Sencillo, pero gran invento

0

 1,355 visitas,  1 visitas hoy

En 2010, cuando el río Azuer se desbordó a su paso por Daimiel, a muchas personas jóvenes nos costó creer lo que estabamos viendo.Nunca antes habíamos visto el río así, es más, nos costaba recordarlo verlo correr.A los más mayores no sólo no les sorprendió, sino que no era la primera vez que lo veían.Con un salto de más de cuarenta años desde la última inundación ,muchas han sido las transformaciones que ha sufrido el entorno del río con respecto a Daimiel.La zona desde la Cruz Roja hasta el río Azuer, fue subida de cota evitando que el agua entrara por la calle Nueva, como sucedía antiguamente.Otra transformación del entorno ha sido la construcción del Polígono Industrial Sepes que derivó en la construcción de un saneamiento de pluviales (conducto para recoger las aguas de lluvia), que desembocaban en el río Azuer. Este saneamiento comprendía dos trazados.El primero recoge las aguas de la parte alta del Polígono y las deriva directamente al río Azuer,a la altura del puente azul.El segundo trazado recoge las aguas de la parte baja del polígono y las vierte en una balsa que hay construida en el propio polígono y que desagua en el río Azuer en el mismo sitio que lo realiza el primer trazado.
                               Balsa de pluviales polígono Sepes
Pues bien, en las  inundaciones del 2010 y 2011 las aguas del río Azuer se salieron de caja,aumentando su nivel y por tanto su cota de altura, lo que propició que el agua del río se introdujera en los saneamientos de pluviales(vasos comunicantes) y éste a su vez se comunicara con el saneamiento de aguas fecales por medio de un bypass de emergencia.El efecto producido fue que el agua rojiza del Azuer brotase por los inodoros de los saneamientos de muchas empresas del Polígono.Para atajar el problema tuvieron que tabicar la puerta con yeso y rasillones.
En 2013 llovía sobre mojado y nuevamente las inundaciones amenazaban las empresas del Polígono.Para solucionar momentaneamente el problema se decidió por parte del Ayuntamiento taponar con tierra dos pozos que servían de registro en las dos líneas del saneamiento de pluviales,taponando la vía de agua.

Pasada las inundaciones, una sencilla y barata actuación resolvió el problema:unas compuertas situadas en los extremos de los saneamientos que se cierran en momentos de inundaciones cortando el paso de las aguas.
                          Compuertas río Azuer

Compartir.

Sobre el autor

Los comentarios estan cerrados.