ATRACTIVO CARTEL DE FERIA EN DAIMIEL

7

 603 visitas,  1 visitas hoy

Uno del pueblo. Fotos: Juan Moya
El ciclo taurino local goza este año 2018 de un solo festejo, mixto en esta ocasión. La nueva empresa Tauroemoción, gestora de cosos importantes como Vistalegre en Madrid, Burgos, Huesca, Iscar o Teruel, entre otras, también ha apostado por Daimiel. El empresario, Alberto García, al frente de una empresa joven, seria y capacitada, organiza un espectáculo taurino de importancia, con cartel avalado por dos figuras del escalafón de matadores y el esperado novillero local.

La ganadería elegida, Guadalmena, lidió una corrida en Daimiel en el 2011, que fue proclamada como el mejor encierro de aquella temporada por el Ilustre Colegio de Veterinarios de Ciudad Real. Los toros tuvieron presencia, con cabeza, cuajo y buen juego en general.
Juan José Padilla encabeza el cartel en su temporada de despedida. Esta será la tercera actuación de este torero en la Plaza del Carmen y se presenta después de muchas tardes de sangre y gloria a lo largo de su carrera. El de Jerez a buen seguro recibirá cariño y reconocimiento en Daimiel. Padilla representa un toreo lleno de esencia popular con absoluta entrega en capote, banderilla y muleta. Muchas veces le acompaña el disloque, con banderas de pirata y banderas de España, pero él lo da todo en cada ocasión y el que da lo que tiene no está obligado a más. Legión de seguidores le acompañan en los tendidos, cantándole aquello de “illa, illa, illa, Padilla maravilla”, o aquello otro de “Padilla quédate”. Desde las corridas duras hasta la placidez de carteles cómodos, Padilla se ha labrado prestigio y nombre entre la afición.

Sebastián Castella debuta en Daimiel acompañando la despedida del maestro Padilla. Su toreo, de gran fragancia y personalidad, ha ido calando entre los aficionados por su particular interpretación de un toreo elegante y con mucho riesgo a la vez, saliendo triunfador una y otra temporada en las plazas más relevantes del planeta de los toros. Arte puro e inspiración marcan el estilo del torero francés afincado en España. De padre español y madre polaca, el francés asentado en Sevilla es una de las figuras fundamentales del escalafón, habiendo actuado con sonados triunfos en las Ventas con repetidas salidas por la Puerta Grande, en competencia siempre con las primeras figuras. En su web, anuncia con detalle e imágenes de la Plaza de Daimiel su debut en nuestra ciudad. Expectación ante este acontecimiento por parte del torero y su entorno. Sus sonoros triunfos en las catedrales del toreo de España y México, no restan ni un ápice su debut en nuestra ciudad.
Carlos Aranda, el novillero local, cierra el cartel de esta importante tarde en Daimiel, después de los transcendentes triunfos obtenidos en la actual temporada en las ferias de novilladas francesas y españolas. No cabe duda de que el joven daimieleño va cuajando su carrera sin prisas, pero sin pausa. Buen escaparate el de esa tarde en Daimiel, acartelado con dos primeras figuras. Seguramente su triunfo alcanzará gran resonancia en el mundo taurino de cara a su futuro, abriéndose puertas para posteriores actuaciones y sobre todo adquiriendo experiencia ante maestros consagrados. Los aficionados hemos de estar con él en tan importante tarde.


Carlos Aranda en Daimiel.
Y hablando de aficionados, hemos de defender el toreo sin complejos, con nuestra presencia, no hay que pedir perdón por ser aficionado a los toros. Los primeros amantes de los animales, los aficionados taurinos, hemos de hacer valer nuestra defensa de la Fiesta con el apoyo en persona, en nuestra Plaza. Todo ello para no permitir que el arte de Cúchares, la Fiesta Nacional, desaparezca, hecho que no nos lo podríamos perdonar nunca. Daimiel históricamente es un referente en Castilla La Mancha y así debe continuar.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse