TESOROS Y RELIQUIAS DE NUESTRA BIBLIOTECA

0

 310 visitas,  1 visitas hoy

Joyas de la cultura reciente se mantienen en las estanterías de la Biblioteca Municipal de Daimiel. Recién celebrado un año más el Día del Libro en toda España, en fecha tradicional del 23 de Abril, nos adentramos en rincones menos frecuentes en la actualidad, donde permanecen  perfectamente conservadas, colecciones de consulta que no más allá de dos décadas, eran fuente habitual de información para estudiantes o interesados en conocimientos de todo tipo.

“El mundo de la cultura a tu alcance”, era slogan utilizado por editoriales o centros públicos para promocionar e incitar a la población hacia la formación y erudición en todos los órdenes. Las “obras de consulta” eran propuestas a centros públicos o a particulares mediante ofrecimientos comerciales asequibles, ennobleciendo muebles – librerías en el salón del domicilio o en las bibliotecas populares. Nobleza relacionada con el aprendizaje, en función del desarrollo de las facultades intelectuales mediante la consulta habitual, el estudio y la superación permanente  entre estudiantes o personas en general, ávidas de conocimientos.

En todo caso, las conclusiones del interés por la cultura enriquecen al ser humano, activan su mente y son determinantes en su formación.

La Enciclopedia Universal “Espasa Calpe” –el “espasa” para los asiduos-, el “Larousse” de Planeta, el “Summa Artis” de Pijoan, Historia de la Literatura Universal, la Enciclopedia Durvan bajo los auspicios de Menéndez Pidal, La Historia del Antiguo Egipto, de Jacques Pirenne, La Historia de España de Menéndez Pidal, etc, etc, etc…, eran instrumentos necesarios que apoyaban, y de qué forma, la técnica del manejo del saber, localizándonos dentro de un orden, alfabético en muchos casos, el mundo del saber, el mundo de la cultura en tu mano en volúmenes organizados. Muchas generaciones nos surtimos de estos medios para enriquecer y aumentar nuestros estudios.

La evolución natural de la vida, nos trajo la alternativa de nuevas tecnologías que relegaron las colecciones voluminosas a joyas de interés para coleccionistas o nostálgicos de las grandes colecciones impresas en papel. No obstante, los libros conforman un mundo especial que hay que poner al alcance del pueblo, desde niños a ser posible, para intentar mejorar culturalmente a las generaciones del futuro.

Las fuentes de consulta actuales nos llegan a través de bibliotecas digitales, teniendo Internet un impacto determinante en la evolución de la “industria cultural”. Ordenador, tablet o teléfono móvil, influyen decisivamente dejando en precario al sector editorial dedicado a las grandes obras de consulta en papel. Google es la gran enciclopedia del mundo en la actualidad.

Desde la nostalgia de quien esto escribe, por los años dedicados durante gran parte de su vida laboral al sector profesional del libro, escribimos estas líneas recordando décadas pasadas, con imágenes plasmadas en un rincón de la Biblioteca Municipal de Daimiel, con protagonistas de papel que ilustraron nuestras vidas cuando éramos más jóvenes todavía…

C´est la vie.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse