EJEMPLAR RESPUESTA DE LA CIUDADANIA DE DAIMIEL

6

 449 visitas,  1 visitas hoy

En circunstancias tan excepcionales como las que estamos viviendo, están saliendo a relucir los mejores valores de las personas. La palabra solidaridad, bendita virtud, encierra bondades que anulan por completo los errores o defectos también intrínsecos en el ser humano. Fortalece pensar y hacer por los demás, y después de tragarnos la rabia y hasta lagrimas por la impotencia, se despierta el ánimo con ganas y deseos de arrimar el hombro. Y Daimiel bien que se ha significado en ello. No ha faltado personal que se ha puesto manos a la obra con iniciativas particulares realizadas por grupos de profesionales de diversos sectores. Desde sus oficios o conocimientos, aportan ayudas de modo altruista para nuestra población e incluso localidades próximas necesitadas de determinados apoyos o materiales de ayuda.

Un grupo de agricultores se prestan en labores de desinfección, fumigando con sus tractores tanto en polígonos industriales como en las calles de la población, combatiendo de ese modo los fatídicos efectos del bicho y apoyando las dotaciones municipales al efecto.

Policia Municipal y Guardia Civil, más allá de sus labores diarias y habituales en torno al orden y la ley, se desplazan por las calles de Daimiel en ayuda de necesitados por cualquiera causa, sumándose además en torno a las ocho de la tarde al aplauso colectivo de los ciudadanos, ánimos de esperanza que ellos manifiestan haciendo sonar sus sirenas, en apoyo de todos. Nunca nos gustó tanto escuchar estos sonidos, en general de alarma y que en estos días transmiten tranquilidad y unión.

Otro negocio de patchwork, con buen numero de Costureras voluntarias , confeccionan mascarillas sanitarias de urgente necesidad, “ejército solidario de costureras de Daimiel”, batallón organizado para contribuir en momentos tan críticos con los centros hospitalarios.

Músicos desde casas o balcones, en directo o a través de vídeos que circulan por las redes, entonando con instrumentos de metal o a la guitarra, a cuerpo gentil, temas animosos o cantes enérgicos, intentando trasladar optimismo, la música siempre presente.

Teléfonos  particulares que atienden llamadas aportando respuestas o soluciones a situaciones operativas o de corte psicológico , siendo varias las personas de este sector quienes de modo altruista aplican respuestas desde sus conceptos profesionales, sofocando a buen seguro incertidumbres, temores o angustias.

Asociaciones clásicas de Daimiel preparando y haciendo llegar comida a los más desfavorecidos, junto a voluntarios desarrollando piezas con impresoras 3D para las pantallas de protección de los sanitarios, piezas de visera y fijador para este tan necesitado colectivo, paliando estas carencias en la medida que se puede. Otras asociaciones recreativas han adquirido con los fondos de caja material variado para hospitales que han entregado en el ayuntamiento para su distribución.

Algún particular, conocido ingeniero, ha ofrecido aportaciones tecnológicas de propia creación, al igual que múltiples y anónimas colaboraciones de personas generosas, que material o moralmente cooperan con necesitados o aislados en su soledad.

Solidaridad implica apoyo incondicional para los demás a cambio de nada. Lo que está pasando es algo muy serio y estas actuaciones referidas están siendo protegidas por el antivirus de la solidaridad. Ellos se están superando, haciendonos crecer a los demás. Por las calles no hay nadie, pero las almas solidarias de estas personas, flotan en el ambiente, modelando un corazón global que nos acoge a todos.

Mañana saldrá el sol y la vida seguirá. Mientras tanto nos sentimos orgullosos  de ser paisanos de gente con tanta grandeza. El arco iris justifica sus salidas para transmitirnos color de esperanza.

Un millón de gracias, toreros.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse