama la atención el extremo a que tuvieron que llegar las penurias municipales, para que el Ayuntamiento aceptara tan peregrina propuesta, como aceptó en un principio, aunque no estando la Corporación muy convencida de los beneficios de esta operación, manifiesta que tiene que consultar con la superioridad(32).

Desconocemos si como consecuencia de esta consulta, o por reflexión posterior de los munícipes, el hecho es que la Corporación Municipal, se retractaría de su primer acuerdo.

De las calamidades económicas del Consistorio daimieleño, además de lo señalado, nos da idea la cantidad que en 1875 se adeuda a Doña Francisca Orovio y que ésta solicita que le sea admitida como metálico en la reducción de su hijo Deogracias Fisac Orovio, quinto de la presente reserva.

El Ayuntamiento, una vez puesta en claro la cuenta, accedió, haciendo constar que no pudiendo satisfacerla en el acto por carecer de recursos los fondos municipales, no tiene inconveniente en que sirva para redimir la suerte de soldado del mencionado Deogracias, obligándose esta Corporación al reintegro al Estado(33).

EPOCAS DEL DEBITO POR MATERIAL POR ALQUILERES TOTAL
3º Y 4º trimestre 1870-71 76,56 250,00 326,36
1º y 2º trimestre 1871-72 114,54 250,00 364,54
3º trimestre 1872 19,07 125,00 144,07
2º y 4º trimestre 1872-73 68,77 250,00 318,77
1º,2º,3º y 4º trimestre 1873-74 229,08 250,00 479,08
1º,2º,3º y 4º trimestre 1874-75 229,08 250,00 479,08
1º trimestre 1875-76 57,37 125,00 182,27
TOTAL 794,17 1.500,00 2.291,10

Cantidades expresadas en pesetas

 A pesar de las estrecheces económicas, la disponibilidad al gasto no siempre era la misma, como hemos comprobado que ocurrió en 1866 cuando de lo que se trataba era de agasajar a la Jefatura del Estado.

La Junta Provincial de Instrucción Pública no cesa en la publicación de circulares recordando a los Ayuntamientos que las cantidades fijadas en los presupuestos para educación son inalterables y solamente podrán dedicarse a estos menesteres, pero, como esto no basta, la propia Junta, llegará a excitar al Gobernador Civil, para que proceda por vía ejecutiva contra los Ayuntamientos morosos para con los maestros(34), a la vez que también pretenderá y llevará a cabo no pocas intromisiones, como la amonestación a la maestra de Terrinches por haber adquirido un Diccionario de la Lengua distinto al de la Real Academia Española sin previa comunicación o la orden que da al Ayuntamiento de Campo de Criptana para que divida el pueblo en dos barrios, instalando una escuela en cada uno de  ellos, de forma que los niños pobres vayan necesariamente a la escuela más próxima a su domicilio y los niños pudientes a la que previamente elijan o la que lanza al Ayuntamiento de Ciudad Real para que adopte las oportunas medidas, cueste lo que cueste, para ubicar dignamente las escuelas por ser de obligado cumplimiento y por exigirlo el buen nombre y cultura del vecindario o la insistente recomendación para que todas las escuelas adquieran la Enciclopedia Popular Ilustrada de D. Gregorio Estrada.

Continuará.

(31) AMD. Libros Capitulares. Signatura L/00013. Actas de los Plenos de los días 12 de marzo y de 1 de mayo de 1880.

(32)AMD. Libros Capitulares L/00013. Actas de los Plenos de los días 25 de febrero y 11 de marzo de 1881.

(33)AMD. Libros Capitulares L/00012. Actas del Pleno del 17 de septiembre de 1875.

(34)BOPCR nº 1 del 2 de julio de 1877.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse